Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

A por los Fueros a través de la autonomía

Hace un siglo fracasaron los intentos de crear para el País Vasco un Estatuto concebido como un tránsito hacia la ansiada reintegración foral

Eduardo Dato, líder conservador, se negó a negociar los proyectos autonómicos catalán y vasco./E.C.
Eduardo Dato, líder conservador, se negó a negociar los proyectos autonómicos catalán y vasco. / E.C.
Imanol Villa
IMANOL VILLA

Entre finales de 1918 y principios de 1919, el País Vasco estuvo a punto de lograr un Estatuto de autonomía. Nunca se había estado tan cerca de ello. El peso político y electoral del nacionalismo, unido a las reclamaciones que desde noviembre de 1918 se habían impulsado desde Cataluña a favor de un proyecto de autonomía, reanimaron las antiguas aspiraciones vascas en favor de sus derechos perdidos. No era la primera vez. En noviembre de 1917, las tres diputaciones reunidas en Vitoria habían elevado un mensaje al Rey en el que dejaban clara su «aspiración de obtener, dentro de la unidad de la nación española, las más amplias facultades autonómicas para el feliz y próspero desenvolvimiento de los intereses que les están encomendados».

 

Fotos