https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

Redeemer: el cuerpo a cuerpo más visceral

Redeemer /
Redeemer

El brawler de acción vertical se remoza en PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC

JORGE GARMENDIA

El éxito de los clásicos beat'em up de los años 80 residía en sus rematadamente simples pero adictivas mecánicas. El objetivo de estos videojuegos era sencillo: avanzar y acabar con los cientos de enemigos que se interponían entre nuestro personaje y un malvado jefe final al que debíamos derrotar para continuar. Desgraciadamente, en la actualidad el género parece haber caído en un cierto olvido y tan solo los más puristas continúan descargando sus frustraciones sobre hordas de enemigos dibujados en dos dimensiones. Sin embargo no está todo perdido, ya que algunos títulos recientes han optado por revivir el género machacabotones por excelencia y modernizarlo para despertar el interés del nuevo público.

Redeemer: Enhanced Edition, la versión revisada y actualizada del título con el mismo nombre lanzado en 2017 por Sobaka Studio y reestrenado ahora por Buka Entertainment y Ravencourt, es un claro ejemplo de ello.

El argumento de Redeemer, presentado en escenas animadas de estilo cómic clásico, es básico pero funciona lo suficientemente bien como para generar interés en la aventura. Vasily es un ex agente de élite de una de las mayores compañías de fabricación de armas cibernéticas del mundo. Pero cuando la corporación comienza a realizar experimentos con sus propios miembros para crear un ejército de soldados cyborg, Vasily decide escapar y refugiarse en un monasterio en las montañas. Allí, durante 20 años, logra retirarse para redimirse de las atrocidades de su vida pasada, hasta que inesperadamente sus antiguos compañeros consiguen encontrar su rastro y dar con él, secuestrando y asesinando a su maestro y hermanos del templo.

A partir de este momento comienza nuestro viaje en busca de venganza, un camino de acción intensa, golpes y hemoglobina que nos llevará a descubrir quién se esconde detrás de esta masacre. La trama no es sino la excusa perfecta para lanzarnos al combate, el verdadero punto fuerte de Redeemer: Enhanced Edition. Un espectáculo de brutalidad rítmica que es deliciosamente satisfactorio. El manejo se siente rápido y dinámico y las mecánicas (tanto en ataque como en defensa) con las que Vasily entrega su merecido son muy diversas. Sus habilidades de mercenario le permiten emplear los típicos golpes y patadas básicos, que pueden cargarse o combinarse para lanzar una versión más potente; asesinar con sigilo; y manejar un sinfín de armas, tanto cuerpo a cuerpo (hachas, bastones, cuchillos...) como a distancia. Todas estas cuentan con un medidor de desgaste y munición que si se agota las descartará de inmediato. Pero no hay de qué preocuparse, también podremos utilizar elementos del entorno para arrojarlos a los enemigos y noquearlos.

Por otra parte, la defensa juega un papel muy importante en las peleas. Podremos bloquear la mayoría de las embestidas cuerpo a cuerpo de los oponentes, realizar un contrataque o incluso desarmarles si somos lo suficientemente habilidosos. El sistema de asesinatos y desmembramientos de Redeemer: Enhanced Edition es excitante y único. El desafío y la dificultad van en aumento según avanza la aventura, lo que resulta placentero, sobre todo cuando nos vemos recompensados con acciones como las ejecuciones cinemáticas, que se activan al pulsar el botón adecuado frente a enemigos debilitados. Estas son maniobras finales en primer plano y a velocidad reducida especialmente sangrientas que, si sabemos combinar con los objetos del escenario, nos regalaran originales e impresionantes muertes ambientales.

En su conjunto Redeemer asume la violencia. En los frenéticos combates la sangre y las mutilaciones son omnipresentes y los escenarios se llenan rápidamente de multitud de cadáveres. No obstante, los desarrolladores rusos han sabido introducir la violencia explícita en la dosis justa, centrando la atención en la acción y el estilo, para no caer en lo grosero y lo grotesco.

Cada una de las eliminaciones que realizamos nos permite reponer parcialmente la salud de nuestro héroe y nos otorga puntos de experiencia con los que mejorar gradualmente las habilidades de batalla. En este sentido, Redeemer: Enhanced Edition implementa un correcto sistema de desarrollo de personaje, con 50 mejoras para perfeccionar la eficacia de Vasily en la lucha. Desgraciadamente se ve penalizado por la inexplicable carencia de un árbol de actualización de estadísticas genérica, como la fuerza o la salud y por el hecho de que no puedan aprenderse nuevos movimientos. La estrategia es también un punto importante. El gran número de oponentes y sus características hacen que sea necesario planificar las refriegas, parándonos un instante a observar con un leve movimiento de cámara lo que sucede en las habitaciones contiguas.

Está claro que la jugabilidad de Redeemer: Enhanced Edition es su apuesta de calidad, pero el título flojea en algunos de los aspectos que podrían alzarla como una obra redonda. Un ejemplo de ello es la falta de opciones más allá de completar la campaña. Por un lado, hemos de admitir que todos los niveles se desarrollan de manera similar: avanzando por un camino determinado, matando todo lo que nos encontramos a nuestro paso y esquivando alguna que otra trampa escondida. Además, cómo añadidos a la propia aventura tan sólo existe una lista de pergaminos de arte conceptual como coleccionables. Por otra parte, tras finalizar la trama principal las posibilidades se reducen a jugar en arenas de modo supervivencia contra inacabables hordas de enemigos, o a repetir la experiencia en modo cooperativo con un amigo.

Lo que si hace característico y destacable a Redeemer: Enhanced Edition es su apartado gráfico. Desarrollado en tres dimensiones con Unreal Engine 4, el título reta al jugador con una reconvertida y poco usual perspectiva de arriba hacia abajo. El diseño de los personajes, los escenarios y los niveles no brillan por su detalle pero, aderezados con una música y efectos de sonido geniales, cumplen a la perfección con su cometido: generar una atmósfera ruda pero creíble al estilo de los juegos de los noventa.

Nuestra valoración

Redeemer: Enhanced Edition es una propuesta divertida de acción violenta y desenfrenada a la que merece la pena dar una oportunidad.

El título recoge lo mejor de los beat'em up de antaño, añadiendo los beneficios de los videojuegos modernos. Su jugabilidad excitante y adictiva y su estilo visual acertado y poco común compensan la escasez de opciones y un ritmo a veces monótono.