http://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Brenda Romero, la pionera incombustible del videojuego

Brenda Romero /Web
Brenda Romero / Web

Recibirá el Premio Bizkaia en la próxima edición de Fun & Serious Game Festival

SARA BORONDO

Este viernes cumple años Brenda Romero, una de las primeras diseñadoras de videojuegos y de las pocas que ha mantenido una carrera dentro del entretenimiento interactivo durante décadas también como asesora, guionista y directora creativa, lo que le da un puesto por derecho propio dentro de las diez mujeres más influyentes en la historia de los videojuegos. Nacida en 1966 como Brenda Louise Garno, comenzó a trabajar en Sir-Tech con solo 15 años (algo relativamente habitual en los primeros años de los videojuegos), en 1981, como parte del equipo de Wizardry. Primero probando los juegos, aunque fue ascendiendo hasta llegar a ser diseñadora de Wizardry 8 al tiempo que trabajaba en las series Jagged Alliance y Realms of Arkania.

Casi dos décadas después de entrar en Sir-Tech se fue a trabajar a Atari, en la serie Dungeons & Dragons y más tarde creó el juego Playboy: The Mansion para Cyberlore Studios y Def Jam: Icon antes de pasar al desarrollo independiente. Hasta el presente no ha parado de participar en el desarrollo de juegos desde distintos puestos. En total, aparece en los créditos de más de 40 videojuegos, además de presidir durante un tiempo el departamento de Diseño Interactivo y Desarrollo de Juegos del Savannah College of Art and Design.

En la actualidad, es la directora del Máster en diseño de videojuegos y desarrollo de la universidad de Limerick (Irlanda) y sigue diseñando juegos en Romero Games Ltd, del que es cofundadora. Esta profesional considera que los videojuegos tienen gran poder comunicativo, similar a la fotografía, la música o la pintura, pero además involucran al jugador y lo hace partícipe de la experiencia en lugar de ser un observador pasivo, lo que les permite tratar todo tipo de temas, incluso los más incómodos.

Dimisión para protestar por una polémica fiesta

Durante estas décadas se ha caracterizado también por su firme defensa de sus creencias. Perteneció a la International Game Developers Association (IGDA) y en 2008 pasó a formar parte de su Junta Directiva y copresidenta del grupo Women in Games, pero renunció al cargo -junto a otros miembros de la asociación- en la IGDA en marzo de 2013 después de que la Asociación contratase a bailarinas exóticas para la fiesta posterior a los Game Developers Choice Awards. En aquellos momentos varias mujeres de dentro de la industria protestaban desde distintos ámbitos por el sexismo y la misoginia existente en la industria del videojuego, incluso horas antes de la fiesta se había celebrado una mesa redonda para tratar el hashtag #1reasonwhy sobre los problemas adicionales de las mujeres en la industria del videojuego.

En 2012 Brenda, por entonces apellidada Brathwaite, se casó con el también diseñador de videojuegos John Romero (Doom, Wolfenstein 3D, Quake) y tiene tres hijos de una relación anterior. Al margen de los videojuegos, Romero ha escrito varios libros y ha creado una cincuentena de juegos de mesa bajo la denominación común «The Mechanic is the Message» («La mecánica es el mensaje») que experimentan con el concepto de «juego», una idea que surgió cuando explicaba a una de sus hijas cómo llegaban los esclavos desde África hasta lo que hoy es Estados Unidos.

Esta año añadirá a su larga lista de premios recibidos durante estas décadas el Premio Bizkaia en la VIII Edición del Fun & Serious Game Festival, que se celebrará en Bilbao del 7 al 10 de diciembre. El festival, uno de los más reputados de Europa, reconoce así el trabajo de uno de los nombres más importantes del mundo del videojuego a lo largo de cuatro décadas, una leyenda según The Develop Brighton que recibió el año pasado un premio BAFTA honorífico de la Academia Británica y una de las mejores defensoras y representantes del juego como parte imprescindible de nuestra vida. La gala de Premios Titanium reconocerá a otros creadores de excepción como el japonés Fumito Ueda y la canadiense Jade Raymond.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos