https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

Collection of Mana: tres emblemas del JRPG en Nintendo Switch

Collection of Mana /
Collection of Mana

Square Enix recupera 'Mystic Quest', 'Secret of Mana' y 'Trials of Mana'

MARC FERNÁNDEZ

Nintendo Switch es la consola ideal para revisitar los clásicos, llegados en forma de revisiones o recopilatorios. La comodidad que ofrece el formato portátil evita tener que utilizar grandes televisores en 4K, que resaltan las costuras de títulos hechos bajo motores gráficos de tiempos pretéritos. Resulta mucho más factible utilizar una pantalla modesta con la que no dejarnos la vista vislumbrando enormes píxeles en blanco y negro.

Square Enix ha visto negocio en vender nostalgia a sus insaciables seguidores, fagocitadores de ports en HD y remakes, para los que el JRPG clásico no parece que vaya a morir nunca; solo hay que ver todas las versiones de los Final Fantasy más populares que pueden coleccionarse para las diferentes plataformas. No debe verse como algo malo, a fin de cuentas la demanda ha hecho posible lo que en un principio parecía una utopía: la tan laureada séptima parte reconvertida a los tiempos que corren.

En esta ocasión le ha tocado el turno a uno de los experimentos más destacables de la primera década de la ya extinta Square, la trilogía Seiken Densetsu (más conocida como Secret of Mana por estos lares), que llega a Occidente en forma de recopilatorio tal y como fueron concebidos los títulos originales: a base de pura emulación, alejado de los updates gráficos como el más que olvidable 'Secret of Mana HD Remake' que llegó a Steam el año pasado.

Para quien no lo sepa, Secret of Mana es la segunda parte de una trilogía que Square trató de convertir en spin-off de los primeros Final Fantasy de NES, cambiando por completo la fórmula de combates inmóviles por turnos e introduciendo una mecánica muy similar a la de 'The Legend of Zelda: Link's Awakening'. El lanzamiento del primer título de la trilogía, 'Mystic Quest', tuvo sus más y sus menos, ya que a pesar de que los resultados fueron convincentes, se quedaba muy atrás de los referentes del género de la época (como 'Link to the Past'). No fue hasta la llegada de la segunda entrega que se consolidó como una franquicia independiente y con espíritu propio.

Pero vayamos por partes. Collection of Mana trae consigo los tres primeros juegos de la serie: Mystic Quest, ('Final Fantasy Adventure'), 'Secret of Mana' y el inédito 'Trials of Mana', uno de los JRPG más impresionantes a nivel técnico de la época de SNES, que hasta hoy no había pisado territorio europeo. Esta recopilación nos llega de forma tardía, dos años después de su lanzamiento en Japón, aunque ya se encuentra disponible tanto en formato físico como en digital a través de la eShop.

Mystic Quest

El primer título de todos es el más complejo de comprender: Mystic Quest fue un juego experimental lanzado originalmente para Game Boy en 1991, que pretendía acercar a la franquicia Final Fantasy a un género al cual Square no estaba muy acostumbrada, pero que había cosechado numerosos éxitos por parte de la gran N. El resultado fue una especie de The Legend of Zelda que incluía ciertos elementos característicos de los JRPG, como la posibilidad de subir de nivel, mejorar estadísticas y jugar con los efectos de estados elementales.

Su historia no es nada original: encarnamos al héroe clásico que, por circunstancias del destino, resulta ser el elegido para salvar al mundo y rescatar a la moza de turno de las garras del malvado emperador. A nivel jugable es justamente lo que se esperaría de un título de estas características, un mapa gigantesco a explorar sin guía alguna más que las indicaciones que nos dan los npc's, y un sinfín de mazmorras plagadas de enemigos, jefes finales y crípticos puzles que cabrearán a más de uno.

Lo más destacable del título es que, a pesar de su aparente simpleza jugable (un botón para atacar y otro para lanzar hechizos), oculta mucha más enjundia de la que se ve a simple vista. Dispondremos de diferentes armas y hechizos que deberemos ir alternando en función de las vulnerabilidades de los enemigos y según requieran los puzles. En base a las propiedades de cada utensilio, deberemos usar la cabeza para ir resolviendo los acertijos y superando barreras para así ir avanzando en la historia.

Por cada tipo de arma, además, tendremos uno o dos ataques especiales que podremos ejecutar si cargamos nuestra barra de hechizo al máximo, por lo que posibilidades hay para rato. Aún con todo lo comentado, huelga decir que es la entrega que peor ha envejecido de las tres; su tosco sistema de combate es hoy día más incómodo que nunca, y los puzles, dadas las limitaciones de hardware de la época, son demasiado rebuscados, tramposos y muchos de ellos carecen de sentido. Independientemente de esto quiero reseñar también que su banda sonora, de principio a fin, es una maravilla que perdurará como una de las mejores en la biblioteca de los 8-bits.

Secret of Mana

El segundo título de la recopilación es quizás uno de los JPRG más reconocidos del catálogo de SNES. El salto de Mystic Quest con los 8 bits a los 16 de Secret of Mana fue el paso que necesitaba la saga para consolidarse como una franquicia independiente, con una personalidad mucho más desarrollada. De hecho, aunque se conservó gran parte del pilar jugable que definió a Mystic Quest, supieron añadir una buena cantidad de mejoras por las que el combate se convirtió en una experiencia la mar de satisfactoria. Por desgracia, y al igual que la primera parte, nos llega en completo inglés. No requiere de un nivel muy avanzado, pero comprendo que esto pueda echar para atrás a muchos usuarios.

La principal novedad es que la barra de hechizo se utilizaba para cargar nuestros ataques, provocando la sensación de falsos turnos; eliminaba la tosquedad de la anterior entrega y mejoraba en calidad de diversión. Además, el poder disfrutar de la campaña en multijugador hace que nos libremos de la insufrible la IA de los aliados.

Más destacable es el salto visual y artístico, inolvidable para nuestras retinas; cosa nada a extrañar viniendo del limitado estilo monocromático de Game Boy. Topamos así con paisajes coloridos y llenos de vida; con unos personajes mucho más detallados. En definitiva, un título que sigue siendo hoy igual de divertido e impactante que en su momento, aunque siga arrastrando ciertos problemas como la falta de accesibilidad, lo engorroso de sus menús e inventario y una cámara que entorpece más que ayuda.

Trials of Mana

El tercer y último juego del recopilatorio es quizás el que más pueda interesar a los seguidores de la franquicia en Occidente. Que sea la primera vez que Trials of Mana pisa territorio europeo es un motivo más que suficiente para hacerte con el pack, máxime llegándonos traducido al castellano.

Trials of mana dispone de un combate mucho más profundo e inteligente, fruto de la experiencia recogida en los otros juegos. En este iremos cargando nuestros ataques especiales a medida que vamos golpeando, lo que ofrece un dinamismo especial con respecto lo visto en Mystic Quest y Secret of Mana. Un título redondo en todos los sentidos.

El aspecto más destacable del título es que cuenta con una historia muy rejugable, dado que tanto el héroe inicial como sus dos compañeros son escogidos entre varios personajes, con historias y características diferentes entre sí. Completar la aventura varias veces, probando las distintas combinaciones de personajes, alarga la duración de manera significativa.

El juego cuenta además con un apartado visual cuidado hasta el más mínimo detalle y una banda sonora de escándalo, por lo que tiene todas las características de un imprescindible. Eso sí, téngase en cuenta que hay anunciado un remake 3D para el año que viene.

Quitando algún que otro bug puntual, el trabajo de conversión tras Collection of Mana es magnífico; la emulación va a las mil maravillas y no existen tiempos de carga a la hora de movernos entre los menús del emulador o cargando las partidas; no existen ralentizaciones de ningún tipo, la imagen es completamente limpia y los juegos se mueven suaves y estables. Es reseñable la poca batería que consumen de la consola.

Nuestra valoración

Collection of mana es una recopilación que muchos seguidores de la franquicia estarán encantados de revisitar. Por el contrario, si nunca has tenido la opción de probarla y te encantan las viejas glorias del género, con este pack tienes muchas horas de entretenimiento a un precio modesto.