¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar un ordenador?

La difícil decisión de adquirir un PC/Web
La difícil decisión de adquirir un PC / Web

El uso que se le vaya a dar y el presupuesto disponible, los principales condicionantes a la hora de optar por los diferentes modelos

SARA BORONDO

Cuando llega el momento de comprarse un ordenador no es fácil decidirse. Hay muchas opciones, las especificaciones técnicas tampoco aclaran gran cosa y los precios varían entre los 400 y los 2.500 euros. Sin duda, lo más importante a la hora de optar por uno u otro modelo es lo que estemos dispuestos a gastarnos en él, pero hay otros factores a tener en cuenta... El primer paso, después de establecer una horquilla presupuestaria lo más amplia posible, es decidir para qué queremos el ordenador: trabajar, jugar o para diversas actividades cotidianas (ofimática, navegar, guardar fotos, ver vídeos…).

En caso de necesitarlo para trabajar, si se van a manejar programas de imagen o vídeo (tipo 'Photoshop' o 'Premiere') conviene hacerse con un buen procesador y una buena cantidad de memoria RAM. Para el resto de actividades, será suficiente un modelo de gama baja, aunque si se va a usar para ver películas tal vez convenga una buena tarjeta de sonido.

Si es para jugar, cobra importancia la tarjeta gráfica, aunque también depende del tipo de videojuegos, ya que algunos de ellos como 'League of Legends', 'Counter Strike: Global Offensive', 'Overwatch' o el archifamoso 'Fortnite' no exigen un ordenador demasiado potente. Otros como 'Battlefield' o 'Call of Duty' demandarán un poco más.

Los componentes que hay que tener en cuenta

Una vez establecida la base general, estos son los elementos que hay que tener en cuenta:

Procesador: Es la clave de la rapidez que tendrá tu futuro ordenador. Si hay varios programas abiertos y el procesador no tiene demasiada potencia, puede quedarse congelado o incluso bloquearse. Hay dos fabricantes principales: AMD e Intel. Este último ha presentado la semana pasada los nuevos procesadores de la 9ª generación Intel Core: i5-9600K, i7-9700K e i9-9900K, pensados sobre todo para la potencia en los videojuegos, pero todavía no hay pruebas de rendimiento ya que acaban de salir al mercado.

Disco duro: Hoy día el almacenamiento mínimo recomendado es de 1 TB, sobre todo si el ordenador se va a utilizar para jugar o almacenar imágenes y vídeos. Los discos SSD son mucho más rápidos… y más caros, así que una de las opciones más recurrentes es utilizar uno de ellos para el sistema operativo del ordenador y los programas junto a un HD de gran capacidad para los datos.

Memoria RAM: Cobra importancia si la finalidad del PC es jugar o si se van a abrir varios programas a la vez. El mínimo para no tener problemas de este tipo hoy en día es 8Gb DDR4, pero dar un paso más y optar por 16Gb será una buena idea.

Componentes fundamentales en la configuración de un equipo de sobremesa
Componentes fundamentales en la configuración de un equipo de sobremesa / Web

Tarjeta gráfica: Las más extendidas son las de dos marcas, Nvidia y AMD. La primera compañía acaba de lanzar al mercado la nueva gama Geforce RTX 2070 y RTX 2080, con efectos de iluminación dignos de Hollywood. En todo caso, vale la pena gastarse un dinero extra en este componente si se tiene pensado ejecutar tareas o videojuegos que requieran mucha carga gráfica.

Caja: La caja del ordenador es más importante de lo que parece, ya que, si no tiene la ventilación suficiente, los componentes rendirán peor y durarán menos tiempo. Conviene asegurarse de que tiene una fuente de alimentación con la potencia suficiente y la refrigeración necesaria.

Puertos: Al menos debe tener un conector USB 3.0 (mejor todavía si es un 3.1), que son diez veces más rápidos que los 2.0. Es conveniente también un puerto USB-C ya que probablemente sea el conector universal dentro de poco tiempo al mismo tiempo que garantiza las transferencias de información más rápidas.

Periféricos y sistema operativo: A la configuración del ordenador hay que añadir teclado (si se va a utilizar de noche es mejor que tenga las teclas retroiluminadas), ratón y monitor (para jugar es mejor una tasa de refresco alta y que vaya a 144 MhZ), así como el sistema operativo.

Lo básico dentro de cada presupuesto

Fortnite, el juego del momento, no requiere de un equipo muy potente
Fortnite, el juego del momento, no requiere de un equipo muy potente / Web

Un ordenador de gama alta que sirva para jugar los últimos juegos del mercado al máximo rendimiento debería tener como mínimo un procesador Intel Core i7 de séptima generación o un AMD Ryzen 7 2700X, 16 GB de RAM DDR4, disco SSD de 512 Gb y otro HD de 1 TB, gráfica Nvidia GeForce GTX 1080 Ti o AMD Radeon RX Vega 64, teclado mecánico retroiluminado y ratón con botones programables.

Las prestaciones mínimas para jugar sin problemas en configuraciones medias a los últimos juegos del mercado (y a otros como 'Fortnite', 'CSGO' o 'League of Legends' en media-alta) podrían ser un procesador Intel Core i5 de séptima generación o un AMD Ryzen 5, con 8 GB de RAM, tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1060 o AMD Radeon RX 580 y un disco SSD de 256 GB y otro HD de 1 TB.

Si lo queremos para trabajar con edición de video o diseño 3D hay que subir la memoria RAM hasta 32 Gb, y la tarjeta gráfica podría ser una más barata como la Nvidia GTX 1050 Ti. En el caso de utilizar el ordenador para tareas como el retoque fotográfico o edición de vídeo no demasiado exigente convendría contar con una memoria RAM a 16 GB.

Y la gama baja, la más barata, podría estar configurada con un procesador Intel Core i3 o AMD Ryzen 3, con 8 Gb de RAM, Intel HD Graphics 630 Integrado y disco duro de 1 TB. Ideal para tareas de ofimática y navegar por Internet.

¿Portátil o sobremesa? Algunas recomendaciones

Los portátiles para jugar rebasan fácilmente los 2.000 euros
Los portátiles para jugar rebasan fácilmente los 2.000 euros / Web

En los últimos años está cada vez más extendida la compra de ordenadores portátiles para llevarse el PC cuando se viaja o para retirarlo si no se utiliza y que no ocupe espacio. Es una buena solución pero hay que tener en cuenta que los ordenadores portátiles suelen tener menos potencia (y peor ventilación) y sus componentes son más caros que los de sobremesa .

Nuevamente, lo que acaba decidiendo qué modelo comprar es el uso que se le vaya a dar. Para jugar con comodidad hace falta un portátil potente y con pantalla grande (los más capaces apuestan por 17 pulgadas), aunque en ese caso se pierde movilidad ya que pueden pesar más de cuatro kilos, por no hablar de un elevado precio capaz de superar los 2.000 euros.

Tabletas con teclado

Para contrarrestar el avance de las tablets como sustitutos de los ordenadores, algunas empresas han sacado en los últimos años los conocidos como convertibles 2 en 1, que son pequeños ordenadores portátiles a los que se puede quitar la parte del teclado para utilizarlos como si fueran un iPad. Algunos son bastante potentes y muy ligeros (alrededor de un kilo y medio).

Los portátiles más potentes para jugar cuestan más de 2.000 euros; entre ellos se encuentran el HP Omen X, el MSI GS73 o el Lenovo Ideapad Y910. Para quienes buscan rendimiento alto y portabilidad, Microsoft tiene el Surface Laptop con pantalla táctil; Mountain cuenta con el modelo Graphite y Lenovo tiene el convertible Yoga 920.

En la gama media, que oscilan entre los 800 y 900 euros, se sitúan modelos como el HP Envy 13, en el que se puede jugar y para ver películas o trabajar con distintas aplicaciones podemos optar por el Dell XPS 15 9560 o el HP Spectre x360 13. Y los modelos más básicos, que sirven para procesar textos, navegar y ver vídeos se encuentran el Acer Swift 1, el HP Stream 14-ax001ns o el Lenovo Ideapad 320-15IAP. Todos ellos se mueven en la horquilla de los 400 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos