'El rey del cachopo' declara que la maleta donde apareció el cuerpo de Heidi no era suya

César Román , el rey del cachopo , posa con Heidi Paz, que apareció descuartizada./R.C.
César Román , el rey del cachopo , posa con Heidi Paz, que apareció descuartizada. / R.C.

El restaurador mantiene la inocencia tras su comparecencia voluntaria y el caso pasará a un juzgado de violencia machista

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

César Román Virueque, el empresario conocido como 'el rey del cachopo', mantuvo este jueves su inocencia tras declarar de forma voluntaria ante el juzgado de Madrid que instruye el presunto homicidio de su pareja, la hondureña Heidi Paz, de 25 años, según señalaron fuentes jurídicas.

El acusado compareció durante una hora y 20 minutos ante la juez Rosa María Freire, titular del Juzgado de Instrucción 32, la misma que el pasado 20 de noviembre acordó su ingreso en prisión provisional por riesgo de fuga tras ser detenido días antes en Zaragoza, donde trabajaba como cocinero con otra identidad en un restaurante.

La magistrada seguirá practicando diligencias hasta que un juzgado de violencia sobre la mujer asuma el procedimiento, dado que los indicios acumulados hasta ahora indicarían que el presunto homicidio tuvo lugar en el ámbito de una relación sentimental.

César Román, en cambio, se mantuvo firme este jueves y negó ante la juez que la maleta en la que apareció el torso de su novia fuera la que portaba cuando acudió con un taxista a la nave del barrio madrileño de Usera donde se hallaron los restos.

Precisamente, el testimonio de este conductor es uno de las principales indicios que incriminan al acusado, ya que declaró que la citada maleta que trasladó a la nave el pasado 5 de agosto era «pesada», unos 60 kilos. Fue el 13 el agosto siguiente cuando debido a un incendio en el local de Usera se descubrió una bolsa de viaje con el torso de su novia Heidi, y desde entonces se empezó a cerrar el círculo sobre César Román, que puso pies en polvorosa con unos 100.000 euros en el bolsillo.

Sumario

En su declaración de este jueves, el investigado no quiso decir por qué no denunció la desaparición de la mujer si era su pareja, si bien quiso dejar claro en varias ocasiones que él no había matado a nadie, según señalaron las citadas fuentes.

En el sumario constan dos cartas que le escribió la víctima a Román, en las que le decía que estaba enamorada y quería estar con él. Todo ello después de que sufriera un aborto natural el pasado julio, tres meses después de empezar la relación sentimental, aunque no se sabe qué lo provocó. La mujer, además, nunca denunció los supuestos malos tratos del investigado, calificado por el abogado de la madre de Heidi como «posesivo, obsesivo y controlador».

El letrado insistió este jueves que la relación seguía adelante, tal y como demuestran las misivas amorosas. Sin embargo, sus abogados mantienen que la relación estaba rota, si bien podían mantener algún encuentro puntual.

Mientras tanto, la Policía sigue buscando las extremidades de la mujer, que la autopsia preliminar descarta que muriese por asfixia o envenenamiento.

Más información

 

Fotos

Vídeos