Ataca a una educadora y se fuga por segunda vez de Zumarraga el menor arrestado en Portugalete

El centro de menores de Zumarraga./Gráfico
El centro de menores de Zumarraga.

Se trata de un joven de 17 años que fue detenido hace once días en la localidad de la Margen Izquierda tras robar en Las Arenas a una mujer de 78 años, que se rompió la cadera en el asalto

Jan Echevarría
JAN ECHEVARRÍA

El menor que se escapó el pasado 2 de marzo del centro de internamiento de la localidad guipuzcoana de Zumarraga y que fue arrestado en Portugalete tras robar en Las Arenas a una mujer de 78 años, que se rompió la cadera en el asalto, ha vuelto a fugarse después de agredir a una educadora, según ha informado este martes por la tarde el Departamento vasco de Justicia.

La nueva huida se registró el domingo por la noche, cuando este menor de 17 años, ayudado por otro interno que no logró escapar, agredió a una educadora y logró eludir la vigilancia y abandonar el centro de internamiento de menores de Ibaiondo, en Zumarraga.

Este mismo joven protagonizó una fuga el pasado 2 de marzo con otros dos internos de 18 años, aunque los tres fueron detenidos en los días posteriores. Precisamente, el último en ser arrestado fue este menor, a quien la Ertzaintza interceptó en la localidad de la Margen Izquierda el 2 de abril y le acusó de haber participado, junto con otras tres personas, en un robo con violencia a una mujer de 78 años cometido el 21 de marzo en Getxo.

Fuentes del Departamento de Justicia del Gobierno vasco han señalado que, en cuanto se registró la fuga, los responsables del centro Ibaiondo informaron a la Ertzaintza y al Juzgado de Guardia de Bergara. Además, la educadora atacada por el menor ha interpuesto una denuncia ante la Policía Autonómica.

El lunes por la mañana acudieron al centro de internamiento la viceconsejera de Justicia, Miren Gallastegui, y la directora de Justicia, Loli de Miguel, quienes se reunieron con los responsables, educadores y trabajadores de este recurso para trasmitirles que su «máxima prioridad» consiste en «garantizar la seguridad» del personal.

Justicia se ha comprometido a revisar los protocolos de seguridad del centro y analiza nuevas medidas que eviten agresiones de este tipo contra los educadores, además de otras que se dirijan a incrementar y mejorar la vigilancia del centro para evitar nuevas fugas.