Mata a su mujer horas después de llegar de vacaciones a Alicante desde Hungría

Varios vehículos de la Guardia Civil. /
Varios vehículos de la Guardia Civil.

La pareja mantuvo una «violenta discusión» en un apartamento a 10 kilómetros de Torrevieja y un amigo del presunto asesino alertó cuando ella aún estaba con vida

JOSÉ DOMÍNGUEZ

La Guardia Civil arrestó el lunes por la noche a un hombre de 49 años acusado de asesinar a su pareja de 34 apenas tres horas después de llegar a Alicante de vacaciones desde su país de origen, Hungría. Según informaron desde el instituto armado, ambos debieron tener una «violenta discusión» nada más llegar al apartamento que habían alquilado en el municipio de Rojales, a apenas 10 kilómetros de Torrevieja, tras la cual el varón llamó a un amigo que reside cerca para contarle lo ocurrido. Esta persona fue a que alertó pasadas las nueve de la noche al teléfono de emergencias 112 e incluso la primera patrulla policial llegó al lugar de los hechos cuando la víctima todavía estaba «inconsciente y con vida», pero los servicios sanitarios apenas pudieron certificar su fallecimiento sin tiempo de trasladarla a un centro médico.

Portavoces de la Guardia Civil subrayaron que la autopsia será la que concrete las causas de la muerte, aunque reconocieron que tanto la víctima como el presunto autor de los hechos presentan heridas de diversa consideración, «pero no de fuego ni de arma blanca». El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, reconoció que esta indefinición se debe a que el detenido, que probablemente permanecerá en los calabozos de la Guardia Civil el máximo de 72 horas permitido por la ley antes de ser puesto a disposición judicial, no habla castellano y, a pesar de contar con el apoyo de traductores, «está ofreciendo resistencia en cuanto a dar una versión de los hechos y entra en constantes contradicciones». Por eso, a su juicio, habrá que esperar a que la labor de los forenses y de la autoridad judicial «arrojen luz» sobre lo ocurrido, si bien «todo apunta a que sí es violencia de género».

Urbanización de extranjeros

Lo que está claro es que tanto el presunto agresor como la víctima habían llegado a las 18.00 horas del mismo lunes al aeropuerto de Alicante procedentes de Hungría. Y desde allí habrían recorrido los 40 kilómetros que separa el aeródromo del apartamento donde ocurrieron los hechos en Pueblo Bravo, una de las mayores urbanizaciones de la comunidad construida en un municipio, Rojales, con 17.000 habitantes, de los que el 75% son extranjeros de 84 nacionalidades distintas.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, confirmó que esta muerte eleva a 14 el número de crímenes machistas en 2019, lacra que se ha cobrado ya la vida de 989 mujeres en España desde que en 2003 se empezaron a hacer estadísticas oficiales. Este año, además, se investiga todavía si es violencia de género el caso de Romina Celeste, que falleció calcinada en enero en Lanzarote.