Una ruptura conyugal, detonante del tiroteo que se saldó con tres fallecidos en Navarra

Una ruptura conyugal, detonante del tiroteo que se saldó con tres fallecidos en Navarra

Los tres presuntos autores del crimen, que al igual que las víctimas pertenecen a una familia de etnia gitana, han sido detenidos por la Policía Local

DANIEL MEABE

La ruptura de un matrimonio que degeneró en una fuerte discusión entre dos familias de etnia gitana ha sido la causa del tiroteo que este martes tuvo lugar en plena calle en la localidad navarra de Cáseda y que se saldó con un padre y dos jóvenes muertos, según han confirmado fuentes de la Policía Foral, que ha detenido a tres miembros -otro padre con sus hijos- como presuntos autores de los hechos.

La Policía Foral, que lleva la instrucción del atestado junto con la Guardia Civil, ha indicado que la investigación se «está haciendo poco a poco, con todas las garantías legales», como la inspección este miércoles del vehículo en la que huyeron los supuestos autores. Asimismo, efectivos policiales siguen realizando patrullajes en las zonas donde viven las familias en prevención de que pudiera haber algún incidente y también por seguridad para los vecinos de la zona.

Las víctimas son un hombre de 50 años y dos de sus hijos, de 29 y 17. Los presuntos autores de los disparos son miembros de otra familia. Se dieron a la fuga pero fueron detenidos poco después por la Policía Foral, que envió al lugar de los hechos una brigada de intervención en prevención de posibles altercados entre los clanes enfrentados.

Vecinos de Cáseda telefonearon a las 18.53 horas al número de emergencias 112 de SOS Navarra para indicar que habían oído disparos en el casco urbano. Poco después, otra llamada informaba de que había tres cuerpos tendidos en la vía pública «sin aparente señal de vida». Al lugar fueron enviados dos equipos médicos de Sangüesa que confirmaron que las tres víctimas estaban muertas. Se trata de Fermín Jiménez, de 50 años, y sus hijos Jose y Cristian, de 29 y 17 respectivamente. El padre y el menor vivían en Cáseda, y Jose en Eslava.

Los presuntos autores del triple homicidio huyeron a gran velocidad en un Seat Toledo de color blanco, con el que circularon incluso marcha atrás por el casco urbano de Cáseda. Apenas media hora después se cruzaron en la NA-132, en el término municipal de San Martín de Unx, con un vehículo de la Policía Foral de la comisaría de Tafalla. Los agentes ya disponían en ese momento de información sobre lo acontecido y de las características del turismo, por lo que dieron media vuelta y tras una breve persecución detuvieron el automóvil. En él viajaban Juan Carlos Jiménez, de 53 años, y dos de sus hijos, vecinos de Muniáin de la Solana, una pequeña localidad de Tierra Estella. Los agentes les colocaron los grilletes y los trasladaron en principio a la comisaría de Tafalla y después a la de Pamplona. Uno de los detenidos fue inmovilizado con unas esposas facilitadas por una patrulla de la Guardia Civil que se dirigía a Cáseda, cuerpo que compartió con la Policía Foral la custodia del lugar y la toma de testimonios.

Riña conyugal

Las desavenencias entre ambas familias se habían iniciado a raíz de una fuerte discusión de pareja que mantuvo días atrás la hija y hermana de los tres detenidos con su marido. El matrimonio y su hija residían en Cáseda, pero la joven había abandonado la localidad tras varios desencuentros para irse a la vivienda familiar en Tierra Estella. El miércoles volvió a Cáseda acompañada de sus parientes para que ambas familias mantuvieran una conversación. El encuentro fue al principio más o menos distendido, pero después se elevó la tensión y la familia de la joven terminó disparando al suegro y a los hijos de este con una escopeta que llevaban en el vehículo.

El tiroteo causó una honda conmoción entre los familiares de los fallecidos, que viven muy cerca del lugar de los hechos y presenciaron toda la escena. De hecho, la Policía Foral movilizó además de unidades de Policía Judicial y Científica, patrullas de la Brigada de Intervención y agentes de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Sangüesa para prevenir posibles altercados. La investigación la llevarán de forma conjunta la Policía autonómica y la Guardia Civil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos