https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Análisis de Valkyria Chronicles 4: rol táctico inspirado en la Segunda Guerra Mundial

Valkryia Chronicles 4 /SEGA
Valkryia Chronicles 4 / SEGA

Lo último de SEGA está disponible para Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC

MARC FERNÁNDEZ

La comunidad «gamer» sabe que hay ocasiones en las que nos es difícil enmarcar a ciertas obras en un género concreto. Es más, de vez en cuando sale alguna que otra joya rebosante de carisma y personalidad que es capaz de elaborar una identidad propia y que se vuelve automáticamente inclasificable.

Videojuegos que, por ejemplo, tienen un carácter muy de nicho. Además de que no todas las compañías suelen disponer de un bagaje económico potente para poder destacar entre tanta mega producción y así llamar la atención de nuevos compradores.

Un claro ejemplo es el que hoy nos acontece, la cuarta parte de Valkyria Chronicles, una franquicia que surgió en pleno apogeo de la generación pasada. Después de varios intentos por trasladarse a portátiles y un par de spin off descafeinados, regresa por todo lo alto con una entrega para las principales plataformas de nueva generación.

Además, lo hace, por fin, rompiendo con la barrera idiomática que suponía el no traer el juego traducido, cuestión que ayudó en parte a invisibilizar la magnífica primera entrega y a no despegar en ventas hasta pasadas varias semanas después de su lanzamiento.

Sega por fin ha escuchado a sus fans de la comunidad hispánica y nos ha traído, posiblemente, a uno de los mejores tapados de 2018, y una clara competencia en cuanto a nivel de calidad se refiere dentro de la gran carga de lanzamientos en este mes de septiembre.

Se trata del ejemplo perfecto de cómo no hay que guiarse tanto por las inmensas campañas de marketing para descubrir un buen videojuego.

Valkyria Chronicles 4 sigue la estela que marcaron sus antecesores, una divertida y original jugabilidad que combina estrategia dinámica por turnos con ciertos aspectos que caracterizan a los juegos de rol japoneses; y nos cuenta su historia con un formato adaptado de las novelas visuales que tanto triunfan en el país del sol naciente.

Valkyria Chronicles es amor a primera vista, su fórmula y mecánicas propias siguen funcionando a la perfección 10 años más tarde de la salida del original. El sistema de administración de los turnos mediante PC mantiene fresca una jugabilidad que convencerá incluso a los detractores de los combates pausados.

La jugabilidad es sólida, a priori se antoja de rápido aprendizaje y sencilla ejecución. Es al ir aumentando la dificultad de las misiones cuando el juego nos hace ver que todo cuenta: el posicionamiento de las unidades al terminar nuestros turnos, haber seleccionado bien las clases para el despliegue de tropas y hacer uso del interesante sistema de amigos para despertar las habilidades ocultas de cada soldado durante la batalla.

En esta entrega se han esforzado especialmente por hacer de cada misión una experiencia completamente diferenciada para evitar la posible repetitividad en los mapas, misiones que, por cierto, casan completamente con el contexto que propone la trama, es decir, que las partidas no se sienten como elementos independientes, y están construidas de forma que satisfacen las exigencias del guion.

Argumento que sin duda es el otro pilar fundamental de esta cuarta entrega. La historia es plena, conmovedora y está repleta de momentos intensos. Los personajes rebosan carisma y están fantásticamente escritos. Si eres un aficionado a las novelas visuales japonesas o te va el anime, se encuentra en el formato perfecto para que parezca que disfrutas de dos ocios distintos al mismo tiempo: ver una serie y jugar a un videojuego.

La banda sonora es espectacular a todos los niveles, hay temas que probablemente querremos volver a escuchar una vez fuera del juego. Y no nos extraña en absoluto viniendo de Hitoshi Sakimoto, el compositor fijo de la franquicia y de obras como Final Fantasy XII. Toda una delicia auditiva.

Si tuviéramos que apuntillar este análisis con algún aspecto negativo del juego, recurriríamos a la falta de novedades jugables con respecto a otras entregas, y momentos puntuales de tosquedad con los controles que pueden hacerse un tanto frustrantes.

Evidentemente, el bagaje de lo positivo hace que reste importancia a las objeciones comentadas, además, gracias a una gran traducción y localización al castellano, y a la no continuidad argumental entre entregas, se vuelve un título idóneo para introducir la saga a nuevos jugadores cuya premisa atraiga su atención.