Condenado a 10 años y medio un joven de 23 años por abusar de su novia de 14 en Gipuzkoa

Condenado a 10 años y medio un joven de 23 años por abusar de su novia de 14 en Gipuzkoa
Ignacio Pérez

La niña se mostró «reticente» a mantener relaciones sexuales con el joven, pero acabó cediendo debido a su «insistencia»

EL CORREO

Un joven de 23 años ha sido condenado a penas que suman diez años y medio de cárcel por abusar sexualmente de su novia de 14 con la que mantuvo relaciones completas. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco recoge en su sentencia que la niña se mostró «reticente» pero «cedió» debido «a la insistencia del acusado».

El TSJPV desestima así un recurso en el que el hombre alegaba, entre otros motivos, que las relaciones se produjeron con consentimiento mutuo y que la menor tenía «madurez suficiente» para prestarlo.

Los hechos se remontan al 10 de enero de 2017 cuando el procesado contactó con la niña, a la que conocía porque había sido novio de su hermana mayor y porque ambos habían cursado estudios en el mismo centro educativo.

La sentencia del caso precisa que estos contactos se produjeron inicialmente a través de dos aplicaciones informáticas en las que ambos «mantenían conversaciones», hasta que el 28 de enero de 2017 «se vieron físicamente» y comenzaron «una relación afectiva de noviazgo». El texto aclara que, durante el tiempo que duró este vínculo sentimental, el imputado «revisaba el teléfono móvil» de la niña, «le preguntaba de modo frecuente con quién y dónde estaba» y «le controlaba el contenido de sus publicaciones en las redes sociales».

Para condenar al encausado, la sentencia de la Audiencia de Gipuzkoa ahora confirmada otorgó total credibilidad a la versión de los hechos relatada durante el juicio por la menor. Entendió que su testimonio fue verosímil y persistente, que no tenía «móviles espurios» en contra del procesado y que no existían motivos que hicieran increíble su relato, que además estuvo «rodeado de corroboraciones periféricas».

Por estas razones, el TSJPV confirma ahora su condena a diez años, seis meses y un día, y a pagar una multa de 360 euros como autor de un delito continuado de abuso sexual, otro de coacciones y un delito leve de vejaciones injustas. Además, el hombre permanecerá otros ocho años en libertad vigilada, deberá compensar a su víctima con 15.000 euros y no podrá acercarse a la chica ni comunicarse con ella durante trece años y medio.

Más información