Ingresa en prisión uno de los tres agresores del joven muerto por una paliza en Oviedo

Los agresores, entrando en un furgón policial a los juzgados, hoy en Oviedo. En el recuadro,David Carragal, de 33 años. /Mario Carregal
Los agresores, entrando en un furgón policial a los juzgados, hoy en Oviedo. En el recuadro,David Carragal, de 33 años. / Mario Carregal

En su declaración ha admitido que dio una patada a la víctima, aunque no ha podido determinar en qué parte del cuerpo

ROSALÍA AGUDÍN | JUAN CARLOS ABAD

La jueza ha enviado a prisión a uno de los agresores del joven asturiano David Carragal, que murió tras varios días en coma en un hospital después de recibir una paliza en las fiestas de La Florida en Oviedo. Al parecer, se acercaron a él con intención de pedirle tabaco pero terminaron dándole patadas en la cabeza. La titular del Juzgado de Instruccion número 4 de Oviedo ha tomado declaración a los tres investigados y, de acuerdo con el Ministerio Fiscal, ha de cretado «una orden de prisión provisional, comunicada y sin fianza para J. C. de 18 años y vecino de Llanes por un delito de homicido doloso». Esta calificación «puede ser modificada a lo largo de la instrucción». A los tres, que han declarado con presencia de abogados, se les atribuye también un delito de omisión del deber de socorro.

J. C., que será trasladado al Centro Penitenciario de Villabona, fue el que ha reconocido ante la magistrada haber lanzado una patada a la víctima, aunque sin poder precisar si le había alcanzado o en que parte del cuerpo había impactado. Atendiendo a la gravedad de las consecuencias finales de los hechos, la magistrada ha ordenado que entre en prisión.

Los otros dos investigados, «a quienes en este momento no se les considera participantes directos en la agresión, aunque si estaban en el lugar de los hechos en ese momento», han quedado en libertad. No obstante, informa el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, los dos siguen vinculados a las diligencias «con obligación de estar a disposición del juzgados por si fuera necesaria una nueva declaración o cualquier otra diligencia». También deberán comunicar cualquier cambio de domicilio «u otra circunstancia que pudiese dificultar su localización».

Grado de participación

Había expectación por conocer los detalles sobre la investigación policial que llevó a los tres presuntos autores de la muerte de David Carragal a entregarse en dependencias policiales este mismo lunes. Los agentes los tenían identificados desde el sábado 15 de junio.

La Policía Nacional cree que la muerte de Carragal fue un homicidio, pero sin ensañamiento y descartó precisar si hubo un único agresor o participaron los tres por igual. Según el comisario Herranz, la víctima y los presuntos agresores no se conocían, por lo que ha sido un «encuentro casual». Ha dicho que fue «agredido» y no «apaleado», un concepto que cree «indeterminado» y que «da la sensación que fue una paliza y un ensañamiento, y no».

«El grado de participación de los detenidos será determinado por la autoridad judicial y fiscal. Nosotros hemos hecho nuestra parte y seguimos porque aunque cerremos las diligencias siempre se pueden hacer otras ampliatorias», incidió el Jefe Superior de Policía de Asturias, Juan Jesús Herranz Yuberos.

Además, ha aprovechado para lamentar el fallecimiento: «Lo que toca ahora es acompañar a la familia, sensibilizar y tratar de concienciar a la gente para que no pasen estas cosas en el futuro». «La parte principal de nuestro trabajo ya lo hemos hecho», ha comentado, haciendo un llamamiento a la ciudadanía por si hay algún otro testimonio directo o grabaciones que se aporten.

Esta declaración se contrapone con la que prestaron los propios detenidos este martes en sede policial. Uno de ellos reconoció haber «lanzado una patada» a David Carragal pero los otros dos, negaron tener nada que ver con la agresión.

En este punto, desde la Jefatura Superior de Policía de Asturias insistieron en realizar un llamamiento a la colaboración ciudadana porque a pesar de que las diligencias ya han sido remitidas al juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, quien se ocupa ahora del caso, no descartan ampliarlas. «La parte principal de nuestro trabajo ya lo hemos hecho pero las diligencias siguen abiertas por lo que hacemos un llamamiento a la ciudadanía para si hay otro testigo o gente que haya visto algo, lo aporte», incidió Yuberos. La investigación policial se centró en los testimonios de «muchos testigos de referencia» pero «queremos testigos directos», expuso el Jefe Superior de Policía. «Tenemos declaraciones pero si tenemos más o grabaciones, todo ello contribuirá a que la autoridad judicial dicte una sentencia objetiva».

Acorralados

Los presuntos agresores se entregaron el lunes por la tarde a la Policía Nacional. Lo hicieron siete días después de la paliza que acabó con la vida de David Carragal. Según su letrado, no lo hicieron antes porque en «en ningún momento relacionaron el altercado» con las trágicas consecuencias derivadas del mismo. «No eran conscientes de su implicación porque esa noche hubo más peleas en las fiestas», explicó el abogado a la salida de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, tras una de las pausas del largo interrogatorio al que fueron sometidos ayer por parte de los agentes policiales que llevan la investigación.

Los detenidos aseguraron que empezaron a atar cabos cuando este mismo lunes leyeron en el periódico que la Policía Nacional buscaba a tres jóvenes de entre 18 y 20 años, uno de ellos con unas características físicas «peculiares» debido a su gran estatura. Una información que este diario adelantó el día siguiente de tener conocimiento de la agresión a través de fuentes policiales. «Mis clientes se dieron cuenta de este detalle ayer (por el lunes) y en cuanto lo supieron acudieron a mi despacho para explicar los hechos», afirmó su abogado que también lleva la defensa de uno de los agresores del joven gijonés Germán Fernández, con graves lesiones neurológicas tras la agresión que sufrió en Fomento en julio de 2017.

El ovetense y los dos llaniscos se personaron «de forma voluntaria» y acompañados por su abogado y sus progenitores en dependencias policiales, donde fueron detenidos.

Versión

La versión que mantuvieron es que lo sucedido «no fue más que un altercado». Tanto a su abogado como a la Policía Nacional trasladaron que todo comenzó cuando la víctima les increpó, siempre según su versión, tras haber mirado a una de las jóvenes que lo acompañaban. «Uno de los chicos miró a una de las jóvenes que iban con el fallecido y este reaccionó de forma desproporcionada, agresiva», explicó el abogado de los detenidos.

En ese contexto, uno de los tres jóvenes «le hizo el gesto de darle una patada pero no saben con seguridad si le llegó a dar. No tiene la certeza de haberle tocado o si se desequilibró al esquivarla. Vieron cómo se tambaleaba pero no llegaron a verlo en el suelo porque salieron corriendo», describió su defensa. Hay que recordar que David Carragal sufrió un fuerte traumatismo craneoncefálico debido a los numerosos golpes que recibió en la cabeza. Le produjeron graves hemorragias que acabaron provocándole la muerte, tras permanecer seis días ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Central de Asturias.

Uno de los detenidos jugó en el Club Deportivo Llanes y el otro en el Ribadesella Club de Fútbol. El tercero, es vecino de Colloto y también practica este deporte. Su abogado insistió en ese detalle para descartar que la agresión se debiera a que uno de sus clientes pidiera tabaco a la víctima y este se negara a proporcionárselo porque no fumaba. «Mis clientes no toman tabaco porque son futbolistas», aseveró.