Un ciclista de Glovo de 22 años muere atropellado en Barcelona

Atlas

El 'rider' tuvo un accidente con un camión de la basura y un centenar de repartidores han protestado por sus condiciones laborales frente a la sede de la empresa

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

Un repartidor de comida a domicilio de Glovo murió este sábado por la noche en Barcelona mientras trabajaba llevando el pedido en su bicicleta al ser atropellado por un camión del servicio de limpieza, según informó este domingo la Guardia Urbana de la capital catalana.

Aunque hasta el lugar -entre la calle Balmes y la Gran Vía de las Corts Catalanes- se desplazó rápidamente un equipo de emergencia, no se puedo hacer nada por salvar la vida del empleado de Glovo de 22 años. Para mostrar su tristeza pero también su indignación por las condiciones de trabajo a las que están sometidos, se concentraron este domingo unos 100 repartidores de la empresa frente a la sede de Glovo en Barcelona en un encuentro organizado por 'Riders por Derechos'.

Durante la concentración prendieron fuego a varias mochilas de Glovo donde los repartidores llevan la comida al domicilio de los usuarios y amontonaron sus bicicletas impidiendo el tráfico. Este lunes habrá otra concentración en la sede a las 12 horas, según informó el portavoz de 'riders' de España, Mario di Palma.

La empresa fundada en Barcelona en 2015 y que ya opera en 100 ciudades de todo el mundo lamentó «profundamente» la muerte de uno de sus trabajadores y anunció que están colaborando «estrechamente» con las autoridades para determinar las causas del «lamentable suceso». «En cuanto se esclarezcan los hechos iniciaremos los trámites para activar el seguro privado que cubre la actividad realizada por el repartidor en caso de accidente», dice el comunicado. Además, Glovo rogó «máxima prudencia» hasta que las autoridades resuelvan los hechos.

Más allá, Glovo expresó su «rechazo» ante el «ataque» a su sede de Barcelona. Aseguran que la compañía ha necesitado protección de las fuerzas de seguridad cuando diversos manifestantes «intentaron acceder por la fuerza» a una de sus oficinas, donde había personal trabajando.

«El empleo precario mata»

Por parte de UGT piden «regular adecuadamente» las plataformas digitales de reparto a domicilio como Glovo, Deliveroo o Ubereats y las condiciones de trabajo de sus trabajadores tras el atropello. «Este suceso muestra que el empleo precario y sin protección de las plataformas digitales mata», afirma el sindicato en un comunicado. Por ello, pide que este tipo de trabajadores sean considerados asalariados porque los 'riders' hacen su trabajo «de forma precaria, sin protección y con graves consecuencias sobre su salud, como ha quedado demostrado».

UGT asegura que estos empleados recorren entre 60 y 80 kilómetros al día en su bicicleta y denuncian que cuando tienen un problema de tráfico «no es tratado como un accidente laboral, como correspondería, sino como enfermedad común». Estiman que el modelo de las plataformas digitales en el sector del reparto provoca la pérdida de 4.000 euros al año de media por cada trabajador, y 6.000 euros de cotizaciones a la Seguridad Social. Por ello, teniendo en cuenta que trabajan unas 17.000 personas en España en este sector, calculan que la Seguridad Social está dejando de ingresar unos 93 millones de euros al año.

El pasado mes de febrero el Juzgado de lo Social número 33 de Madrid dictaminó que los 'riders' de Glovo son falsos autónomos porque tienen una relación laboral con la empresa. Fue la primera sentencia en este sentido después de que solo una semana antes otro juzgado de Madrid fallara a favor de la compañía catalana apuntando que sus repartidores sí son autónomos.