Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El gordo de Navidad no caía en Gernika desde el año del bombardeo

En diciembre de 1937, ocho meses después del ataque que arrasó la localidad, el sorteo de lotería dejó allí unos tres millones de pesetas

Un grupo de vecinos premiados en el sorteo./Claudio
Un grupo de vecinos premiados en el sorteo. / Claudio
CARLOS BENITO

Decir que a Gernika le tocó el gordo en 1937 suena a sarcasmo descarnado y brutal. El 26 de abril de aquel año, los aviones de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana sometieron la villa vizcaína a un bombardeo de más de tres horas y dejaron un rastro de muerte, destrucción y sufrimiento. El casco urbano ha seguido mostrando durante muchos años las tremendas cicatrices de aquel horror, que jamás llegaron a borrarse del ánimo de las víctimas que sobrevivieron. Pero es cierto que, ocho meses después, Gernika se convirtió en el inesperado destino del primer premio de la lotería navideña, que dejó en la localidad unos tres millones de pesetas. También puede achacarse a la gravedad al posar propia de la época, pero el caso es que las fotografías de los 'afortunados' no muestran una alegría desbordada, sino más bien semblantes serios y sonrisas de circunstancias. 81 años después, el azar vuelve a sonreír a la villa foral y las caras de los agraciados ahora sí que son la viva imagen de la felicidad.

 

Fotos