Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Los espías de Euskadi y el amigo americano

El Servicio Vasco de Inteligencia decidió trabajar para el FBI en Latinoamérica y para los militares estadounidenses y la OSS, antecesora de la CIA, en Europa

Parte de la ficha de Antón Irala como agente del Servicio Vasco de Información./D.M.
Parte de la ficha de Antón Irala como agente del Servicio Vasco de Información. / D.M.
DAVID MOTA ZURDOUniversidad Isabel I

Durante la II Guerra Mundial, especialmente desde diciembre de 1941, el Servicio Vasco de Información o –'Servicios'– colaboró estrechamente con el Servicio Secreto británico, la OSS –agencia precursora de la CIA–, el FBI y la inteligencia naval estadounidense en labores de espionaje a las fuerzas del Eje en Latinoamérica. Pero el reforzamiento de la ley que regulaba a los agentes extranjeros, aprobada por Franklin D. Roosevelt e impulsada por presión de J. Edgar Hoover, que obligaba a la inscripción y registro en el Departamento de Justicia de aquellas organizaciones de espionaje que no fueran estadounidenses, provocó que los vascos focalizaran su atención en la OSS y el FBI.