Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
Tiempo de historias

El rey escocés de Sestao que luchó con el SAS

Balerdi, fumando en el centro, con sus compañeros de armas./P.D.
Balerdi, fumando en el centro, con sus compañeros de armas. / P.D.

Justo Balerdi se enroló en las fuerzas especiales británicas durante la Segunda Guerra Mundial y tomó el nombre de Robert Bruce para combatir en la ofensiva de Italia

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

El 4 de marzo de 1945, siete miembros del Servicio Aéreo Especial (SAS), las fuerzas especiales británicas, iban a ser lanzados en paracaídas desde un avión C-47 Dakota estadounidense sobre suelo italiano. Su objetivo era ocupar unos días después el cuartel general de la Wehrmacht en Villa Rossi y Villa Calvi, dos antiguas mansiones de Botteghe, un pueblo del norte de Italia. A las órdenes del capitán Michael Lees, de la Dirección de Operaciones Especiales (SOE, siglas en inglés), los paracaidistas debían incorporarse a uno de los destacamentos más heterogéneos que los aliados habían podido reunir. Lo formaban 150 partisanos comunistas italianos, 100 desertores rusos del Ejército alemán y 40 miembros del SAS llegados en varios grupos, entre los que se encontraban el vasco Justo Balerdi y un gaitero escocés, David Kirkpatrick, que debía tocar cuando comenzaran los disparos.

 

Fotos