Reino Unido debate sobre el control de contenidos en las redes sociales

BBC /Web
BBC / Web

Las fake news se ponen en el punto de mira del gobierno y medios de comunicación

SARA BORONDO

La polémica sobre las noticias falsas (fake news, mentiras difundidas en medios de comunicación y redes sociales con el fin de orientar a los ciudadanos hacia una postura determinada) está reavivando en Reino Unido la discusión sobre si hay que controlar más los contenidos de internet para evitar el acoso o la pederastia y se han alzado en los últimos días voces pidiendo al gobierno británico mayor regulación, sobre todo de los contenidos publicados en grandes plataformas tecnológicas como Facebook o Google. El país está preparando una puesta al día para antes de fin de año de su legislación sobre la seguridad y el uso de internet.

El 29 de julio fue la Comisión de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte (Digital, Culture, Media and Sport Commitee) del Parlamento británico la que publicó «Desinformación y noticias falsas, informe temporal» («Disinformation and 'fake news': Interim Report»), con 87 páginas sobre la responsabilidad de las empresas tecnológicas, el caso Cambridge Analytica en el que se utilizaron datos de Facebook para influie en los votantes de las últimas elecciones estadounidenses, la influencia rusa en dicha campaña, y algunas recomendaciones como instar a los gobiernos a contrarrestar la posible interferencia en las elecciones y la desinformación o alentar a las empresas tecnológicas a cooperar con los gobiernos y la sociedad civil desarrollando herramientas y procedimientos para evitar estas interferencias y aumentar la transparencia.

La Comisión considera que el actual marco legal se ha quedado obsoleto y las nuevas tecnologías amenazan el futuro de la democracia en Reino Unido y los demás países debido a la desinformación y las noticias falsas. Este informe servirá para renovar la legislación británica sobre la seguridad y el uso de internet.

Casi al mismo tiempo que se conocía este informe, un grupo formado por los principales emisoras británicas -incluidas la BBC, ITV, Channel 4 y Sky- ha enviado una carta a The Sunday Telegraph atacando a Facebook, Google y Twitter, pidiendo la creación de un organismo de control para combatir los ataques online y la desinformación en las redes sociales. La carta explica que el previsto cambio en la normativa es «una oportunidad de oro» para actuar «contra todos los potenciales peligros online, muchos de los cuales se ven acrecentados por las redes sociales». Parar el grupo de ejecutivos de emisoras un regulador»nuevo e independiente» sería efectivo para evitar el odio, la intimidación la pornografía infantil, las noticias falsas y la difusión del terrorismo en las redes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos