http://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Tambores de originalidad en el campamento indie del Fun&Serious

Dos niños juegan al 'balón prisionero' a todo ritmo. /I.J.
Dos niños juegan al 'balón prisionero' a todo ritmo. / I.J.

Las compañías independientes presentan en el BEC sus propuestas más innovadoras con las que esperan destacar en el competitivo sector de los videojuegos

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Sota- caballo-rey. La industria de los videojuegos parece que nunca apuesta por ideas novedosas. Cambian los escenarios, los personajes y los objetivos de las misiones, pero muchas veces parece que se trata del mismo juego reciclado una y otra vez. Si una fórmula funciona, ¿para qué cambiarla? Sin embargo, los 'gamers' más veteranos añoran los tiempos en los que la originalidad campaba por sus anchas en un sector que daba sus primeros pasos. No tenían los gráficos hiperrealistas de la actualidad, ni doblajes a cargo de conocidos actores de Hollywood. Daba igual. Muchos de ellos eran tremendamente simples, pero a la vez muy divertidos. Lo más paradójico del asunto es que los más jóvenes han decidido apropiarse de este espíritu pionero para sus creaciones, algunas de ellas tan imaginativas y curiosas que no se han visto antes. Son los indies, los desarrolladores de videojuegos independientes que también contaban este fin de semana con su propia zona del BEC, que acogía por vez primera una edición del Fun&Serious. Estos son algunos de ellos que destacaban por sus curiosos planteamientos.

Final Boss Games

'Super Dodgeball Beats'

Manuel Lucero, con su juego de balón prisionero digital.
Manuel Lucero, con su juego de balón prisionero digital. / Fernando Gómez

El campamento indie estaba compuesto por 21 estands con propuestas jugables de lo más originales hasta el punto de que parecían una auténtica locura. Como la idea de Final Boss Games de unir con 'Super Dodgeball Beats' el típico juego musical de seguir un ritmo a golpe de joystick con el balón prisionero, las dos pasiones de Manuel Lucero, el director del proyecto de esta joven empresa de Lleida. Lo más alucinante de todo es que la fórmula funciona gracias a sus vistosos gráficos manga y otros elementos jugables inspirados en clásicos como 'Mario Kart'. Como las armas arrojadizas para que «tu contrincante falle y así putearle un poco», explica entre risas. Quizás por eso su stand fue uno de los más visitados de la muestra con chavales deseosos de probarlo. «Está muy bien, me ha gustado mucho», decía uno de ellos a un amigo tras echar una partida a esta particular versión de un deporte que han practicado innumerables veces en los patios de recreo y que ahora podrán reproducir muy pronto en su consola y ordenador.

Rainy Night Creations

'Innocence Island'

Walfrido Abejón, creador de 'Innocence Island'.
Walfrido Abejón, creador de 'Innocence Island'. / I.J.

Mucho más tranquila es la propuesta de 'Innocence Island' con su estilo 'retro' y ambientación asiática. Pero eso no supone que sea menos original. Rainy Night Creations, sus creadores, querían un concepto de aventura por un mundo abierto que no estuviera tan trillado. Por ello, idearon como punto de partida que el protagonista, que despierta de repente en una isla desconocida, no recordase nada. «Ni tan siquiera sabe andar», señala el desarrollador de esta compañía madrileña Walfrido Abejón. Sólo a partir de la observación, irá aprendiendo más cosas «como cuando ve un mono saltar y, de repente, le viene a la memoria como hacerlo», apunta. Y todo ello con un argumento con un claro transfondo moral, ya que puede «transformarse en alguien con un lado un poco oscuro si opta por acciones de una moral discutible. Algo mucho más divertido y atractivo para el jugador», advierte entre risas Abejón. La vieja idea del bien y el mal aplicada al mundo de las nuevas tecnologías cuyos autores no descartan su convensión desde PC y consolas a las gafas de la realidad virtual (VR).

The Game Forger

'7 Masters'

Un instante del videojuego de realidad virtual '7 Masters'.
Un instante del videojuego de realidad virtual '7 Masters'. / EC

Precisamente, pocos dispositivos siguen llamando la atención como aquellos que nos sumergen de lleno en mundos virtuales hasta el punto de perder la noción del tiempo y el espacio. Los estudios independientes que hacían uso de esa tecnología en sus creaciones no cesaban de recibir a jóvenes 'gamers' deseosos de probar sus propuestas. Es el caso de The Game Forger, que ha acudido al Fun&Serious para presentar '7 Masters', una aventura de acción inmersiva con unos gráficos apabullantes para recrear un mundo imaginario basado en la mitología china y japonesa. «Escogimos la VR porque es un campo muy innovador que nos permite plantear cosas que se salen de lo común», explica Marc Ripoll, fundador de este estudio barcelonés. Como el hecho de que, para conseguir una espada, el jugador esté obligado a hacerla con sus propias manos en una forja a martillazos. Más realismo imposible. No resulta extraño que Sony se halla fijado en este juego de PC para incluirlo en su catálogo a través de su certamen 'PlayStation Talents'.

Sons of a Bit

'Kluest'

Dos jovenes juegan al 'skate' con un teléfono móvil.
Dos jovenes juegan al 'skate' con un teléfono móvil. / I.J.

De realidad también, pero aumentada al más puro estilo de 'Pokemon Go' iba 'Kluest', de la joven compañía Sons of a Bit. El punto de partida no podía ser más innovador. Se trata de una aplicación para móviles con el que se pueden crear todo tipo de aventuras utilizando esta tecnología como búsquedas del tesoro, gincanas por todo la ciudad o una partida de rol en el que caballeros medievales y dragones aparezcan en las pantallas de los smartphones fundidos en el paisaje y demás elementos de la vida cotidiana. «Lo mejor es que esas historias se pueden compartir con el resto de los usuarios que incluso llegan a votar sus creaciones», apunta Alberto Saldaña, CEO del estudio murciano que ha acudido al Fun&Serious con otros dos juegos más. ¡Ni que fueran de Bilbao! En todo caso, ya prevén que van a tener trabajo de sobra con 'Kluest', que saldrá en Semana Santa del próximo año para iOS y Android, porque sus aplicaciones parecen infinitas. «Se podrá utilizar para reforzar la enseñanza de materias como Historia, hacer guías turísticas interactivas o incluso campañas comerciales», añade Saldaña. Un montón de opciones al alcance de tu teléfono dónde el único límite es la imaginación de los usuarios.

Bound Games

'Skapp'

Un dragón se coló en la fiesta del videjuego del BEC.
Un dragón se coló en la fiesta del videjuego del BEC. / EC

Hablando de móviles, también era de lo más original el planteamiento de 'Skapp', una aplicación que convierte un smartphone en una tabla de skate. Literal. De hecho, para jugar hay que lanzar por los aires el teléfono. Y eso sí que es un deporte de riesgo. «Recomendamos jugar siempre sobre superficies acolchadas», explica Víctor Sánchez, uno de los desarrolladores de Bound Games. Eso sí, por si las moscas, en el propio juego ya se advierte de que no se hace responsable de las pantallas que puedan resultar dañadas en el intento. El que avisa... ¿Y cómo se les ocurrió a los miembros de esta empresa de Albacete una idea tan innovadora? Pues de juntar sus dos aficiones. El patín y «hacer el tonto con el móvil», reconoce Sánchez con una sonrisa. Precisamente, los giroscopios con el que están dotados los teléfonos más modernos se encargan de convertir los movimientos de los celulares en cabriolas de un skate virtual que «en un futuro, cuando salga el juego, se podrá personalizar con diseños de marcas reales», adelanta.

Entrega de premios

Como se puede comprobar, imaginación y talento no faltaron en la 'Indie Zone' del BEC. Algunos de ellos optarán a los premios del 'Mejor Juego Indie' y mejor título desarrollado en el País Vasco otorgados por el 'Certamen Internacional de Videojuegos Independientes F&S Play' (anteriormente referido como 'AzPlay'), con el auspicio de BEAZ Bizkaia y Ayuntamiento de Bilbao,. Los galardones, que llevan incluidos unos premios económicos de 7.000 y 5.000 euros respectivamente, se entregarán este lunes durante la gran gala de clausura del festival que se celebra, según es tradición, en el Museo Guggenheim. El broche de oro para el festival, impulsado por EL CORREO, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia, el Gobierno Vasco-SPRI, el patrocinio de BBK, AEVI y la colaboración de BBVA, GAME, UTAD y el Ayuntamiento de Barakaldo.

Más información

 

Fotos

Vídeos