Hallan el cadáver del vasco desaparecido en Salamanca tras saltar de un puente de 30 metros

El cuerpo sin vida del vecino de Beasain ha sido hallado sobre las 13:00 horas./Silvia G. Rojo
El cuerpo sin vida del vecino de Beasain ha sido hallado sobre las 13:00 horas. / Silvia G. Rojo

Los GEAS de la Guardia Civil han localizado el cuerpo sin vida del varón de 48 años y vecino de Beasain sobre las 13:00 horas en la presa de Irueña

EL CORREO

El cuerpo sin vida del vecino de Beasain desaparecido hace más de una semana ha sido hallado esta mañana en el pantano de Irueña por los GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil. Mikel M. M, de 48 años, desapareció en el río Agueda el pasado 12 de julio, cerca de la Ciudad Rodrigo, tras saltar de un puente de unos 30 metros de altura, mientras su hijo de 10 años grababa su salto con el movil.

Tras 9 días de búsqueda, la Guardia Civil ha confirmado haber encontrado el cuerpo del vecino de Beasain, y sopesa la hipótesis de que del hombre sufriera un accidente aunque se desconocen las circunstancias concretas.

En la búsqueda también han participado bomberos de Ciudad Rodrigo y los familiares han recibido constante apoyo psicológico por parte del 112 de Castilla y León.

Una semana de búsqueda

Un total de ocho miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil han trabajando para encontrar al vecino de Beasain, que se precipitó al río Águeda desde el puente del pantano de Irueña. La mayor dificultad de la búsqueda ha sido la falta de visibilidad de las aguas en un tramo del río donde la profundidad puede alcanzar los 40 metros. De ahí que la búsqueda se haya prolongado durante más de siete días.

A lo largo de esta semana se han ido relevando distintos operativos y ha comenzado a utilizarse además de medios humanos un robot y otras técnicas más especializadas de búsqueda.

Vecino de Beasain

El fallecido residía en Beasain y pasaba temporadas en San Martín de Trevejo (Cáceres), donde vivían sus padres y a donde se dirigía en el momento en que tuvo lugar el suceso.

«Era un chico conocido en el pueblo, súper deportista y al que le gustaban los deportes de aventura», comentaba una de las vecinas. «Venían ahora de vacaciones, no habían llegado todavía al pueblo y le ha dicho al niño: mira, me voy a tirar y me grabas, cuando salga me tiras las zapatillas. Cuando vio que no salía, ya se puso en la carretera para pedir ayuda», explicaba otra de las vecinas de localidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos