Los vascos ya pueden usar sus recetas electrónicas en todas las comunidades autónomas

Los vascos ya pueden usar sus recetas electrónicas en todas las comunidades autónomas

Este será el primer verano en el que se pueda utilizar el sistema integrado en todo el Estado

EL CORREO

Los vascos ya pueden usar sus recetas electrónicas en todas las comunidades autónomas tras la incorporación de Madrid al servicio de interoperabilidad del Sistema Nacional de Salud, que habilita el uso de estas recetas en farmacias de regiones distintas a aquellas en las que se prescribió el medicamento.

Desde enero del año pasado las recetas prescritas por médicos vascos podían recogerse en algunas farmacias de fuera de Euskadi presentando únicamente su tarjeta sanitaria en la farmacia, sin necesidad de presentar ningún papel. Este servicio estaba en un principio limitado a algunas comunidades autónomas, aunque las regiones que estaban fuera del sistema se han ido adhiriendo en los últimos meses.

La última en hacerlo ha sido Madrid y su incorporación permitirá que este sea «el primer verano en el que se pueda utilizar el sistema integrado en todo el Estado», lo que supone «un paso muy positivo que aporta comodidad pero, sobre todo, seguridad al paciente», ha valorado en una nota la consejera vasca de Salud, Nekane Murga.

Desde que Euskadi se sumó al servicio de interoperabilidad, un total de 172.351 vascos han retirado 1.228.153 fármacos prescritos por su médico en farmacias de otras comunidades autónomas. Castilla León, con 399.145 dispensaciones, ha sido la región donde los vascos han utilizado más este sistema; seguida de Cantabria, con 197.799; la Comunidad Valenciana, con 152.086; Galicia, con 105.356, y La Rioja, con 100.651.

Por su parte, las farmacias vascas han atendido a 22.378 pacientes de otras regiones y han dispensado 117.641 medicamentos: 22.533 en Álava, 60.940 en Bizkaia y 33.953 en Gipuzkoa. Del total de pacientes que han retirado en Euskadi su medicación, la gran mayoría procedía de Castilla León (25.148), Cantabria (15.399) y Navarra (13.064).

Desde la puesta en marcha del servicio de interoperabilidad la dispensación de fármacos «ha funcionado con total normalidad y sin incidencias reseñables», lo que está consiguiendo que se «esté desplazando casi por completo a la receta en papel».