http://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Las chicas también son guerreras con el 'Fortnite'

Una de las muchas jugadoras enzarzadas en las batallas del 'Fortnite' en el BEC. / Borja Agudo

Aficionados de ambos sexos y todas las edades se enfrentan en mil y una batallas en el espacio del Fun&Serious especialmente reservado para el videojuego más popular del año

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Si hubiera que dar un premio al videojuego más popular de 2018, 'Fortnite' lo ganaría de calle. El divertimento bélico creado por Epic Games para ordenadores, consolas y teléfonos móviles cuenta con más de 150 millones de usuarios y una previsión de 2.000 millones de dólares de ingresos al cerrar el año. Unas cifras astronómicas que lo han catapultado a la categoría de fenómeno social como en su día lo fue 'Pokemon Go' o 'Minecraft'. Vamos, que se ha ganado con creces el contar con su propio espacio en el BEC de Barakaldo, que acoge este fin de semana la parte más lúdica del Fun&Serious, el festival de videojuegos organizado por EL CORREO, que cumple su octava edición. Nos adentramos así en este campo de batalla virtual donde un centenar de guerreros se enfrentan entre sí con un único objetivo en mente: sobrevivir. Sin distinciones de edad o de sexo, porque, cuidado, ellas también son unas chicas de armas tomar.

Seamos sinceros, costaba encontrar a alguna fémina entre la gran cantidad de aficionados al 'Fortnite' que se agolpaban alrededor del centenar de ordenadores y consolas esperando su turno para poder echar una partida. Pero haberlas haylas. Y todas ellas son fans declaradas de un juego cuyo éxito parece no tener fecha de caducidad. Gran parte de su popularidad se lo debe a su 'look' de dibujos animados y un planteamiento lúdico sin grandes complicaciones. Es como si las películas 'Acorralado' y 'Los juegos del hambre' hubiesen tenido un hijo en formato de videojuego. Hay que tirarse en paracaídas a una isla donde le esperan un centenar de jugadores online para acabar con su vida, ya que en ella sólo puede quedar uno. Todo un chute adrenalina en estado puro.

No resulta extraño que la tensión se pudiera mascar en cada rincón del 'Arena Fortnite', que ocupa el centro de la Fun Zone, con sus 15.000 metros cuadrados del Pabellón 2 del BEC dedicados al ocio electrónico, algo más de dos campos de fútbol. Solo hacía falta ver los rostros concentrados de los participantes de las partidas que transcurren a una velocidad de vértigo en el que, a diferencia de lo que sucede en las partidas online, pueden encontrarse cara a cara de verdad con sus adversarios parapetados sus puestos de juego disponibles sólo para ellos. Un despiste y estás muerto, lo que explica que las victorias se celebren por todo lo alto. Más que un gol del Athletic. Muchos incluso no pueden evitar reproducir los bailes de la victoria de los personajes del juego que han dado la vuelta al mundo.

Ariadna y Goreti, amigas en la vida real y enemigas en 'Fortnite'.
Ariadna y Goreti, amigas en la vida real y enemigas en 'Fortnite'. / I.J.

Es lo que más le gusta a Ariadna, de 12 años, que ha acudido al complejo baracaldés desde Bilbao acompañada de su amiga Goreti de la misma edad. Sobre todo en el colegio, cuando se dedican a «hacer un poco el tonto» y reproducir las coreografías de los personajes del juego con sus compañeros de clase. Han tenido tiempo de sobra de aprenderlas, porque llevan tirándose en paracaídas por los escenarios de 'Fortnite' desde el pasado verano. «Yo no lo conocía, pero mi pandilla comenzó a jugar entre ellos y al final terminé yo también participando en las batallas. Una de las cosas que más me gustó es que no se ve sangre. Para mí es muy importante», destaca Ariadna. ¿Y cuál de la dos es mejor? «Ella, sin dudarlo», señala a Goreti que se muestra implacable con sus adversarios a los mandos de su PlayStation. «Es que no hace más que disparar a todos los lados y al final les acaba matando», explica entre las carcajadas cómplices de su amiga.

Natalia y su hermano Andrés, su gran «maestro» en 'Fortnite'.
Natalia y su hermano Andrés, su gran «maestro» en 'Fortnite'. / I.J.

Pero, pese a lo que pudiera parecer tratándose de un juego de guerra, 'Fortnite' no sólo sirve para unir a los amigos. También a los hermanos. Es el caso de Natalia, de 18 años, que guarda pacientemente la larguísima cola para jugar acompañada por Andrés, su hermano de 15 años y su «maestro» con el 'Fortnite'. De hecho, fue él el culpable de que se enviciara al arte de matar y construir refugios. «Es mejor que yo», reconoce la joven mientras el chaval la mira con el orgullo del saber que también puede enseñar cosas nuevas a su hermana mayor. «Le pillé el gustillo y ahora jugamos mucho los dos. Yo creo que por eso le he cogido tanto cariño», explica con una sonrisa. Pero eso no quiere decir que no echen partidas con desconocidos a los que no tiene ningún reparo en dispararles por la espalda. «Es que me encanta esconderme y matarles por detrás», asegura divertida esta 'gamer' que ha venido con su familia desde Cantabria.

Saioa, con su padre y su hermano en el BEC.
Saioa, con su padre y su hermano en el BEC. / I.J.

Igual que Saioa, pero con una sutil diferencia. Esta jovencísima vecina de Leioa tiene tan sólo siete años. Pero no nos dejemos engañar por su corta edad. Bajo su inocente mirada infantil se esconde toda una veterana de guerra. Tanto que mantiene una pugna constante con su hermano mayor para que «me deje jugar a la Play». Cuando por fin lo consigue, no pierde el tiempo construyendo edificaciones para parapetarse en ellas. «A mí lo que me gusta es matar», confiesa ante la mirada entre divertida y aterrorizada de Jorge, su padre. «Me da más miedo el otro, que hay que cortarle las horas de juego», asegura señalando a su hijo que está guardando la cola. Como tantos progenitores, su principal temor es que se enganchen tanto a los videojuegos que no piensen en nada más. «De momento, lo llevamos bien, hacen deporte, estudian, compaginan esta afición con otras cosas», añade. Como Saioa, que cuando se aburre de masacrar a los enemigos, se entretiene cambiando de modelito a sus guerreras digitales. Igual que cualquier niña de su edad.

Alazne juega a 'Fortnite' con el ordenador.
Alazne juega a 'Fortnite' con el ordenador. / I.J.

Y más difícil que encontrar a una 'gamer' es encontrar a una 'gamer' que utilice su PC para plantar batalla. «Es que las consolas no me gustan», apunta Alazne, de 17 años, con un pelín de orgullo. Con su ratón como arma devastadora, esta joven de Santurtzi se enfrenta a una 'arena' plagada de consolas por lo que partirá con cierta desventaja a la hora de enfrentarse al resto de participantes. Lo tiene asumido. Pero eso no va a evitar que dé guerra porque «no juego a otra cosa desde que lo descubrí en marzo». Y es que Alazne forma parte de la inmensa minoría de chicas que ha acabado aficionándose al videojuego más popular del momento. Porque, lo que es indudable, dejando al margen otras consideraciones, es que 'Fortnite' ha tenido la gran virtud de unir a las personas sin distinción de sexos ni edades. Y ese hito no está al alcance de todo el mundo. Ni en los videojuegos ni de cualquier otro producto de la industria del entretenimiento.

Magik y Marki | Youtubers

«No hay diferencias entre chicos y chicas en los videojuegos»

Magik y Marki revolucionaron a sus seguidores.
Magik y Marki revolucionaron a sus seguidores. / I.J.

Las partidas se sucedían con relativa calma en el complejo de Barakaldo hasta que llegaron ellos. El escenario de la 'arena' de 'Fortnite recibía la visita de los conocidos 'youtubers' Magik y Marki, y entonces se desató la locura. Son los ídolos de millones de jóvenes que siguen sus vídeos sobre videojuegos y que, además, son destacados jugadores de 'Fortnite'. Unos pocos afortunados pudieron enfrentarse a ellos cara a cara. Magik no pudo pasar de la sexta plaza. Había mucho nivel en el BEC. De chicos y chicas. Y es que los dos jóvenes lo tienen claro: «Nosotros no notamos diferencias a la hora de disputar una partida con ellas», señala Marki.

De hecho, Magik no tiene ningún problema en reconocer que «mi prima y mi novia juegan mucho más que yo. Al final lo que marca la diferencia es cuantas horas le eches a esto y no tanto si eres chico o chica». «Las hay buenísimas como 'Electra', 'ChicaLive' o 'Loeya' que están en el top de Europa», añade. En ese sentido, el título de Epic «ha roto muchas barreras y está haciendo que cada vez más chicas se interesen por los videojuegos, apunta Marki. Y, de paso, que «no se pierdan unas historias y unos mundos increíbles», añade con satisfacción.

 

Fotos

Vídeos