¿Es posible que nuestro móvil sea indestructible?

Un teléfono móvil con la pantalla rota./DV
Un teléfono móvil con la pantalla rota. / DV

¿Hasta qué punto podemos proteger nuestro smartphone de partículas como el polvo o los líquidos? ¿Es posible alcanzar un 100% de seguridad ante las caídas? Descubre la respuesta a esta y otras cuestiones

IÑIGO GALPARSORO

Hay quienes simplemente cubren la pantalla con un simple plástico transparente. Otros, en cambio, optan por añadir un cristal templado a priori mucho más duradero... Y los hay que, informados de las bondades de la tecnología más vanguardista, aplican un protector de pantalla líquido mucho más resistente y que apenas requiere de 12 horas de puesta a punto. Con todo, nadie está a salvo de los caprichos del azar... ¿o sí?

Los fabricantes de móviles son conscientes de la necesidad de mantener a buen recaudo unos smartphones que, plagados de prestaciones, pueden alcanzar perfectamente los 1.000 euros. De ahí que implementen en sus terminales una serie de protecciones con el fin de evitar que el usuario vea con horror cómo su flamante inversión de todo un año se hace añicos al caer al suelo o se sumerge en lo más profundo de nuestro WC sin solución. Aunque, como siempre, el sentido común es nuestra mejor baza.

A día de hoy, cualquier ficha técnica cuenta con un apartado específico para el certificado IP, un estándar que marca la protección de cada terminal ante 'agentes externos'. Este código IP consta de dos números. El primero hace referencia a la resistencia al polvo, mientras que el segundo indica el «grado de protección contra el ingreso de líquidos. En función del estándar que supere el dispositivo tienes un grado u otro - explica Iván Castro, product manager director de BQ-. Básicamente, este segundo dígito indica el caudal de agua puede soportar un dispositivo y que siga funcionando. Puede ir desde siemple agua de lluvia hasta la inmersión a un metro de agua».

Así, un IP68 asegura que el terminal sea totalmente hermético a la entrada de polvo (por el número '6'), mientras que el '8' ofrece la posibilidad de sumergir el terminal en el agua completamente al menos durante 30 minutos a metro y medio de profundidad (aunque siempre depende del tiempo especificado por cada fabricante).

Smartphones premium como el iPhone XS, el Samsung S9+, el LG G7 o el Sony Xperia XZ2 ya alcanzan este nivel IP68, mientras que otros como el iPhone X o el Huawei P20 Pro se 'conforman' con la IP67 (aseguran sumergirlos en agua a 'solo' un metro). Incluso los hay que ya alcanzan el nivel IP69 (protección ante chorros de alta presión y temperatura) aunque se trata de casos muy excepcionales y particulares.

Protección ante las caídas

Y en lo que respecta a las caídas, ¿qué? ¿De qué depende que los daños sean mayores o de menor entidad? «Antes de salir al mercado, todos los dispositivos pasan pruebas de caídas. No solo influyen las pruebas, sino como estén fabricados los componentes (si son de plástico, cristal...), si un smartphone tiene más o menos pantalla, de cómo esté diseñado el teléfono, etc. - explica Iván Castro, product manager director de BQ -. También de qué forma caiga al suelo, en qué esquina golpee, en cómo se reparta la tensión... todo esto influye».

Por lo general, en un terminal lo que más tendemos a asegurar por nuestra cuenta, de forma extra (cristal templado, etc.), es la pantalla. Eso sí, viene bien tener en cuenta que los móviles ya incorporan (de fábrica) una serie de medidas de protección... aunque no sean la panacea.«La resistencia de las pantallas depende de la tecnología que utilices en el panel, ya que algunas protegen más que otras. Por ejemplo, la Corning Gorilla Glass ofrece a los dispositivos una resistencia muy alta (en función de la versión, que ahora ha alcanzado la número 6)», detalla. Eso sí, Iván Castro considera que con esta protección siempre hay un riesgo de rotura, porque ningún grado es infalible. «La pantalla es un cristal, y un cristal, sí o sí, se rompe. Puede ser más o menos resistente, pero a día de hoy es imposible que alguien pueda garantizar que no se pueda romper. Te garantiza una mayor resistencia y que el 80% de la caídas a 1,6 metros deban ser soportadas por el dispositivo. Pero siempre hay un margen de que esa pantalla o carcasa se rompa», puntualiza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos