https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

Octopath Traveler: el mejor rol japonés llega a compatibles

Octopath Traveller /
Octopath Traveller

Square Enix rescata una de las exclusivas más veneradas de Nintendo Switch

MARC FERNÁNDEZ

Lo que ha tenido que sufrir el género de los videojuegos de rol japoneses para abandonar sus raíces y actualizarse a los tiempos que corren, es algo que conocemos todos los amantes de franquicias como 'Final Fantasy', 'Chrono Trigger', 'Golden Sun' y compañía. Y no solo por asuntos tecnológicos, sino por el factor nostalgia; a gran parte la comunidad parece costarle despegarse de ciertos tópicos que no están muy a la orden del día como, por ejemplo, las batallas por turnos.

Sin embargo, en ocasiones suele aparecer alguna joya que nos devuelve a la época dorada del género; normalmente sin mucho escándalo en cuanto a marketing pero siendo fetichizada por los nostálgicos. Mirad por ejemplo los títulos más destacados de Mistwalker, con Sakaguchi a la cabeza.

El año pasado, la legendaria compañía japonesa Square Enix sorprendió al público sacando a la palestra 'Octopath Traveler', un JRPG de corte clásico en píxel art y con batallas por turnos, exclusivo para Nintendo Switch. Alabado tanto por la crítica como por los nostálgicos de la época de los 16 bits, nos llega ahora para PC a través de Steam en un port la mar de decente.

Se trata exactamente del mismo juego que en su versión para la pseudo portátil nintendera, sin ningún retoque importante, además del evidente subidón gráfico y la plena optimización para compatibles. No hay ningún cambio más allá que el retoque estético, así que realmente no existen motivos suficiente como para rehacer la compra, en esta ocasión ni siquiera el precio acompaña... a no ser que seas un fan absoluto y quieras tenerlo en varias plataformas por determinados motivos, como el de poseer los logros en Steam.

Una vez aclarado esto, hay que entender que el port existe únicamente con la intención de acercar el juego a un público mayor, dado su inesperado éxito. Por ello, los que no tuvieron la ocasión de probarlo en su momento están de enhorabuena, al poder acceder a uno de los mejores juegos que ha parido el género en los últimos años. Deslumbrante gracias a su hermoso apartado artístico, su impecable banda sonora y una historia que, aunque está cargada de tópicos y resuelve ciertos nudos de forma poco convincente, bien seguro que llegará al corazón de sus jugadores.

Para quien no lo sepa, Octopath Traveler trata la historia de un total de 8 personajes en su aventura por un mundo bastante similar a lo que nos tienen acostumbrados los juegos de este corte. Su particularidad es que tratamos la historia de cada héroe de manera individual, en ningún momento se entrelazan entre sí y, si acuerdan recorrer la aventura juntos es simplemente por la necesidad de colaborar con otros viajeros para superar los peligrosos caminos. No es algo que solamos encontrarnos en otros títulos de carácter similar. Original es, sin duda, pero a la larga no parece sino un recurso que limita las posibilidades de una trama que podría ser mucho más abierta, pero que termina cayendo en los mismas clichés de siempre.

Aunque debido a esto mismo, disponemos de ciertas ventajas: podemos empezar la historia con cualquier personaje a nuestra elección, e iremos desarrollando las tramas por el orden que más nos guste. Tendremos las misiones de cada héroe indicadas en el mapamundi, y si alguno no nos termina de despertar el interés, siempre podemos dejarlo a un lado para rescatarlo más adelante. Total, el juego nos permite llevar encima a un máximo de 4 combatientes, así que para avanzar en las tramas no será necesario llevarnos a todo el grupo.

Eso sí, durante el transcurso de las misiones de trama principal, el juego se volcará totalmente en ellas. No podremos salir de la zona determinada hasta finalizar con la misma. Serán momentos de gran carga argumental y emocional, en la que veremos como el personaje en cuestión desarrolla su historia y sus motivos personales. En la mayoría de las ocasiones se extrae un patrón que se va repitiendo a lo largo de la aventura. Cada misión se divide en dos partes: una centrada en la trama y otra de puro gameplay, que termina con un enfrentamiento contra un jefe final. Para esta segunda contaremos con la ayuda de los héroes que llevemos con nosotros en ese momento, pero al no estar estos incluidos en la trama, se sienten como metidos con calzador.

Una de las virtudes de Octopath Traveler es que su jugabilidad y planteamiento de los combates está desarrollado de una manera bastante inteligente, y resultan ser divertidos y frescos. Normalmente, en otros juegos del género, nos conformamos con asestar golpes físicos con los guerreros y magias con los hechiceros, sin tener que pensar mucho las cosas. Aquí el asunto cambia bastante: cada personaje tiene una clase asignada, que puede variar; mediante esta clase se definen las aptitudes de combate de cada luchador, si resulta que es hábil con la espada, la lanza, el arco, la magia elemental o cualquier otra especialidad. En los enfrentamientos, cada una de las cientos de criaturas contra las que tendremos que lidiar posee varias debilidades relacionadas con estas especialidades, siendo nuestro principal objetivo averiguar qué resulta efectivo contra cada una.

Además, cada clase contará con habilidades propias, que iremos desbloqueando según ganemos experiencia en combates. Estas serán las que caracterizarán el estilo de lucha de cada personaje, y darán más juego a la hora de configurar nuestras combinaciones favoritas. Por poner un ejemplo, la cazadora tiene la capacidad de capturar criaturas enemigas para luego usarlas como invocaciones, y el clérigo, además de poder utilizar hechizos de luz y sanar a los aliados, podrá pedir la ayuda de alguno de los npc's del juego para que nos ayuden en combate.

Aquí es donde entra en juego nuestra capacidad para administrar y optimizar al grupo de personajes, como antaño hacíamos con las primeras entregas de la saga Final Fantasy. Combatiendo y ganando experiencia, subiremos de nivel al grupo, aprenderán diferentes tipos de habilidades y ganaremos dinero que gastaremos en nuevos y mejores pertrechos. La tarea de mantener un equipo equilibrado será primordial: nos encontraremos en situaciones de cierto desnivel entre los personajes por el hecho de no empezar la aventura con todos a la vez, lo que tendremos que lidiar a base de 'farmeo'. Una solución discutible que podrían haber solventado de manera menos farragosa.

Las mayores virtudes de Octopath Traveler se encuentran en sus apartados artísticos. El estilo gráfico pixel art ha sido confeccionado con mucho cariño; el variado uso de la paleta de colores lo convierte en un juego con una increíble variedad de tonos y muy agradable a la vista. La banda sonora, compuesta por Yasunori Nishiki, es espectacular, y se quedará grabada en nuestros tímpanos incluso mucho después de haber compeltado el juego.

Nuestra valoración

Si te gustan los juegos de rol a la japonesa y no te importa regresar a las peleas por turnos, hazte con él sin dudar (ofrece más de 60 horas de entretenimiento). Si por el contrario nunca has sido muy afín, te recomendaría que lo probaras al menos una vez.