https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

¿Has jugado a... SteamWorld Dig 2?

SteamWorld Dig 2/Image & Form
SteamWorld Dig 2 / Image & Form

Un 'metroidvania' para todos los públicos

ANTONIO SANTO

Allá por 2010 el estudio sueco Image & Form se dio a conocer con el simpático 'SteamWorld Tower Defense', un juego de estrategia que invertía los roles habituales: los malos eran los humanos. El jugador se ponía en la hojalata (jajajá) de unos robots mineros que trataban de evitar que esos molestos sacos de carne les robaran el oro de sus excavaciones. Aquel juego acabó siendo el germen de una franquicia con cuatro juegos ya a sus espaldas (y un quinto en camino recientemente anunciado), con dos entregas dedicadas a la estrategia (el ya citado Tower Defense y el fantástico 'Heist') y otros dos de plataformas, 'SteamWorld Dig', cuya segunda entrega salió a la venta en formato físico en mayo del año pasado.

Parte de su éxito se explica por su divertida ambientación, una mezcla muy loca entre ciencia-ficción, western y steampunk, con robots humanoides de vapor recorriendo el desierto con sombrero de cowboy. En el primer SteamWorld Dig controlábamos al robot Rusty, recién llegado al pueblo de Tumbleton para reclamar la mina heredada tras la desaparición de su tío lejano Joe. Por desgracia, dicha mina estaba plagada de peligros… y en SteamWorld Dig 2, de hecho, Rusty ha desaparecido y no se sabe cuál fue su destino final.

En SteamWorld Dig 2 nos convertimos en Dorothy, una amiga de Rusty que viaja al pueblo de El Machino en su busca. Su propuesta jugable es en esencia la misma que en el juego anterior. Nuestra robot minera es especialista en cavar, y eso es lo que haremos la mayor parte del tiempo: nuestro objetivo es explorar las minas del pueblo, abrirnos paso a través de obstáculos, puzles y enemigos de toda índole, y descubrir finalmente los secretos que se ocultan bajo la tierra. Le acompaña en el viaje Ven, una especie de espíritu robótico con delirios de grandeza que aspira a dominar el mundo (y una obvia parodia de la irritante Navi que acompaña a Link en 'The Legend of Zelda').

Dado que hay casillas de terreno que ceden, o explotan, o que no se pueden cavar hasta que no mejoramos el pico, la cosa tiene más miga de la que parece. Además, tampoco es cosa de cavar a tontas y a locas: en ocasiones tendremos que 'construir' (o más bien, dejar de romper) ciertas partes para que hagan de escaleras o plataformas. Poco a poco iremos recopilando además una serie de gadgets que nos ayudarán a alcanzar zonas previamente inalcanzables, lo que anima a reexplorar el mapa constantemente para redescubrirlo, como en una versión más amigable del subgénero metroidvania.

Además, podremos mejorar dichos gadgets (así como el pico, la mochila y otros elementos del juego) con el dinero obtenido excavando gemas, además de con unas ruedas dentadas especiales que encontramos en zonas secretas, como premio por misiones y encargos o al acabar con ciertos enemigos. Estas ruedas se pueden quitar y poner para personalizar los gadgets con determinados efectos especiales, lo que nos permite adaptarnos a las circunstancias y a nuestro estilo de juego.

Como ya se ha dicho, explorando las minas nos encontraremos con enemigos que tendremos que despachar tanto a picazo limpio como mediante usos ingeniosos de nuestros gadgets. Aunque los hay prácticamente inofensivos, otros son algo más complicados… pero no mucho más. Francamente, SteamWorld Dig 2 es un juego bastante fácil, y para mí ése es uno de sus principales encantos. No exige demasiado y te anima a experimentar y explorar; cuando mueres simplemente reapareces en la superficie, y gracias a un inteligente sistema de viaje rápido que te lleva por túneles y ascensores directos a distintos puntos de la mina, apenas se percibe como un castigo.

Con un estilo gráfico simpático y original y una jugabilidad fluida y poco exigente, SteamWorld Dig 2 es un juego estupendo, perfecto para desconectar e ideal para una plataforma portátil como Nintendo Switch (que es la versión que he probado para este artículo). Es un juego pensado para que todo sea agradable, para dejarte siempre con una sonrisa en la cara. Con una jugabilidad muy pulida, vas explorando al ritmo casi relajante del pico de Dorothy, sin la presión de una dificultad alta y sabiendo que puedes intentar cualquier cosa sin sufrir un gran castigo por ello. Buen arte, buena música, personajes graciosos, una historia tan sencilla como efectiva.

Nuestra valoración

SteamWorld Dig 2 no inventa nada, pero logra ponerlo todo muy fácil para divertirse: se aprende a jugar en segundos, se disfruta incluso en sesiones de pocos minutos, se puede incluso abandonar y recuperar meses después sin ningún problema. Un juego que hace buena la etiqueta de «para todos los públicos»: no se me ocurre nadie que no vaya a disfrutar con él. Si se lo regalas a los pequeños de la casa, igual acabas tú jugando más que ellos.