Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Cuando los fueros permitían matar obispos en Bizkaia

Fernando el Católico tuvo que dejar a las puertas de Gernika al prelado que lo acompañaba para evitar que fuera atacado, una agresión que era legal según las leyes tradicionales del Señorío

Besamanos tras la jura de los fueros por parte de Fernando el Católico el 30 de julio de 1476, en un cuadro de 1609. /E.C.
Besamanos tras la jura de los fueros por parte de Fernando el Católico el 30 de julio de 1476, en un cuadro de 1609. / E.C.
NURIA LAGO

Durante la Edad Media, el Señorío de Bizkaia se regía por los fueros, que eran leyes basadas en la costumbre. Cualquiera que aspirase a ser el Señor del territorio tenía que jurarlos. Pero no era tan fácil ni hacer el juramento, ni entender desde el punto de vista actual algunos pasajes de aquellas normas. Como, por ejemplo, la que permitía a los vizcaínos matar obispos y quedar libres de cargos. De ella hasta quedó una leyenda sobre un prelado asesinado en Durango.

Temas

Bizkaia
 

Fotos