Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El crimen del boxeador y la cabaretera en la calle Cortes

En junio de 1933, Eleuterio Iturmendi mató de dos disparos a Josefina Feijoo y después entabló un violento tiroteo con los agentes de Policía, que finalmente lo salvaron de ser linchado por un grupo de ciudadanos furiosos

Collage de estrellas del cabaret de la época./Revista '¡Tararí!'
Collage de estrellas del cabaret de la época. / Revista '¡Tararí!'
CARLOS BENITO

Más allá del impacto del propio crimen, los testigos del asesinato de Josefina Feijoo se quedaron sorprendidos por la manera súbita en la que se desarrollaron los hechos, sin las palabras airadas ni los ánimos en ebullición que suelen servir de antesala a este tipo de sucesos. La pareja que paseaba por la calle Cortes a las diez de la noche del 9 de junio de 1933 parecía totalmente normal, un elemento más del hormigueo de los viernes en los 'barrios altos' de Bilbao, pero esa estampa apacible y cotidiana se transformó en violencia de manera brusca, como si alguien hubiese apretado un interruptor: al llegar a la esquina con La Laguna, sin más, el hombre sacó disimuladamente una pistola Star y abrió fuego dos veces sobre la espalda de su compañera.

 

Fotos