Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El día que Bilbao se puso en hora con Madrid

La implantación del telégrafo trajo la unificación horaria de 1858, que el Ayuntamiento ordenó adoptar a las cuatro iglesias de la villa y a la Diputación en su reloj de la Plaza Nueva

La iglesia de San Nicolás y parte del Arenal en una fotografía de finales del siglo XIX./ E.C.
La iglesia de San Nicolás y parte del Arenal en una fotografía de finales del siglo XIX. / E.C.
Manuel Montero
MANUEL MONTERO

En noviembre de 1858 tuvo lugar un acontecimiento importantísimo, con efectos en la vida cotidiana, en las relaciones económicas y en las mentalidades: se produjo la unificación de la hora. La de Bilbao tuvo que ajustarse a la de Madrid. Toda España, por tanto, tuvo desde entonces la misma hora que, se llamase así o no, tuvo el carácter de hora oficial.

 

Fotos