https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

'Nelke & the Legendary Alchemists: Ateliers of the New World' celebra el 20 aniversario de la saga

Nelke & the Legendary Alchemists: Ateliers of the New World /
Nelke & the Legendary Alchemists: Ateliers of the New World

El RPG ya está disponible para PlayStation 4, Nintendo Switch y compatibles

MARC FERNÁNDEZ

No pocas veces hemos hablado de la gran cantidad de productos japoneses que no recalan en Occidente. Si lo hacen, enfrentan problemáticas como una tirada ínfima o la falta de traducción (no hablemso ya de doblaje).

Aún así, siempre es de agradecer que existan distribuidoras que se atrevan con este tipo de lanzamientos. En muchas de las ocasiones suelen ser títulos de un carácter muy marcado que insuflan un golpe de aire fresco a nuestra estantería; juegos que cuentan con un estilo tan propio que se torna tarea imposible clasificarlos en algún género. Rápidamente me vienen a la cabeza ejemplos como los 'Utawarerumono', que cogen el formato tradicional de la novela visual y lo mezclan con las mecánicas del JRPG táctico; o la conocida saga 'Persona', por su peculiar manera de contar las historias y afrontar los combates.

La saga Atelier es legendaria, aún siendo no muy conocida por territorio occidental, cuenta con infinidad de iteraciones desde su debut en 1997. De la mano de Gust, sus creadores originales, nos llega 'Nelke & the Legendary Alchemists: Ateliers of the New World', un spin-off surgido para hacer las delicias de sus fans por los más de 20 años de historia de la franquicia. Nelke, como lo llamaré a partir de ahora, cambia su formato de JRPG tradicional, simplificando sus mecánicas y adoptando un concepto de 'city builder' con amplias opciones para la gestión. Además, narra su historia al estilo de las novelas visuales clásicas (la trama sigue un formato bastante lineal, aunque contamos con varios finales).

En esta ocasión, el juego de Gust reúne al elenco de personajes principales del resto de juegos de Atelier y los pone tras el liderazgo de Nelke Von Lestamm, una aprendiz de alquimista proveniente de las clases aristocráticas. Con ella, deberemos reclutar a una serie de trabajadores y asignarles tareas en base a una tabla de estadísticas propias, para así hacer crecer la economía de Westland (la villa en la que desarrolla el juego); también deberemos cumplir con los objetivos personales de la protagonista.

El juego se desarrolla en torno a dos funcionalidades, medidas a base de turnos que suceden de manera semanal. De entrada, disponemos de un sistema de 'building' en el que podremos ir construyendo edificaciones de venta y trabajo, parcelas de cultivo, útiles y decorados. Nuestro objetivo aquí es asegurar un buen desarrollo del negocio de la alquimia y colaborar con la economía de la villa para así engrandecerla. Durante cada turno podremos ordenar la construcción de dichas edificaciones y gestionar tanto la venta y producción como el desempeño de nuestra plantilla.

Por poner un ejemplo, dispondremos de un atelier, un laboratorio de creación de productos en base a materias primas que tendremos que conseguir por nuestra cuenta. Podemos decidir hacer el encargo de fabricar varias unidades de cerveza para posteriormente ponerlas a la venta, ya que es un producto que funciona bastante bien en tienda durante las primeras horas de juego. Cada trabajador dispondrá de una barra de experiencia que delimitará su aforo de producción: a medida que ampliamos nuestra capacidad de fabricar nuevos productos en base a nuevas recetas, mejorará tal capacidad y, por tanto, su eficiencia en su puesto de trabajo; en el caso de los alquimistas, aumentará el número de productos que pueden sintetizar.

La otra funcionalidad consiste en aprovechar el tiempo libre que nos da el periodo de vacaciones. Eso sí, cada acción que realicemos aquí gastará parte del tiempo que disponemos antes de que se nos obligue a pasar el turno. Durante ese tiempo tendremos la opción de hacer visitas a los personajes que hayamos ido reclutando, quienes pueden mandarnos misiones de carácter secundario. Si conseguimos cumplirlas aumentaremos su nivel de amistad, por lo que desbloquearemos nuevas rutas de diálogo y nuevas misiones.

Otra tarea que podemos realizar durante las vacaciones son las expediciones, que serán una parte fundamental del juego; partir a explorar diferentes rutas será la fuente principal de conseguir materiales primarios. Estos materiales resultan esenciales tanto para construir los edificios como para elaborar los productos de alquimia que posteriormente pondremos en venta. Una vez terminada la ruta, si no se termina antes nuestro tiempo de turno, conseguiremos un cofre con materiales inéditos. El uso de estas rutas copará parte importante de nuestro tiempo, ya que aquí es donde se desarrolla el apartado JRPG del juego. A lo largo del camino nos toparemos con monstruos a los que tendremos que enfrentarnos: estos combates se desarrollan en el clásico modo de rol por turnos, en los que el orden de actuación irá en función de la destreza de cada personaje y estará indicado por una línea situada en la parte superior de la pantalla.

El sistema de combate es bastante sencillo y anodino, las criaturas por defecto son débiles y nuestro poder las supera sobremanera; su dificultad va aumentando según avanzamos en la aventura, aunque las mecánicas están muy simplificadas respecto al resto de entregas. Por cada acción acumularemos un punto de carga o 'drive', que consumiremos para acceder a movimientos especiales de mayor calibre o para usar objetos que podremos crear nosotros mismos. Habrá dos tipos de combatientes, los atacantes y los apoyos, siendo estos últimos controlados por la máquina. Tendremos, además, tres modos de afrontar los combates: de manera manual, automática y semi automática. En el modo manual manejaremos a los combatientes a nuestro antojo, en los otros dos restringiremos nuestras acciones parcialmente o en su totalidad para dejarle parte del trabajo a la IA.

Una vez terminemos cada turno, nos pondrán por delante el informe económico semanal que incluirá un resumen gráfico con nuestros resultados, indicando pérdidas y ganancias. Para la realización de las misiones no dispondremos de tiempo ilimitado, por el contrario, tendremos turnos prefijados para obtener resultados. Si empezamos a ser dejados en este aspecto, esto podría repercutir más adelante en nuestra aventura. Aunque en una primera instancia pueda abrumarnos la cantidad de tareas a las que tendremos que estar pendientes, el juego es bastante asequible en todos sus aspectos, por lo que los amantes de los 'builders' no deberían esperar aquí el nivel de profundidad de un simulador, ni los jugadores habituales de los JRPG con un sistema harto complejo.

Nuestra valoración

Nelke mezcla lo más satisfactorio de varios géneros, aunque se encuentra completamente en inglés, a nivel gráfico resulta simplón y la banda sonora pasa desapercibida.

Si te apetece un juego de gestión que te permita participar de los combates sin devanarte los sesos, Nelke & the Legendary Alchemists te dará lo que buscas. De lo contrario, hablamos de un spin-off por y para incondicionales de la franquicia nipona.