Una sociedad concienciada con su planeta

Una voluntaria con su bolsa llena de 'basuraleza'. /Libera
Una voluntaria con su bolsa llena de 'basuraleza'. / Libera

Unas 13.000 personas recogieron 83 toneladas de residuos durante una nueva jornada de '1m2 por la naturaleza'

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Quedarse en la cama un sábado, en vez de levantarse como si fuera un día normal no era una opción. Era un día para sufrir calor y acabar la jornada exhausto. Ese era el plan. Y cerca de 13.000 valientes lo asumieron sin ningún problema. Muchos repetían, concienciados de la necesidad de limpiar nuestro entorno de los residuos que tiramos en una nueva convocatoria de '1m2 por la naturaleza', una iniciativa de Libera. 

Esta jornada, organizada por el proyecto impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, pretende concienciar a la sociedad sobre este grave problema ambiental a través de una acción que permite visibilizar la realidad de su impacto en los espacios naturales. Estos 13.000 voluntarios (dos mil más que en 2018) recogieron 83 toneladas (tres más que en la edición anterior) de 'basuraleza', el término acuñado para designar a todos los elementos contaminantes que no deberían estar en nuestros entornos terrestres, fluviales y marinos.

En un primer balance, los responsables de Libera destacaron que se establecieron en más de 450 puntos de espacios naturales de gran valor ecológico en todas las provincias españolas y de las dos ciudades autónomas. Entre esas toneladas, 11.000 kilogramos pertenecen a lo que han recogido de fondos marinos la Red de Vigilantes Marinos que colabora en Libera. En esta edición, se han apuntado más clubes náuticos para limpiar las costas que en anteriores ediciones

«'Queremos naturaleza sin basuraleza' ha sido el grito que los ciudadanos hemos clamado en este día de concienciación. Un grito que pide caminar hacia un nuevo modelo de consumo en el que consigamos alcanzar el vertido cero», señaló Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife. En cuanto a la 'basuraleza' encontrada destacan las toallitas, las colillas y los plásticos de todo tipo. Una colilla, por ejemplo, puede contaminar diez litros de agua. Además, merecen mención algunos objetos tan dispares como frigoríficos, inodoros, colchones, carros de la compra, microondas, neumáticos, patinetes, televisores, juguetes, e incluso, una cabina de ducha. Asimismo, destacan alfombras, todo tipo de ropa y de calzado, sillas y sillones o plásticos y restos agrícolas.

Metales, botellas o un váter fueron encontrados y retirados en las diferentes batidas de limpieza. / Libera

«'1m2 por la naturaleza' se ha convertido en la gran cita anual de retirada de 'basuraleza', una jornada en la que los ciudadanos muestran su grado de concienciación con el medio ambiente acudiendo a su entorno más cercano con sus amigos o familiares. Un día que debe ampliarse y convertirse en un hábito hasta que logremos ver la naturaleza limpia. Sin duda, cada año los resultados nos alientan a seguir trabajando para construir una sociedad comprometida y un planeta libre de residuos», señaló Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

«Gracias a las miles de personas, entidades, asociaciones y administraciones que nos acompañan en el reto de conservar nuestro patrimonio natural como herramienta fundamental para garantizar un futuro de calidad», añadió Ruiz. Entre las entidades colaboradoras destacan la Federación Aragonesa de Espeleología, la Federación Española de Actividades Subacuáticas, la Fundación Oso Pardo o la Universidad y el Ayuntamiento de Burgos.

Doña Sofía, más que una voluntaria

Un año más, la reina Sofía mostró su apoyo al proyecto Libera participando en una recogida en el embalse de Valmayor (Madrid). Un compromiso que se materializa mediante un convenio de colaboración entre la Fundación Reina Sofía y Libera que incluye el apoyo no solo al proyecto '1m2 por la naturaleza' sino que también participa en las acciones de ciencia ciudadana '1m2 por las playas y los mares' trabajando con Alnitak en el estudio 'Todos por la mar-Tortugas Oceanógrafas', que analiza el efecto de la 'basuraleza' marina en las tortugas de las Baleares, o en campañas de sensibilización con el sector náutico de recreo en el litoral español.