https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

Age of Wonders: Planetfall o el resurgimiento de la estrategia

Age of Wonders: Planetfall /
Age of Wonders: Planetfall

Ciencia ficción y combates tácticos por turnos a manos de Triumph Studios

JORGE GARMENDIA

El género de los videojuegos de estrategia parece estar viviendo un verdadero renacimiento con el lanzamiento en los últimos meses de nuevas entregas y reinvenciones de sus sagas más conocidas y exitosas. Durante este año hemos podido disfrutar de la renovación de franquicias como 'Total War', 'Anno 1800' o 'Trópico'. y pronto podremos revivir en alta definición títulos tan icónicos como 'Commandos' o 'Age of Empires'.

En esta carrera por devolver el esplendor a un género que parecía haber perdido su hueco en las estanterías no podían faltar Triumph Studios, los creadores de 'Age of Wonders', una de las series de rol y estrategia por turnos más gloriosas y amadas por los jugadores. Respaldados por los maestros del rol táctico Paradox Interactive, los creadores de 'Stellaris' resurgen con 'Planetfall', un juego de ciencia ficción que se aleja de la tradicional fantasía medieval que caracterizaba a sus predecesores para adentrarse en la exploración galáctica. Así, la nueva entrega de la serie, 'Age of Wonders: Planetfall', promete una combinación futurista de estrategia del estilo 4X y combate tipo 'XCOM', con elementos RPG y una campaña más consistente y profunda de lo habitual.

El mundo de 'Age of Wonders: Planetfall' nos invita a explorar los vestigios de la Unión Estelar, un vasto imperio formado antes por miles de mundos, pero cuya gente ha sido aislada y abandonada tras el Colapso. Ahora, cientos de años después, los remanentes de las pocas razas que sobrevivieron viajan de planeta en planeta estableciendo nuevas colonias y tratando desesperadamente de encontrar su propio lugar en el universo.

Un hilo argumental de resurgimiento y formación de un nuevo futuro que, si bien carece de originalidad y no brilla especialmente por su presentación y narrativa, sí plantea un escenario lo suficientemente atractivo como para hacer agradable tanto el inicio como el desarrollo de la aventura. El juego viene con voces en inglés, pero con textos en castellano.

Al comenzar el modo campaña deberemos escoger un planeta de entre las alternativas disponibles. Una de ellas corresponde al tutorial que, aunque es opcional, recomendamos que sea completado tanto por los recién iniciados como por los veteranos de la saga. Y es que el juego puede llegar a ser desbordante si no se dedica el tiempo suficiente a conocer los aspectos básicos de sus mecánicas. Eso sí, deberemos armarnos de paciencia ya que el tutorial de Planetfall es un proceso arduo, denso y confuso conducido por una interminable sucesión de acciones y cuadros de texto.

Una vez escogido el planeta en el que aterrizar, nuestra misión será elegir a una de las seis exclusivas facciones disponibles y avanzar utilizando el ingenio, la fuerza militar y la diplomacia; explorando ruinas planetarias y encontrando a otros supervivientes. A medida que exploramos y colonizamos nuevos planetas iremos conociendo los antecedentes del imperio, el fondo argumental de la facción con la que estemos jugando y desvelando la historia de una civilización hecha pedazos. Cada una de las facciones (las Amazonas, la Asamblea, el Sindicato, la Vanguardia, los Dvar o la antigua raza esclava Kir'Ko) tiene sus propios objetivos y ambiciones únicos y, por supuesto, habilidades características. De igual forma, también seleccionaremos y personalizaremos el comandante que liderará nuestros ejércitos, las ventajas y tecnologías que condicionarán nuestra partida y el nivel de dificultad.

Además de la campaña, 'Age of Wonders: Planetfall' nos ofrece un modo de escenarios basado en las escaramuzas, que cuenta con un alto grado de personalización. En estas partidas las opciones son infinitas y podremos elegir desde las condiciones de victoria o los recursos iniciales hasta los cambios del clima o los tipos de terreno. Asimismo, también incorpora el recurrente multijugador online, en el que invertir decenas de horas combatiendo en red contra otros jugadores; y un poco usual modo offline, que nos permitirá jugar con varias personas en la misma consola o computadora.

Las mecánicas y los objetivos de victoria de 'Age of Wonders: Planetfall' son muy parecidos a lo visto en las anteriores entregas y, como en cualquier juego de tipo 4X, giran en torno a la exploración del mapa, la explotación de recursos, la expansión territorial y la exterminación de los enemigos.

El sistema de juego está dividido en dos fases principales. La primera fase, de movimiento y estrategia, nos permite mover las unidades por el mapa dividido en casillas; construir edificios y mejoras; colonizar nuevas ciudades y descubrir tesoros y lugares de interés. En la segunda fase, de acción y toma de decisiones, nos dedicaremos a hacer frente a las amenazas encontradas en nuestro camino.

Cuando nos topamos con otras criaturas podemos optar por el combate o la diplomacia, aunque la elección no siempre será nuestra. La vía pacífica nos presenta un esquema diplomático demasiado básico y rudimentario en el que utilizando nuestra influencia estableceremos acuerdos de no agresión o contratos comerciales con la facción oponente. Si por el contrario entramos en conflicto, tendrá lugar una encarnizada batalla en primer plano que podremos gestionar de forma manual a través de un sistema vibrante de contiendas tácticas por turnos.

El combate es una de las principales bazas de 'Age of Wonders: Planetfall'. El título incorpora un sistema de batallas muy interesante donde la gestión de las unidades militares, la planificación de los movimientos y ataques de nuestro ejército y el análisis de las ventajas y obstáculos del entorno nos serán vitales para acabar con nuestro rival. Durante los enfrentamientos influyen una gran cantidad de habilidades y debilidades de unidad, acciones pasivas y elementos externos, lo que aporta una gran profundidad táctica a las contiendas.

Esta novedosa estructura de combate en combinación con un aspecto artístico bien trabajado crea un diseño dinámico más que destacable, que lleva el género 4X por turnos a un nuevo nivel. Y es que cabe destacar el trabajo de Triumph Studios en el apartado gráfico con la creación de personajes bien modelados y animados y, en especial, de entornos amplios e interactivos donde la aleatoriedad permite una jugabilidad sin límites. Planetfall incorpora una tecnología de generación de entornos que permite que todos los planetas sean generados de forma procedural, por lo que nunca habrá dos iguales. Por si fuera poco, estos se dividen en diferentes sectores de composición singular, cada uno con biomas específicos que le proporcionan un tipo de recurso, por lo que en nuestra búsqueda de materias primas tendremos que lidiar con bosques, desiertos, océanos, territorios helados o zonas volcánicas entre otros tipos de área.

Nuestra valoración

En Age of Wonders: Planetfall, los esfuerzos de Triumph Studios y Paradox Interactive son reconocibles. Los desarrolladores han conseguido aunar todos los elementos necesarios para que el nuevo título de la franquicia, a pesar de cambiar por completo su temática, pueda considerarse fácilmente como el mejor juego de la serie.

Aunque cuenta con algunos pequeños inconvenientes como su densidad y excesiva complejidad (que apelarán a nuestra paciencia y constancia), el título logra sobreponerse con una gran cantidad de características de exploración planetaria, numerosas opciones en su jugabilidad y un sistema de combate que lo convierten en uno de los más completos 4X de los últimos años.