https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Análisis de F1 2018: la emoción de la Fórmula Uno en tu consola

F1 2018 /Codemasters
F1 2018 / Codemasters

El simulador ya está disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC

AIMAR ALONSO

Muy poco me ha faltado para coger el texto del año pasado, copiarlo, retocarlo con las mejoras de este año y lanzar esta review sin mayor trabajo. Y no, no hubiese sido ni por pereza, ni por repetición. El «problema» es que Codemasters se supera cada año con su franquicia estrella, logrando pulir un producto al que muy pocas pegas se le pueden poner.

Si acaso, este redactor echa en falta el fantástico Campeonato Cooperativo que tantas alegrías nos dio años atrás y, por supuesto, el modo a pantalla partida que, honestamente, no esperamos que vuelva.

Pero dicho esto, todo lo que comentemos a partir de ahora sobre el F1 no hará sino incrementar vuestras revoluciones y ganas de poneros al volante de los monoplazas mejor simulados hasta la fecha. Uno de los puntos en los que siempre hago hincapié es en la capacidad de adaptación que tiene el título para cualquier tipo de jugador: desde un jugador más arcade que juegue con mando, hasta el piloto de simulación con volante y asiento. Ambos controles exquisitos, por cierto.

El juego permite reglar una multitud de ayudas y características que permiten a cualquier clase de piloto disfrutar de un desafío ajustado sintiendo toda la fuerza del circo de la F1. Eso sí, la IA se muestra demasiado agresiva prácticamente en cualquier modalidad, algo que se hace más notorio (y errático) en los modos más sencillos o arcades, lo que en más de una ocasión hará que nos ganemos una penalización, un toque o directamente la rotura de nuestro monoplaza.

Especialmente frustrante (pero que no influye en la diversión que ofrece el título) es la capacidad que tiene el juego de culparnos prácticamente de cada lance de carrera, aunque esto se supera aumentando la dificultad progresivamente (y mejorando nuestro pilotaje, claro).

F1 2017 con chapa y pintura

Una vez en pista nos encontramos con prácticamente el mismo gran juego del año pasado, con las novedades del «Halo», el sistema de seguridad para la cabeza de los pilotos que hace apenas un par de Grandes Premios salvó la vida de Charles Lecrerc, piloto de Sauber; un nuevo sistema de suspensión que nos hará notar cada bache o piano que tomemos (sin llegar al nivel del mapeado láser de Assetto Corsa, ojo) y el regreso de las entrevistas durante el fin de semana en las que, cual juego de Rol, deberemos responder certeramente en un límite de tiempo preestablecido.

En este sentido cabe resaltar que nuestras respuestas, esta vez sí, influirán en el ánimo del equipo y en nuestro carácter como corredor. Pudiendo hacer que determinadas mejoras no lleguen a tiempo o, directamente, no lleguen porque el departamento de turno se ha visto afectado por nuestras declaraciones públicas. Algo muy a tener en cuenta si, una vez solventado el primer Campeonato, deseamos fichar por un equipo mejor o continuar labrándonos un nombre en nuestro actual equipo.

Como ya habréis intuido, regresa el sistema de mejoras del coche mediante la realización de diversos hitos a lo largo del fin de semana, exactamente igual que en la pasada entrega, salvo algún añadido más en las pruebas, como la gestión del ERS.

Que es, precisamente, otra de las novedades de F1 2018: la posibilidad de manejar manualmente el ERS (Energy Recovery System), el «heredero» evolucionado del KERS que nos permitirá, mediante 5 opciones pre-programadas, conseguir ese adelantamiento imposible en una de las grandes rectas de China.

Un online más caballeroso... en principio

A nivel competitivo online y más modos de juegos, regresan Gran Premio, Contrarreloj y Campeonatos. Como hemos dicho antes, pocas novedades al respecto. Si acaso, mencionar el sistema de reputación conocido como Superlicencia que tiene en cuenta nuestra deportividad y rendimiento, logrando en ocasiones carreras más «amables» para el jugador.

Los que hayáis probado los modos online de los F1 de los últimos años habréis vivido en vuestras propias carnes esas carreras un tanto «extremas» con poco o nada de realismo frente a la F1 tradicional.

En cualquier caso, está claro que Codemaster pone toda la carne en el asador con su modo carrera, sin duda piedra angular del título y modo de juego por antonomasia que hará las delicias de todos los amantes de este deporte. Incluso completando los fines de semana recortando los grandes premios y la clasificación, tenemos para horas y horas de juego. Sin olvidar que, según nuestra reputación, terminada la temporada tal vez podamos gestionar un nuevo contrato con otra escudería y volver a empezar.

Más de lo mismo y nosotros nos alegramos

Una vez más, podremos pilotar hasta nueve monoplazas históricos en diversas pruebas o incluso campeonatos que programemos, amén de los eventos de exhibición a los que seremos invitados cada poco tiempo dentro de nuestro modo carrera.

Técnicamente este F1 2018 se siente un tanto más solvente que el año pasado, aunque mantenga su Ego Engine 4.0: casi perfecto en todo lo que tiene que ver con circuitos, monoplazas y físicas; y algo menos detallista en cuanto a ambientación y modelado de pilotos. Aun así, como comentaba, el juego rinde de maravilla y estamos ante la versión visual más espectacular de los últimos años.

También se notan los cambios sonoros. Cada monoplaza es un mundo y sus motores rugen de acuerdo al nivel y situación actual de cada escudería. Por supuesto, volvemos a tener un título totalmente doblado al castellano, con la inclusión de los nuevos logos y música oficiales de la FIA y nuestro ya más que conocido ingeniero de pista que, una vez más se queda algo corto en carreras personalizadas, notándose su utilidad real en los modos de simulación más avanzados. Aún así, todavía no han logrado alcanzar el nivel logrado con los ingenieros de hace un par de ediciones. Ojalá puedan recuperarlos.

En definitiva, podría parecer que hablamos una y otra vez del mismo juego, pero no es así. Mantiene año tras año las bases técnicas y jugables que realmente funcionan y se nota el trabajo a posteriori de Codemasters para ir puliendo poco a poco, pero sin pausa, todos aquellos elementos que no acababan de funcionar. Incluso a costa de reciclar elementos que en su día fueron descartados.

Yo lo tengo claro, si este F1 2018 incorporase el Modo Carrera Cooperativo, para mí sería el mejor F1 de la historia.