https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

Ace Combat 7 Skies Unknown: intrigas de altos vuelos

Ace Combat 7 /Bandai Namco
Ace Combat 7 / Bandai Namco

Bandai Namco firma el capítulo más elaborado de la franquicia

JULEN PRADAS

Ace Combat inició su andadura allá por 1992, por lo que está a punto de cumplir 27 años (algo al alcance de muy pocas franquicias). Su última entrega es también la primera para esta generación de consolas, prometiéndose la mayor experiencia de combate aéreo aparecida hasta la fecha.

Ciertamente no soy experto en el género, al inclinarme más por la simulación espacial en juegos como 'Elite Dangerous' o 'StarCitizen', pero sentía curiosidad. Así, he topado con acción a raudales, un increíble aparatado gráfico y una narrativa fantástica.

Puede ser pronto para decirlo, pero Ace Combat 7 aspira claramente a ser la mejor entrega de toda la franquicia. Si bien es cierto que no aporta nada nuevo, lo que sí hace y de manera sobresaliente es pulir los fundamentos de la serie.

Empezamos por el control, que suele ser el principal handicap en este tipo de títulos. Encontramos dos maneras de jugar: una más arcade (marca de la casa), donde manejar el caza se vuelve sencillo a la par que divertido; y otra opción mas realista, que sin llegar a ofrecer una simulación completa, sí que vuelve al caza mas difícil de controlar para aquellos jugadores poco acostumbrados al género. Nuestra recomendación es que empecéis por el manejo estándar y cuando os veáis con soltura suficiente cambiéis al modo experto.

Respecto al apartado visual, destaca el mimo impreso en cada detalle: desde el modelado de los aviones hasta la recreación de los cielos y las nubes. Los escenarios no rayan a la misma altura, aunque es lógico dada la velocidad a la que los sobrevolamos, sin que nos dé tiempo a recrearnos en su contemplación. Es preciso sacrificar detalles en estas zonas para conseguir la fluidez necesaria y obtener la tan ansiada sensación de velocidad.

Lo mejor de todo, sin duda, son los efectos de partículas y la iluminación. Ver cómo se van formando o difuminando las nubes, o cómo van deslizándose las gotas de agua por la cabina a medida que empieza a llover, deja boquiabierto.

Centrandonos en la trama, nos encontramos con dos naciones ficticias enfrentadas: Osea y Erusea terminan en guerra por cierto conflicto de intereses, lo que nos mete en la piel de Trigger, un piloto de cazas con varias misiones a completar. Dicha premisa justifica pues acción e intriga, brindándonos unas cinemáticas espectaculares entremedias. Al ser un argumento bélico/político parece fácil perderse, pero los giros de guión nos atrapan desde la primera mision, como si de una película o serie de televisión se tratase.

En cuanto a las misiones propiamente dichas, podemos completarlas en tres modos de dificultad (fácil, normal y difícil), en función de nuestra pericia a los mandos. También se incluye una tienda de aviones, mejoras y armamento, que invita a rejugar los niveles.

Y hablando de aeronaves, en esta entrega están mas 'vivas' que nunca: la meteorologia es un punto clave en muchas fases. Nos encontraremos con lluvia, granizo e incluso tormentas eléctricas, que pueden complicar el manejo. De hecho, influyen en diferentes partes del avión, siendo los motores la más delicada (se congelan si volamos a demasiada altura). Además, dado que cada misión ronda los 30 minutos de duración, hacer sufrir al caza en la primera mitad puede avocarnos al fracaso más estrepitoso.

Los enemigos, por su parte, nos pondrán a prueba en todo momento: recibimos fuego tanto desde el aire como desde tierra, sin un segundo de respiro. Especialmente en el nivel de dificultad más alto, cuando la IA nos hará sudar tinta. Punto negativo merecen nuestros aliados, cuyo apoyo a la hora de eliminar enemigos es puramente anecdótico.

Nos queda por detallar el modo multijuador, con pocas opciones. Podemos enfrascarnos en batallas por equipos o todos contra todos, sin más, por lo que esperamos la incorporación de modalidades más variadas en futuras actualizaciones.

La guinda del pastel la pone la inclusión del modo VR, que a pesar de ser extremadamente corto se antoja una excelente demo técnica; sienta las bases de un proyecto harto prometedor.

Otra cuestión de agradecer es el contenido exclusivo incentivado por la reserva. Dependiendo de la plataforma recibiremos una entrega previa de la saga: 'Ace Combat Squadron Leader' en PS4 y 'Ace Combat 6: Fires of Liberation' en Xbox One..

Nuestra valoración

Ace Combat 7 nos deja muy buenas sensaciones. La vuelta del gigante dormido de Bandai Namco es sin duda la mejor de las noticias; tanto para los incondicionales de la franquicia (por mantenerse fiel a sus bases), como para los recién llegados, gracias a las opciones de control accesible y a una trama de impacto.

Como aspectos negativos señalamos un multijugador limitado y la falta de doblaje al castellano, complicándose la lectura de subtítulos en pleno vuelo (algunos podrían perderse diálogos cruciales).