Detenido el jefe de voluntarios de Ramales por los incendios que asolaron Cantabria

Zona de La Alcomba, en Ramales de la Victoria, durante el incendio. El presunto autor, Luis Trueba, se declara «inocente» tras ser detenido por la Guardia Civil./Sane
Zona de La Alcomba, en Ramales de la Victoria, durante el incendio. El presunto autor, Luis Trueba, se declara «inocente» tras ser detenido por la Guardia Civil. / Sane

Luis Trueba, de 26 años, ya era sospechoso y su arresto se produjo ayer al comprobar a través de su GPS que había estado en el origen de los focos

D. MARTÍNEZ | E. MUNÁRRIZ

Con una mano se afanaba en apagar los fuegos y con la otra, de forma más discreta, los provocaba. Al menos así lo estima la Guardia Civil, que detuvo este miércoles al jefe de los voluntarios de Protección Civil de Ramales de la Victoria como presunto responsable de algunos de los incendios que se han registrado en la localidad durante los últimos días. Según ha podido saber este periódico, se trata de Luis Trueba, un joven de 26 años, vecino de Santander, que desde hace algún tiempo se encarga de coordinar este servicio municipal que el pasado fin de semana trabajó en la zona de manera conjunta con el resto de efectivos de extinción. Tras ser puesto en libertad esta mañana, Trueba se declaró «inocente» a preguntas de este periódico.

Los investigadores creen que este individuo es el autor, al menos, del fuego más importante de cuantos han tenido lugar en Ramales de la Victoria, el que afectó al eucaliptal de La Alcomba y se acercó peligrosamente a varias cabañas. Este fue uno de los puntos en el que tuvieron que trabajar los medios aéreos del Ministerio de Medio Ambiente y de la Unidad Militar de Emergencia (UME). Finalmente, allí se calcinaron unas 140 hectáreas de arbolado y vegetación baja. El joven fue arrestado ayer a las 21.00 horas y está previsto que en las próximas horas preste declaración en el cuartel de la Benemérita.

Al parecer, los agentes de la Guardia Civil han comprobado que el dispositivo GPS de su vehículo le situaba en los mismos puntos donde se han registrado focos momentos antes de que surgieran. Sin embargo, el ahora detenido «entró en contradicciones» sobre el lugar en el que se encontraba en el momento de producirse el incendio de La Alcomba, que ardió durante la noche del domingo y la madrugada del lunes.

El Gobierno dice que es «un hecho aislado» y alaba la labor de los voluntarios de protección civil

El Gobierno de Cantabria ha enviado un comunicado ante las llamadas que está recibiendo en relación a la detención producida en Ramales de la Victoria, en el que quiere aclarar que las agrupaciones de voluntarios de protección civil «son municipales y es un error confundirlas con el Servicio de Protección Civil del Ejecutivo autonómico». En todo caso, el Gobierno reitera su agradecimiento y reconocimiento a todas las agrupaciones de voluntarios de Cantabria y considera que lo supuestamente acontecido en Ramales de la Victoria es «un hecho aislado, atribuible a una persona en concreto y que no puede poner en entredicho el buen nombre y la extraordinaria y desinteresada labor de los voluntarios de protección civil al servicio de la seguridad de la Comunidad Autónoma». Por último, el Gobierno llama a la «responsabilidad de todos» y condena la acción de quienes prenden fuego al monte y ponen en riesgo la seguridad de personas y bienes, además de ocasionar importantes daños medioambientales, patrimoniales y económicos a la región.

Las sospechas sobre este joven venían de antes, pero ésta ha sido una de las pruebas que han desencadenado su detención. El investigado, que en sus redes sociales ha hecho ostentación de su labor, estaba bajo la lupa del Ayuntamiento de Ramales de la Victoria por sus métodos y la manera que tenía de gestionar el servicio de voluntarios. «La verdad es que una cosa así es difícil de creer, pero sí es verdad que siempre hemos pensado que tenía un poco de afán de protagonismo», apunta un compañero. Esta misma fuente señala que en ocasiones, al resto de voluntarios les había sorprendido que conociera algún suceso casi al mismo tiempo de que se produjera.

Hay 260 trabajadores de Medio Rural en aviso por el riesgo de que actúen de nuevo los incendiarios

Las 13 comarcas forestales están en el máximo nivel de alerta. Lo peor se espera el fin de semana

El equipo de investigación del Seprona de la Guardia Civil de Cantabria, como se hace en cada incendio que se sospecha que es intencionado, realizará un informe técnico para determinar el desarrollo del que se proujo en Ramales, las causas o métodos utilizados que lo provocaron, entre otros factores de interés.

Con él son ya tres las personas investigadas por la Guardia Civil como presuntos responsables de diversos incendios forestales ocurridos en las últimas jornadas en Cantabria. Los otros dos son vecinos de Los Tojos y San Roque de Riomiera, y ambos se encuentran en libertad con cargos. El primero de ellos, Laureano Puente, ha reconocido los hechos pero asegura que lo hizo sin intención de que el fuego se propagara y con la única finalidad de «limpiar» el acceso a su finca; cuando se iba en su tractor, el Seprona le dio el alto y comprobó que había utilizado un mechero para prender «22 metros cuadrados» de terreno. En el segundo caso, fue fundamental la denuncia ciudadana de un anónimo.

Este jueves la Guardia Civil ha enviado un comunicado para informar de que continuará con las investigaciones de los incendios que se consideren intencionados y las actuaciones preventivas para intentar evitar otros nuevos, y aprovecha para solicitar «la colaboración ciudadana y la información que puedan facilitar de la presencia de personas o vehículos sospechosos en zonas boscosas o lugares donde se esté produciendo un incendio forestal. Esta información puede ser facilitada a la Guardia Civil al teléfono 062 o a las patrullas que se encuentren en los lugares de los incendios».