¿Qué móviles emiten más radiación y cómo afecta a nuestra salud?

¿Qué móviles emiten más radiación y cómo afecta a nuestra salud?

La German Federal Office for Radiation Protection publica una tabla de modelos

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

Un informe de la Universitat Oberta de Catalunya fija en 4 horas la media que cada español pasa pendiente de su teléfono móvil, a diario. Se trata del doble de lo estimado un año atrás por Statista, cuando nuestro país figuró en quinta posición (a nivel global) respecto al tiempo de uso de smartphones.

Y es que los móviles nos acompañan las 24 horas del día: en el bolsillo del pantalón; sobre el escritorio, durante la jornada laboral; en el baño, como distracción frente al tradicional bote de champú... y por supuesto a la hora de dormir, cuando reposan a escasos centímetros de nuestro cuerpo, sobre la mesilla de noche. Su pantalla es lo primero que vemos al despertar, sin habernos girado siquiera para dar los buenos días a nuestra pareja. ¿Entraña riesgos para la salud esta exposición continuada?

No tardaremos en dar respuesta, a colación de los listados hechos públicos por la German Federal Office for Radiation Protection (Oficina Federal Alemana para la Protección contra Radiaciones). Tras mediciones exhaustivas, ésta enumera los teléfonos móviles que mayor y menor radiación emiten, considerado los modelos más populares del mercado.

Los smartphones que emiten más radiación

El fabricante chino Xiaomi lidera la tabla con su Xiaomi Mi A1, uno de los terminales más extendidos por su excelente relación calidad precio (209 euros en su versión básica, con 32GB de almacenamiento). Su tasa de «absorción específica» es de 1,75 vatios por kilogramo. De hecho, Xiaomi es una de las marca más representadas: 'Mi Max 3', 'Mi Mix 3' y 'Redmi Note 5' ocupan la tercera (1,68), sexta (1,45) y décimo quinta plaza (1,29) respectivamente.

La segunda posición es para OnePlus y su '5T', con una tasa de 1,68 vatios por kilogramo, aunque también encontramos los modelos 'OnePlus 6T' (1,55 vatios, en cuarto lugar); 'OnePlus 5' (1,39, octavo) y 'OnePlus 6' (1,33, décimo tercero).

Por su parte, HTC figura con las referencias 'U12 life' (quinto smartphone por ratio de absorción, con un 1,48) y 'Desire 12' (1,34, undécimo). Le siguen Google ('Pixel 3 XL' obtuvo una puntuación de 1,39 frente a los 1,33 de su hermano pequeño); Apple ('iPhone 7' con 1,38 y 'iPhone 8' con 1,32) y Sony con los 1,36 vatios del 'Xperia XZ1 Compact'. A la cola se sitúa el ZTE 'AXON 7 mini' con 1,29 vatios por kilogramo.

Los smartphones que emiten menos radiación

Entre los teléfonos con menor ratio de absorción específica, la GFORP pone el fonco en la surcoreana Samsung. Suyos son 8 de los 16 gadgets enumerados: 'Galaxy Note 8' (primero, con 0,17 vatios por kilogramo); 'Galaxy A8' (cuarto con un 0,24); 'Galaxy S8+' (quinto con un 0,26); 'Galaxy S7 Edge' (sexto con un 0,26); 'Galaxy S9+' (noveno con un 0,29); 'Galaxy J6+' (duodécimo con un 0,31); 'Galaxy J4+' (décimo cuarto con un 0,32) y 'Galaxy S8' (décimo quinto con idéntica puntuación).

ZTE ocupa las posiciones segunda ('AXON Elite': 0,17), décimo tercera ('Blade A610': 0,31) y décimo sexta ('Blade V9': 0,32), mientras que LG hace lo propio en las plazas tercera ('LG G7': 0,24) y octava ('Q6/Q6+': 0,28).

También tienen representación HTC ('U11 Life': 0,28) y Motorola, cuyos 'Moto g5 Plus' y 'Moto Z' presumen de 0,30 vatios por kilogramo.

¿Afecta la radiación a nuestra salud?

El Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) se instauró en 2005 para evaluar los efectos de los campos electromagnéticos en nuestra vida. Uno de sus métodos es la realización de «estudios epidemiológicos, de correlación, ocupacionales, expositivos, evaluación de riesgos, de acumulación, de personas que habitan cerca de antenas y percepción social que sean base de informes». Éstos han considerado dos de las cuestiones que más preocupan a la población: la incidencia de tumores cerebrales y los problemas reproductivos que pudieran vincularse a la transmisión de ondas.

El CCARS también ha contrastado centenares de estudios externos, extrayéndose en todos los casos la misma conclusión: «No existen razones técnicas ni sanitarias que justifiquen la imposición arbitraria y discrecional de límites de exposición más exigentes que los recomendados por la OMS-ICNIRP y la Unión Europea». Dicho de otra forma: no se ha identificado perjuicio alguno para la salud.

Así, volviendo a lo concreto, la radiación inherente a la telefonía móvil no puede vincularse a las tasas de fertilidad o tumorales. Lo explica Raúl Fernández Tombilla, Jefe Provincial de Inspección de Telecomunicaciones, en su artículo «Campos electromagnéticos y salud pública»: «No se observa una evolución positiva o aumento del riesgo de tumores cerebrales en personas expuestas a las Radiofrecuencias emitidas por las antenas de telefonía móvil, radio y televisión. La evolución de las tasas de incidencia de tumores cerebrales en los países desarrollados no respalda la relación entre el uso del teléfono móvil y la percepción de un mayor riesgo de padecer estos tumores».

Lo anterior fue ratificado por un estudio del National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS), que expuso a 9 horas de radiación diaria a un grupo de ratones, durante 24 meses. La aparición de tumores cerebrales fue poco significativa respecto al grupo de control, aunque se incrementó la tasa de cardiopatías en los sujetos macho, algo que según los investigadores no puede extrapolarse a los humanos por las condiciones extremas del experimento. «Usamos tasas de radiación muy superiores a las que nos bombardean diariamente», explicó John Butcher en febrero del año pasado. De este modo y habiéndose profundizado en la cuestión como pocas veces durante los últimos años, toda preocupación es innecesaria. Aún cuando nuestro móvil figure en la tabla del organismo germano.