Muere un niño de 12 años arrastrado por el agua cuando practicaba barranquismo en Huesca

El helicóptero de la Guardia Civil que iba a buscar al niño halló también a tres barranquistas enriscados./E. C.
El helicóptero de la Guardia Civil que iba a buscar al niño halló también a tres barranquistas enriscados. / E. C.

El grupo en el que se encontraba el menor, de nacionalidad francesa, fue sorprendido por una crecida del cauce en la sierra oscense de Guara

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

La Guardia Civil de Montaña encontró en la mañana de este domingo el cuerpo sin vida del niño francés de 12 años que desapareció el sábado al ser arrastrado por la corriente en el barranco de la sierra aragonesa de Guara cuando practicaba este deporte de riesgo junto a unos familiares. Los equipos de salvamento tuvieron que rescatar este domingo también a otros tres barranquistas franceses atrapados por las crecidas de agua causadas por las lluvias de los últimos días en el Pirineo. El helicóptero que se dirigía a participar en las labores de búsqueda del pequeño los avistó enriscados tras pasar la noche en un cauce.

El grupo de barranquistas franceses contactó a las ocho de la noche del sábado con la comandancia de la Guardia Civil. Una fuerte corriente había arrastrado al pequeño y había dejado atrapadas a dos mujeres en el estrecho barranco de Oscuros del Balcés. Llamaban a última hora de la tarde ya que el punto en el que ocurrió el accidente no tenía cobertura de móvil por lo que algunos miembros del grupo tuvieron que desplazarse hasta una zona más despejada para pedir ayuda. Efectivos del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña accedieron al barranco, ubicado entre las localidades de Bierge y Adahuesca.

Los especialistas de Montaña rescataron a las dos mujeres, que fueron evacuadas en un helicóptero, pero no pudieron llegar hasta el lugar en el que el padre del pequeño les indicó que se había hundido el niño. La gran cantidad de agua y su fuerza hizo imposible a los agentes meterse por el barranco, estrecho y con grandes paredes verticales. La búsqueda se interrumpió al caer la noche.

La Guardia Civil retomó el rastreo a primera hora de la mañana. Los especialistas encontraron el cadáver del niño poco antes del mediodía, sumergido en el cauce y enganchado en una roca. La operación fue muy complicada por la intensa corriente. Tuvieron que utilizar un sistema de cuerdas y contrapesos para sacar al pequeño del agua.

No fue el único rescate realizado este domingo en esa zona. Un helicóptero de la Guardia Civil que participaba en la búsqueda del menor fallecido avistó a tres barranquistas franceses enriscados en otro de los cañones de la sierra de Guara, considerada un paraíso para los amantes de este deporte -con saltos, cascadas y toboganes naturales-, pero que este fin de semana se encontraba en una situación peligrosa por el crecimiento de los caudales. Su desaparición había sido denunciada también en la noche del sábado tras no regresar al hotel. Los efectivos de la Unidad Aérea los rescataron en el conocido como barranco Gorgas Negras.

El año pasado fallecieron en la provincia de Huesca tres barranquistas. En mayo, un francés de 38 años cayó de una altura de 25 metros en la sierra de Guara. Otra mujer se ahogó atrapada por la corriente y un joven de 26 años moría al quedársele un pie atrapado en una piedra después de un salto en dos cañones.