El Gobierno vasco resta valor a la inversión de Fomento en el TAV porque «debería estar hecho»

Arantxa Tapia, junto al lehendakari Iñigo Urkullu. /Lobo Altuna
Arantxa Tapia, junto al lehendakari Iñigo Urkullu. / Lobo Altuna

Lakua resta valor a la inversión de 200 millones anunciada por el Ministerio de Fomento

TERRY BASTERRABILBAO

La reactivación de las obras del TAV en Bizkaia no es suficiente para el Gobierno vasco. Lakua resta valor a la inversión de 200 millones anunciada por el Ministerio de Fomento en unos tramos que «deberían estar hechos» y le exige más avances. Que «dé un impulso definitivo» a esta infraestructura en los dos puntos que, por su retraso acumulado y complejidad, más preocupan al Ejecutivo vasco: las obras de llegada de los trenes a Bilbao y Vitoria y el soterramiento de las dos estaciones en ambas capitales. En el equipo de Urkullu está extendida la idea de que en Madrid se han relajado estos últimos meses y ven muy difícil que se puedan cumplir los plazos para que la 'Y' vasca pueda estar concluida en 2024, el último de los sucesivos plazos que se han dado para finalizar la que es la infraestructura más compleja y costosa de cuantas se han construido en Euskadi. Su presupuesto inicial era de 4.200 millones de euros.

El malestar del Ejecutivo vasco por el lento desarrollo de estas obras que comenzaron hace 13 años lo trasladó este jueves por la mañana la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras. Arantxa Tapia sostuvo que el anuncio de Adif sobre la adjudicación de la construcción de la plataforma entre Atxondo y Abadiño, la licitación de los trabajos del tajo de Elorrio perteneciente al 'nudo de Bergara' y la adecuación de siete túneles a las nuevas normas de seguridad europeas, no son más que «lo que había que hacer». «Lo novedoso habría sido que hubiéramos llegado a las capitales», censuró la dirigente vasca en unas declaraciones realizadas en Azpeitia.

El tramo vizcaíno es el que más retraso acumula de todo el trazado del TAV. En este territorio es donde se encuentran la mayoría de los 45 kilómetros que restan para completar los 157 que componen esta línea ferroviaria de alta velocidad. De sus catorce tajos, si se incluyen los tres sectores que componen el 'nudo de Bergara', en cuatro siguen en obras y en otros seis aún no han entrado las máquinas, incluido el de la llegada a Bilbao desde Basauri a través de un túnel de seis kilómetros y que se antoja uno de los puntos más delicados de toda la 'Y' vasca. En Álava resta por culminar uno de sus segmentos -ejecutado al 83%-, así como el trazado que circunvalará Vitoria y la terminal de esta capital. En Gipuzkoa la plataforma está concluida entre Bergara y Hernani, 57 kilómetros, un 70% de los cuales discurren bajo tierra. Resta por completar el acceso a San Sebastián desde Astigarraga y la nueva estación de la ciudad. En el caso de este último territorio, los trabajos son ejecutados por el Ejecutivo autónomo, mediante una encomienda de gestión del Ministerio de Fomento de las obras de ingeniería. Son precisamente las obras que restan por hacer en San Sebastián y su entorno las que menos preocupan al equipo de Urkullu porque, como destacó Tapia, «las tenemos que ejecutar desde el Gobierno vasco, están en nuestras manos».

Hacer un «frente común»

La consejera fue muy crítica con la fallida investidura de Pedro Sánchez y advirtió de que la situación de falta de Gobierno en Madrid «ralentiza y retrasa» el desarrollo y conclusión de varias conexiones esenciales para Euskadi, como el TAV, que están limitando que el País Vasco pueda desarrollar una política industrial «potente basada en un desarrollo de la I+D+i».

La dirigente jeltzale estuvo en Azpeitia para participar en la misa que el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ofició en la basílica de Loyola con motivo de la festividad de San Ignacio del miércoles. Allí realizó un llamamiento a todas las instituciones concernidas para que «en cada uno de los ámbitos hagamos un frente común para que esas infraestructuras y esa política industrial que requieren nuestro país sean una realidad, también en el Estado español». Las conexiones deben estar «desarrolladas» para que el sector productivo vasco «siga siendo competitivo».

En ese sentido, se refirió a la necesidad de enlazar adecuadamente el puerto de Pasaia con Renfe y el TAV, y la variante sur ferroviaria en Bilbao. Son otras de las «promesas» que están pendientes de realizar por la falta de Gobierno en Madrid.

En su contexto

165
millones va a invertir Adif en dos tramos del TAV en Bizkaia. El que va de Atxondo a Abadiño tiene una longitud de 5,6 kilómetros y ocho viaductos. La mitad del Elorrio-Elorrio, de tres kilómetros, discurrirá por puentes.
Plazo de ejecución.
Estos dos tajos tienen un plazo de ejecución de 30 y 34 meses, respectivamente. En el que más tarde van a comenzar los trabajos es en el segundo de ellos, el Elorrio-Elorrio. El proceso de licitación de esta actuación se acaba de poner en marcha.
1.000
metros habrá como máximo de distancia entre las salidas de emergencia que darán acceso a las galerías de evacuación de los túneles para uso de los pasajeros y el personal en caso de incidencia en la línea.
Trece años de obras.
Trece años se van a cumplir en octubre desde que comenzaron los trabajos de la 'Y'. El último plazo de finalización que se ha dado es 2024. La plataforma está construida en 112 de los 157 kilómetros del trazado, pero faltan aún las vías y las estaciones de las ciudades.

Más información