https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

Toki: un reto clásico

Toki/Meridiem Games
Toki / Meridiem Games

La consola híbrida de Nintendo nos devuelve a tiempos de salón recreativo

RAÚL ROMERO

De verdad, no sabéis la de dinero y horas que me habré dejado en los salones recreativos jugando a este 'JuJu Denstsu' (más conocido por estos lares como 'Toki'). Un titulo de plataformas y disparos que requería de cierta pericia en el control, dado que siempre moríamos de un toque. Esta puesta al día de la mano de Microids y Golgoth Studios llega con gráficos en alta definición, pero fiel al espíritu machaca botones del original.

Han pasado 9 años desde el anuncio de Toki HD para Xbox Live Arcade, proyecto que nunca se materializó. Una generiación de consolas después, podemos disfrutar del remake en la consola híbrida de Nintendo. La narrativa sigue la estela clásica: encarnamos a un guerrero convertido en mono por el malévolo brujo Vookimedlo, quien también ha secuestrado a nuestra novia (Miho). Así, recorremos un mapa segmentado en fases hasta dar con ella.

La jugabilidad es puro Run&Gun, es decir, un titulo en el que debemos avanzar disparando a todo lo que se mueve hasta llegar al jefe final; solo que en esta ocasión el movimiento del simio es lento y hay bastante componente plataformero (recuerda mucho a títulos como Probotector o Contra). Por el camino encontramos varios tipos de disparos y power-ups, como el casco de rugby o unas zapatillas de salto. La destreza del jugador tiene que ser total para sortear los calculadísimos abismos, llegando a memorizar dónde está cada enemigo y lo que hay al otro lado de la plataforma. Repito: es un juego basado en el ensayo y error constantes.

Encontramos seis escenarios en total, todos llenos de personalidad y muy coloridos. Si jugaste allá por los 80 recordarás que en casi todos los juegos había fases de agua, hielo, fuego... En Toki la regla se cumple. Es muy probable que si enfrentas este desafío por primera vez, creas que se trata de algo arcaico en mecánicas, pero piensa que este código representa uno de los pilares en que reposa gran parte de la industria. Merece dedicarle algo de tiempo. Además, piensa que la dificultad, aún en modo fácil, va in crescendo. Y por si te lo estás preguntando, tras cada fin de partida volvemos a empezar desde el principio, como si echásemos una moneda de 25 pesetas en la recreativa de antaño.

Por rematar con el plano visual, los personajes parecen estar más vivos que nunca y la paleta de colores elige tonos ligeramente saturados respecto al original, lo que aporta un agradecido toque de cómic. Además, si te haces con la versión física encontrarás una mini recreativa para troquelar, en la que encastrar la pantalla de la Switch. Ya puestos, podrían haber incluido la versión original o algún tipo de making-off entre las opciones.

¿Plataformas con alma de shooter o un shooter con alma de plataformas? Sea como fuere, Toki es un pedacito de historia vestido con ropa de ir a misa y zapatos nuevos. Nadie debería dejarlo pasar.

 

Fotos

Vídeos