https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Análisis de Mega Man 11: el retorno del héroe robótico

Mega Man 11 /Capcom
Mega Man 11 / Capcom

Ya disponible para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC

JORGE GARMENDIA

Mega Man, una de las sagas pioneras en el desarrollo de los videojuegos de plataformas y el mayor estandarte de los Run & Gun, cumplía el pasado curso tres décadas desde el lanzamiento de su primera entrega en 1987. Sin embargo, el último título numerado de la serie principal, Mega Man X, fue publicado hace ya ocho años. Desde entonces parecía que Capcom se había olvidado por completo de una de sus franquicias históricas, hasta que con motivo de esta celebración nos sorprendió con el anuncio de Mega Man Legacy Collection, un recopilatorio de las seis primeras entregas que cosechó grandes resultados en todos los sentidos.

A pesar de ello, los nipones sabían que la colección no llegaría a satisfacer por completo a los más fanáticos, que pedían a gritos algo nuevo y fresco, pero la marcha de la desarrolladora de Keiji Inafune para, supuestamente, seguir una carrera independiente que le permitiera una mayor libertad creativa, hacía necesario encontrar un nuevo director de orquesta dispuesto a afrontar semejante reto. Y es que la salida del famoso diseñador artístico y productor, que había sido durante treinta años el gran creador y adalid de la franquicia, puso en la cuerda floja el futuro del niño robótico más reconocido de los videojuegos.

Finalmente los elegidos para llevar a cabo la difícil tarea de crear una secuela directa de la serie fueron Koji Oda y Kazuhiro Tsuchiya, que nos presentan ahora Mega Man 11. Un resultado más que notable en el que el director y el productor, junto con su equipo, han logrado crear desde cero una obra identificable pero innovadora que, con un enfoque fiel a sus orígenes, no pretende ser otro título más de estilo retro sino que intenta traer al presente un protagonista clásico.

Mega Man 11 es una aventura de plataformas y acción en dos dimensiones con estética contemporánea. Un producto muy similar a lo que conocemos de toda la vida pero con ciertas pinceladas de innovación. Desde un primer momento el juego parece disputar dos frentes diferentes pero entrelazados. Por un lado pretende hacer recordar al jugador por qué el clásico concepto de Mega Man es un producto reconocido y arraigado en la historia de los videojuegos; por otro, encuentra nuevas formas de impulsar hacia el futuro una fórmula de sobra conocida. Así, Mega Man 11 resulta exitoso en ambos propósitos, demostrando convincentemente que al bombardero azul aún le quedan muchas batallas que librar a los mandos.

El argumento de Megaman 11 nos lleva a los tiempos de universidad en los que el virtuoso Dr. Light y el corrompido Dr. Wily comenzaban a hacer sus primeros experimentos con máquinas y a forjar sus ideales sobre la ética de la robótica. El conflicto comienza cuando el Dr. Wily recuerda en sueños aquellos tiempos y cómo una de sus investigaciones, un dispositivo que potencia la velocidad y el poder de los robots más allá de sus límites naturales, es frenado debido a su potencial riesgo en favor de los estudios de Dr. Light. Momento en que las diferencias ideológicas entre ambos profesores les llevaron a volverse enemigos. Ahora un furioso Wily se ve decidido a equipar a sus máquinas con este mecanismo prohibido con el objetivo de conquistar el mundo, ante lo cual el Dr. Light decide hacer lo propio con Mega Man para capacitarle de las habilidades necesarias para vencer a sus nuevos enemigos.

Dicho argumento es narrado a través de una sucesión de imágenes y algunas escenas dinámicas con subtítulos en castellano. Por su parte, eldoblaje al inglés para los personajes principales destaca favorablemente por el papel de los actores de voz.

Mega Man 11 se desarrolla a través de ocho etapas principales que deberemos atravesar para enfrentarnos y salir victoriosos ante los distintos jefes; de los cuales, una vez derrotados, adquiriremos una habilidad. La cuadricula de ocho robots nos plantea una lista de escenarios desafiantes y unidos entre sí, cada uno con su propia temática. Las etapas, que son bastantes largas, abarcan desde los típicos niveles de hielo o electricidad a mundos novedosos como uno compuesto por pelotas de goma donde jugar con los rebotes para sortear cada obstáculo. El diseño de escenarios es excelente y aprovecha cada estética para crear mecánicas de juego bien diseñadas y pensadas, a pesar de lo cual algunas estancias parecen vacías y sin propósito.

La principal novedad de Mega Man 11 tiene que ver con el eje central del argumento: el peligroso dispositivo creado por el Dr. Wily. El llamado Double Gear System afecta a las capacidades clásicas de Mega Man de dos maneras. Por un lado el Power Gear permite una doble carga de disparo, lo que aporta a todas las armas una doble versión. Por otro, el Speed Gear acelera a nuestro personaje y vuelve más lento el mundo que le rodea. Asimismo, cuando la salud de nuestro pequeño robot se vea reducida al mínimo podremos activar ambos potenciadores a la vez, en un último esfuerzo de supervivencia. Eso sí, estas mejoras se calientan con facilidad y cuentan con un tiempo de enfriamiento, por lo que administrar correctamente el indicador, especialmente durante las peleas contra los jefes, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de nuestra misión.

El nuevo sistema de juego aporta versatilidad a una estructura de habilidades clásicas que se conservan en su totalidad y, afortunadamente, no vuelve menos desafiante a la experiencia. La dificultad típica de la franquicia está ahí y superar la aventura sigue requiriendo un alto nivel de destreza. Se mantienen tanto los saltos de precisión (un solo error provoca la muerte), como los enemigos que atacan desde todos los ángulos, aspectos que pondrán a prueba nuestra paciencia. No obstante, el control de Mega Man es intuitivo y ágil, y las acciones básicas de correr, saltar o deslizarse responden a la perfección a cada movimiento de los botones y la cruceta.

Además, como es habitual, la posibilidad de elegir el orden de los niveles se traduce en un ajuste dinámico de la dificultad a cargo de cada jugador, que podrá establecer su propio patrón y comprobar cómo no es lo mismo afrontar un escenario si disponemos de uno u otro poder. En la mayoría de las ocasiones, para avanzar, es necesario frenar unos segundos, analizar la situación y utilizar adecuadamente las diversas herramientas que hemos ido consiguiendo.

Esta entrega también incorpora una tienda donde intercambiar los pernos recolectados por actualizaciones o artículos consumibles. Es decir, un lugar donde equiparnos con algunas ayudas para afrontar las misiones, que las hacen más accesibles pero que no suponen una rebaja notable de la dificultad.

En lo que respecta al apartado técnico de Mega Man 11 la nota es de sobresaliente. El cambio más destacable es sin duda el aspecto visual, que se aleja del pixel art y presenta un estilo anime con gráficos compuestos por polígonos 3D enfocados desde una perspectiva plana en dos dimensiones. Los colores son sólidos y están bien definidos, aportando un look limpio y minimalista a toda la experiencia. Igualmente cabe resaltar el trabajo del equipo artístico con el diseño de los enemigos y los escenarios.

La parte musical sirve de colofón a una presentación redonda. La composición general es espectacular, con pistas basadas en tonos electrónicos, triunfalistas y épicos que ayudan a amplificar el escenario e introducen al jugador en el ritmo frenético de la aventura.

Nuestra valoración

Mega Man 11 es un juego de plataformas y acción vibrante que, diseñado con carisma y personalidad, mezcla el pasado con lo innovador a través de un estilo gráfico inédito.

Una actualización sensata que no suaviza la fórmula y proporciona la mejor experiencia a los veteranos, a la vez que se vuelve más accesible para las nuevas generaciones.

El héroe robótico renace cargado de ideas, dejando entrever cómo podría evolucionar la franquicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos