Crimen en Llanes

El inductor del asesinato de Javier Ardines fue denunciado por una agresión en Durango tres meses antes del crimen

Pedro Nieva, durante el traslado del cuartel de la Guardia Civil al juzgado de Llanes para declarar ante la juez la noche del jueves. / DAMIÁN ARIENZA

El cuñado de Pedro Nieva asegura que lo atacó con un bate y que un hijo le arrolló con la furgoneta

E. C.

Nada más conocerse el nombre del presunto inductor del asesinato de Javier Ardines, muchos de sus conocidos apuntaron que se trata de un hombre «violento y muy celoso». Y al que se enfrenta Pedro Nieva ahora que ha sido detenido por la Guardia Civil no es, ni de lejos, su primer problema con la justicia. Al hecho de haber sido detenido a finales del pasado diciembre por un asunto relacionado con el tráfico de drogas se suma la denuncia por agresión que en mayo, apenas tres meses antes del brutal crimen que acabó con la vida del edil llanisco, interpuso contra él su excuñado, Víctor González.

En su demanda, González relata cómo se encontraba en un aparcamiento de la localidad vizcaína de Durango a la una de la madrugada del 12 de mayo, cambiando las ruedas de varios de los vehículos que tiene en alquiler, cuando Nieva supuestamente salió de la oscuridad portando un palo con el que pretendía «darle en la cabeza». Algo que no consiguió, pues un amigo con el que se encontraba Víctor González le avisó, llegando a forcejear ambos con el presunto atacante, logrando que dejase caer el palo.

Más información

Sin embargo, la cosa no quedó ahí, pues el considerado como inductor del asesinato de Ardines había acudido hasta el aparcamiento en compañía de su hijo. Siempre según el relato de González, fue este último quien, tras ver cómo su padre no lograba su objetivo, procedió a arrollar al excuñado y su amigo con la furgoneta que conducía. El caso está en fase de instrucción.

Esta presunta agresión fue el enésimo capítulo en el largo historial de enfrentamientos y litigios que existe entre Pedro Nieva y Víctor González desde que este se separase de una de las hermanas de Katia, la mujer del primero. Al parecer y según publicó el diario 'El Mundo', el excuñado del primo político de Ardines ya le había denunciado en Llanes durante el verano de 2017, indicando que éste le embistió con su coche. Una demanda, no obstante, que la magistrada llanisca decidió archivar.

Según pudo saber este diario, González tiene varias denuncias cruzadas con su exmujer, quien le acusa de maltratarla y amenazarla. De hecho, ella cuenta con escolta de forma ocasional por este motivo. Precisamente la necesidad de acompañar y apoyar a la mujer, fue una de las excusas que Pedro y Katia dieron a sus amistades llaniscas para justificar su ausencia en el concejo.