A cabezazos contra el coche patrulla de los Mossos

Al llegar anoche al lugar de la pelea, en la localidad barcelonesa de Sant Vicentç, los Mossos sólo encuentran a uno de los dos marroquíes. Está herido, sangrando y fuera de sí. Lo detienen y, una vez dentro del coche patrulla, revienta el cristal a patadas y puñetazos. Sale por la ventanilla y sube al techo del vehículo. Los Mossos parecen desbordados por la situación. Decenas de vecinos los increpan y abuchean debido a la tardanza en llegar. Logran esposar al detenido y entonces, de un cabezazo, el hombre destroza la luna trasera del patrulla. El ayuntamiento cree que ha sido un hecho puntual y pide calma a los vecinos y más policías a la Generalitat, para que una riña de bar no acabe en batalla campal.