8M: situaciones cotidianas

«Nuestra valía no puede depender de cómo nos vistamos»

«Nuestra valía no puede depender de cómo nos vistamos»
Higinia Garay

«Hay toda una industria creándonos inseguridades y vendiéndonos cremas para las arrugas, para las estrías...», dice Teresa Lozano

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

Julia Roberts la 'lió' aquella vez que fue sin depilar, pero el ejemplo ha cundido regular. «Está muy instalada la idea de que para estar guapa hay que sufrir. Así que nos ponemos tacones, nos depilamos, nos planchamos el pelo...». Y esto lo hacemos, advierte Teresa Lozano, bloguera feminista, por la «presión estética» a la que estamos sometidas. «No solo es que nuestra autoestima esté totalmente mediada por las imágenes de nuestros referentes, de que el tipo de mujer exitosa con la que nos bombardean sea siempre joven, delgada, depilada, con el pelo perfecto, la piel luminosa... Esa presión estética se traduce también en tiempo que en lugar de dedicar a soñar o a estar con amigos dedicamos al culto a nuestra apariencia, porque se tarda mucho en peinarse, en maquillarse, en hacernos el láser...».

Condiciona hasta nuestro lenguaje. «Decimos: 'me voy a arreglar un poco'. Hablamos de maquillarnos y peinarnos bien como si de otra manera no estuviésemos completas, no fuésemos suficientes...». Lo hacemos conscientemente y nos lo hacen desde que somos bebés. «A las niñas les ponen pendientes y lacitos y esos adornos nos lanzan el mensaje de que eso va a ser parte de nuestra identidad, de que tenemos que mostrarnos bellas, pulcras... para que nos quieran. Entramos en ese juego sin darnos cuenta y al final nos sentimos cómodas. Usamos tacones para sentirnos seguras porque hay toda una industria creándonos inseguridades, vendiéndonos cremas para las arrugas, para las estrías... No quiere decir que sea malo depilarse o maquillarse. Simplemente hay que pensar por qué nuestra valía siempre tiene que depender de eso». Pero, ¿es fácil romper con el modelo establecido? No. «Cuando Adidas lanzó una campaña con una modelo sin depilar lo que ocurrió fue brutal. ¡La chica recibió amenazas!». Y en menor medida también nosotras cuestionamos a veces a quien se sale de la norma. «¿Qué pensamos de la mujer que decide no depilarse?».