https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Los extraños mundos de Fumito Ueda

Fumito Ueda estará en el Fun&Serious. /Gendesign
Fumito Ueda estará en el Fun&Serious. / Gendesign

El japonés, uno de los creadores más personales de videojuegos, recibirá un premio honorífico del Fun&Serious

Carlos Benito
CARLOS BENITO

En la enojosa discusión sobre si el videojuego es o no un arte, el nombre de Fumito Ueda siempre ha servido como buen argumento a favor, capaz de descolocar a los escépticos y desbaratar sus prejuicios. Al creador japonés le llaman a menudo 'autor', equiparando su prestigio intelectual con el de los escritores o los cineastas menos comerciales, y ciertamente los tres juegos que llevan su firma justifican ese tratamiento: ofrecen una visión homogénea y muy personal, hondamente poética y dotada de una vocación estética que los distingue de los productos más 'mainstream'. «Él ha demostrado que era posible concebir un videojuego en el que cada poro, cada elemento, lleve la sensibilidad artística y filosófica de su creador», resume el francés Damien Mecheri en el libro que ha dedicado a su trabajo. Fumito Ueda recibirá uno de los tres galardones honoríficos del Fun&Serious, el festival organizado por EL CORREO que celebra su octava edición a partir del viernes en el BEC, y además reflexionará sobre su trayectoria en el marco de las VIT Talks del certamen.

Como muchos otros creadores de mundos propios, Fumito Ueda (nacido en 1970) suele ser reacio a analizar las influencias que marcan su trabajo y tiende a esquivar las interpretaciones de su obra. Su formación académica se orientaba hacia las artes plásticas: era un niño aficionado al dibujo que estudió diseño en el instituto y acabó en la Universidad de las Artes de Osaka, pero él mismo suele quitar importancia a aquella etapa, como queriendo sacudirse la incómoda etiqueta de artista. Por ejemplo, siempre apunta que eligió especializarse en pintura abstracta porque eso le permitía hacer los trabajos en los últimos dos días, para así poder dedicar el tiempo a vagabundear en moto y a su empleo en un videoclub. Al terminar la carrera, vendió la moto, se compró un ordenador Amiga y tomó una decisión que no tendría marcha atrás: «Me metí en la industria de los juegos para tener un trabajo y poder comer», aclaró en una entrevista con 'Entertainment Station Japan'.

El niño con cuernos

Su primera empresa fue WARP, una pequeña compañía especializada en juegos poco convencionales, pero en 1997 se incorporó a Sony. Su primer juego para PlayStation, 'Ico', de 2001, asombró al mundo con la alianza entre el propio Ico, un niño con cuernos destinado al sacrificio, y Yorda, una etérea muchacha cautiva de su propia madre. A la fascinación por la estética onírica del juego, con sus grandes espacios desiertos, se sumaba su impacto emocional: el concepto nuclear de 'Ico' era la relación entre dos protagonistas que no podían comunicarse verbalmente pero se daban la mano. Esa idea de la cooperación y el vínculo afectivo como eje del juego se mantuvo en las siguientes obras de Ueda: 'Shadow of the Colossus', de 2005, y 'The Last Guardian', de 2016, cuyos constantes retrasos pusieron a prueba la paciencia de la propia Sony y de los fans. De hecho, el creador ya había abandonado la corporación en 2011, pero con el compromiso de concluir el proyecto.

Fumito Ueda dice que, desde el principio de su carrera, procuró evitar todas las ideas preconcebidas sobre los videojuegos e incluso se centró en crear títulos «para gente que no juega». Esa vocación le ha llevado a rodearse siempre de un equipo pequeño, cercano y cómplice, incluso en el seno de un gigante como Sony, de modo que su nueva etapa al frente del estudio independiente GenDesign tampoco ha supuesto una fractura violenta en su manera de trabajar. Sin desvelar muchos detalles, ya ha avanzado que su próximo juego «no tendrá aspecto de 'indie'» y aspira a una escala comparable con los anteriores. No se sabe si continuará la estética inconfundible de la llamada 'trilogía de Ico', pero, desde luego, no parece probable que Ueda vaya a hacer muchas concesiones a estas alturas.

 

Fotos

Vídeos