https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

'Effie', un homenaje a las plataformas 3D desarrollado en España

Effie /
Effie

Los valencianos Inverge Studios participan de la iniciativa PlayStation Talents

JORGE GARMENDIA

PlayStation Talents, la iniciativa de Sony para apoyar la industria del videojuego española y posicionarla a nivel global, apuesta cada año por una selección de títulos creados por estudios modestos pero talentosos. El programa tiene como objetivo fomentar ideas originales e innovadores y hacer posible que se acaben materializando como videojuegos con personalidad propia. Effie, desarrollado por los valencianos Inverge Studios, es el último fruto de esta reconocida y admirada propuesta.

Inspirado en algunas de las mejores series del género de plataformas en 3D de las últimas décadas, Effie se construye como un juego de acción y aventuras en tercera persona donde el diseño moderno y colorido se combinan con una sensación de vieja escuela. Diversión, plataformas y exploración se unen para crear uno de los títulos indie más agradables y entretenidos lanzados este año.

A modo de cuento, la voz de un narrador anciano nos presenta la historia de Effie. Hace mucho tiempo, un fuerte aunque perezoso joven llamado Galand se negó a ayudar a una mujer cuya carreta había volcado en el camino. Lo que el chico no sabía es que era una poderosa bruja que, como consecuencia, lo maldice a vivir el resto de su vida como un hombre anciano.

Tras embarcarse en una aventura por recuperar su juventud, Galand descubre que el único modo de romper el castigo es demostrar a los viejos Guardianes del reino que posee un buen corazón. Algo que solo podrá conseguir derrotando a la bruja malvada y a sus secuaces y liberando los Llanos de Oblena de la oscuridad. Para esta hazaña, los Guardianes otorgan al desarmado caballero anciano el escudo mágico Runestone (alimentado por el poder de las runas), que le permitirá defenderse de sus enemigos.

La cuidada presentación del título hará que nos sumerjamos inmediatamente en el mundo de Effie. En gran parte, gracias a la voz en off, que acompaña durante toda la aventura y sorprende con líneas de diálogo recurrentes (tras una derrota en combate, una mala caída...); reaccionando a los pasos de nuestro personaje con comentarios divertidos. Esto aporta a la narrativa un toque de dinamismo y humor muy acertado.

Una vez acabada la introducción y tras los primeros pasos con nuestro protagonista, el juego nos proporciona libertad absoluta para explorar y elegir en qué orden afrontar cada uno de los escenarios principales.

La aventura de Galand tiene lugar en las planicies rojas de los Llanos de Oblena, una vasta llanura de colores vibrantes, llena de árboles y follaje. Un reino realmente hermoso que, gracias a su impresionante diseño artístico, cobra vida e invita a ser explorado, pero que en el fondo es estéril y no cuenta con demasiadas opciones que descubrir más allá de algunos coleccionables.

Runestone, el escudo mágico de Galand, es también un medio de transporte. Sobre él, a modo de tabla de surf voladora, podremos atravesar las planicies con rapidez enlazando los puntos de incremento de velocidad y de salto repartidos por el mapa.

Las tres localizaciones principales están cuidadosamente elaboradas. Los entornos diferenciados entre sí por su ambientación mezclan motivos futuristas y medievales, manteniendo la sintonía con el estilo visual animado pero elegante que caracteriza a Effie. En este sentido debemos mencionar el claro guiño de Inverge Studios a una de las obras más importantes de la literatura castellana: Don Quijote de la Mancha. El entorno en general y, la ciudad de los molinos en concreto, nos transportan intencionadamente a aquel lugar de la Mancha de cuyo nombre no queremos acordarnos.

Estas áreas cerradas principales cuentan con estancias a varios niveles interconectadas ente sí, repletas de rompecabezas y campos de batalla. Así, será necesario combinar el ingenio con la habilidad para encadenar los saltos dobles y el sprint en el aire para superar la sucesión de interruptores, trampas, plataformas móviles o elevadores que nos iremos encontrando. Sortear los diferentes obstáculos requiere de cierta sincronización, pero no es una tarea de gran dificultad. Sin embargo, la variedad en los recorridos logra mantener la emoción y el atractivo de la experiencia e incita al jugador a completar las mazmorras y descubrir cada uno de sus rincones y secretos. Cabe destacar lo bien implementado que está el control del personaje, que resulta placenteramente preciso.

Aunque Effie es inicialmente un título de plataformas, las mecánicas de su jugabilidad no se reducen simplemente a correr y saltar, sino que el combate toma también un papel importante. Para afrontar las batallas contra agitados fantasmas y demonios contaremos con una serie de ataques pesados ​​y ligeros, un par de movimientos especiales y una cúpula protectora de energía. A decir verdad, tras las primeras batidas descubrimos que los enemigos que acechan a Galand son numerosos, pero no suponen una verdadera amenaza, por lo que el sistema de lucha pronto se siente endeble y poco satisfactorio.

Finalmente, el esquema de mejoras del personaje es simple. Mientras jugamos vamos adquiriendo runas y descubriendo algunas de las reliquias ocultas, lo que nos otorga experiencia con la que subir de nivel e incrementar nuestro poder.

Nuestra valoración

Effie es un divertido juego de plataformas y acción con el que disfrutar de principio a fin durante sus aproximadamente seis horas de duración. Por un lado, su particular estilo narrativo en forma de cuento, su precioso y llamativo aspecto visual y su banda sonora armoniosa y dulce, lo convierten en una aventura sobresaliente. Por otra parte, lo que entendemos a priori como sus puntos menos fuertes (la sencillez de sus mecánicas y una curva de dificultad demasiado asequible), lejos de penalizar al título, lo convierten en la mejor opción para iniciar a los mandos al público más joven.

Definitivamente, Inverge Studios ha logrado crear un videojuego sencillo y sin aspiraciones, pero original, entretenido y de calidad. Un digno homenaje a los grandes del género tridimensional como 'Spyro', 'Ratchet & Clank' o 'Jak and Daxter'.