Una vieja sonda soviética que viajaba a Venus puede caer a la Tierra este año

Una vieja sonda soviética que viajaba a Venus puede caer a la Tierra este año

El escudo térmico posibilitaría su llegada prácticamente intacta al suelo, aunque se duda del funcionamiento de sus paracaídas

EUROPA PRESSMadrid

Una gran parte de la misión fallida Cosmos 482, que la Unión Soviética lanzó a Venus en marzo de 1972 y quedó convertida en basura espacial, puede caer pronto a la Tierra, incluso este mismo año.

Cosmos 482 era una sonda hermana de Venera 8, que en julio de 1972 se convirtió en la segunda sonda en aterrizar con éxito en la superficie de Venus, señala Don Mitchell, quien estudia la historia espacial soviética y tiene un gran interés en las misiones de exploración de Venus en ese país.

Venera 8 transmitió datos de la superficie de Venus durante 50 minutos y 11 segundos antes de sucumbir a las duras condiciones de fusión del plomo. Pero Cosmos 482 quedó varado en una órbita de estacionamiento de la Tierra, afirma Mitchell a Space.com. Un poco de hardware de ese vuelo fallido, un pesado bastidor de tanques y equipo que fue desechado, cayó en la atmósfera de la Tierra al poco tiempo. Pero otra parte de la nave ha permanecido en órbita terrestre.

Venera 8 estaba formada por 'bus' de nave espacial y una sonda de aterrizaje. El módulo de aterrizaje era un recipiente a presión esférico de diseño similar al de la sonda Venera 7 de la Unión Soviética.

Venera 7 se lanzó en agosto de 1970 e hizo el primer aterrizaje con éxito en Venus el 15 de diciembre de ese año. Envió datos valiosos a la Tierra desde la superficie, aunque solo sea por unos breves minutos.

Todavía a la deriva alrededor de la Tierra, haciendo una vuelta cada 112 minutos, permanece la cápsula de entrada de la misión Cosmos 482, un artilugio creado para soportar el calor de la reentrada en la densa atmósfera de Venus. La módulo de aterrizaje errante de Venus es de 495 kilos y está protegido por un potente escudo térmico.

Y esta pieza de basura espacial probablemente sobrevivirá a su inevitable descenso de regreso a su planeta de origen, opinan los expertos. «Sí, la nave de descenso sobrevivirá una reentrada sin problemas», dice el observador de satélites Thomas Dorman, de la comunidad de Zeb, en el noreste de Oklahoma. «Sería gracioso si se viera caer y el paracaídas se despliega, ¡pero estoy seguro de que las baterías para disparar a los pirotécnicos para liberarlo han muerto hace mucho tiempo!», añade.

Objeto alargado y brillante

Al igual que Dorman, el veterano astrofotógrafo Ralf Vandebergh de los Países Bajos ha estado observando esta nave espacial durante los últimos ocho años, y ha hecho una nueva evaluación de Cosmos 482. «Mi conclusión preliminar de Cosmos 482, al observarla con un telescopio de apertura de 10 pulgadas durante pasadas, ángulos de visión, ángulos de iluminación y condiciones de observación, [es que] parece ser un objeto alargado con fuertes variaciones de brillo», informó Vandebergh a Space.com. «Hay indicios de estructuras más pequeñas, pero no están confirmadas. Existe un misterio en torno a la verdadera condición de Cosmos 482 y qué elementos de la nave espacial están todavía en órbita».

Mientras tanto, Dorman capturó recientemente a Cosmos 482 con su equipo de observación del cielo. Sus imágenes mostraban el objeto en llamas. Un objeto esférico como la cápsula de descenso a Venus aparentemente no se quema, dijo, sugiriendo que más partes del 'bus' de la nave espacial superior estaba todavía intacto. «Nuestros cálculos son que tal vez entre el 40 y el 50% del 'bus' de la nave espacial superior aún puede estar allí», dice Dorman . «Es interesante notar que el apogeo de la órbita está comenzando a decaer lentamente. Creo en este momento que la reentrada llegará entre finales de este año y mediados del próximo», señala.

Dorman asegura que Cosmos 482 se encuentra en una órbita que se aleja de la Tierra a más de 2.735 kilómetros de distancia, pero el punto más bajo, el perigeo de la órbita, está a solo 200 kilómetros sobre nuestro planeta.