Todos los vehículos de emergencias deberán llevar luces azules en dos años

Ambulancia de la DYA con los distintivos luminosos de color azul./E. C.
Ambulancia de la DYA con los distintivos luminosos de color azul. / E. C.

La orden ministerial recoge la normativa en vigor en la mayoría de la UE y responde a las reivindicaciones históricas del sector

DAVID PUNGIN

Se terminaron los distintivos luminosos amarillos en las ambulancias, los camiones de bomberos y cualquier otro tipo de vehículos de asistencia sanitaria, protección civil y salvamento. En dos años todos deberán ser de color azul. Así se recoge la orden ministerial que publicó ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que comienza a ser efectiva hoy. De esta forma, los coches patrulla de la Policía dejarán de ser los únicos que cuenten con este modelo de dispositivos. España se adaptará así a la normativa existente en la mayoría de países de la Unión Europea, en especial a la de Francia y Portugal, donde en situaciones de emergencia es habitual que los equipos españoles actúen, y viceversa.

Portar los denominados rotativos de color azul era una de las reivindicaciones más antiguas del sector de emergencias. «Llevábamos 15 años demandando este cambio y en los últimos cinco ya era más que necesario: proliferan los vehículos equipados con distintivos amarillo auto: camiones, servicios municipales, tractores... Los conductores se habían acostumbrado y ya no nos daban prioridad», explica un responsable de la DYA.

Con el fin de que el proceso de cambio se efectúe de manera paulatina, la orden ministerial otorga un plazo de dos años para que los titulares de los medios de transporte afectados modifiquen el color de sus dispositivos de emergencia. Pero muchos de ellos ya estaban sobre aviso y han sido previsores. Desde la DYA explican que el anterior director de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, ya había anunciado cinco meses atrás que la nueva medida era inminente. Por este motivo, los responsables de los distintos equipos a los que se obliga a realizar estos cambios habían dado la orden a los fabricantes para que incluyesen el azul en los vehículos que se fabricasen a partir de entonces.

Los que se encuentren ya en circulación y estén equipados con el amarillo auto tendrán que ir adaptándose a la normativa poco a poco. Ya no es suficiente con cambiar los plásticos que protegen las lámparas, como se hacía antiguamente. Ahora los dispositivos de emergencia cuentan con luces led, por lo que el proceso es más costoso.

Medida beneficiosa

«Esta medida repercutirá positivamente tanto en los conductores de los vehículos de emergencia como en los pacientes de estos y los usuarios de las carreteras», defienden en la DYA, y añaden que también es una buena noticia para los extranjeros que vienen a hacer turismo a España, ya que no tendrán que acostumbrarse al cambio en las luces de las ambulancias o los camiones de bomberos.

Matrícula trasera también azul para taxis y vehículos VTC

La misma orden ministerial indica que los taxis y los vehículos de arrendamiento con conductor (VTC), con los que operan Uber y Cabify, deberán llevar desde hoy -los nuevos coches dados de alta- las matrículas traseras con el fondo de color azul y los caracteres en blanco. La placa delantera seguirá siendo de color blanco y los números y letras negros. A los propietarios de los automóviles matriculados antes de la entrada en vigor de esta medida se les concede un año de plazo para realizar los cambios requeridos. No obstante, en ningún caso se modificará la numeración de la matrícula que ya tuviera asignada.

El color ámbar se reserva, a partir de hoy, para los vehículos lentos que suponen un obtáculo en la vía por estar parados o estacionados o circular a una velocidad inferior a los 40 kilómetros por hora mientras estén realizando un trabajo o servicio en la carretera.

En 2011, DYA, Cruz Roja y Bomberos forales en Bizkaia pusieron por su cuenta los rotativos azules en sus ambulancias y camiones. Finalmente, fueron obligados a volver al amarillo auto después de que la Ertzaintza les advirtiera de la posibilidad de ser sancionados por falta grave con multa de 200 euros, ya que el Reglamento General de Vehículos así lo indicaba. «No lo hicimos por capricho o por terquedad. Lo hicimos pensando en la seguridad de todo el mundo y en la eficacia de nuestro trabajo», argumentan en la DYA.

Temas

Dya, España