«Nuestro sexo es más diversión que afecto»

Los adultos oímos mil y una historias sobre la sexualidad juvenil que llegan a asombrarnos. EL CORREO ha reunido a cinco chavales de 17 y 18 años para que cuenten lo que hay. «A los padres les da más vergüenza hablarlo que a nosotros»

De izquierda a derecha: Ioritz Rosa, Arrate Gorrotxategi, Jon Bellanco, Estibaliz Zubimendi, Mikel Balzategi. / IGNACIO PÉREZ
Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

«No tienes ni idea». Posiblemente sea esa, o alguna parecida, la frase que más repiten los adolescentes a sus padres cuando hablan nublados por las hormonas. Pero quizás en un tema, al menos, tengan razón. Es cuando hablan de sexo. Los adultos nos hacemos una idea de cómo la viven, de sus inquietudes y nuevas costumbres a través de los estudios y trabajos que publican los medios de comunicación. El último sobre Euskadi lo elaboró el Observatorio Vasco de la Juventud y contenía algunos datos llamativos. Un 10% de las chicas y chicos de 15 a 19 años, la adolescencia y la primera juventud, reconocen que se han expuesto a un embarazo no deseado. Sin embargo, un dato cuanto menos curioso, sólo el 3% era consciente de que también había corrido el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. Algo no encaja.

EL CORREO ha reunido a cinco jóvenes de 17 y 18 años para salir de dudas. Cuentan cómo se vive la sexualidad en su entorno, qué les preocupa a los estudiantes que, como ellos, cursan primero de amor y deseo. La opinión de cuatro expertos completa este reportaje. Para lograr una mayor confianza y sinceridad en las respuestas, se les dejó libertad para hablar de su experiencia personal o de las que viven los chavales de su generación.

¿Cuál es la primera palabra que os viene a la mente si hablamos de sexualidad?

Estibaliz Zubimendi: Sexo. La misma palabra lo dice...

Jon Bellanco: Género. Hablamos de lo masculino y lo femenino.

Ioritz Rosa: Amor. Quizás porque soy una persona que se guía mucho por los sentimientos.

¿A qué edad diríais que se produce la primera relación coital?

Arrate Gorrotxategi: A los 16, y cada vez antes.

Mikel Balzategi: Entre los 16 y los 18, depende de cada persona.

Estibaliz: La información está al alcance de nuestras manos. La curiosidad es tela... Quieres conocer más, y al final lo acabas encontrando.

Un 49% de los jóvenes de 14 a 19 años nunca ha tenido una relación coital ¿Os sorprende?

Arrate: Coital no, pero algo habrán experimentado, seguro.

Estibaliz: Bueno, se escuchan muchas cosas, pero nunca sabes si es verdad o mentira. La gente también miente porque decir que lo has hecho es superguay y está bien visto.

Ioritz: No todo el mundo corre a la misma velocidad. Hay gente que tiene más prisa y curiosidad a los 14 y otros tampoco lo han hecho a los 19.

¿Hasta qué punto es importante perder la virginidad?

Mikel: Para mí, no hay que tener prisa, es una experiencia más en la vida. Cuando llegue, llega.

Arrate: No es importante perder la virginidad, pero no haberte liado sí que suena raro. Si con 19 no lo has hecho, entonces sí que eres el raro.

Estibaliz: No veo que exista la necesidad de hacerlo porque lo hayan hecho otros. Cuando alguien te lo dice, lo hablas, pero no es un '¡Buaah!, sino más bien un '¡Ah, vale!'.

Arrate: Bueno, hay grupos, sobre todo de chicos, que se pasan la mitad del tiempo hablando de eso...

Imaginemos. Esta noche vais a hacer el amor. ¿Qué es lo que preocupa?

Estibaliz: Si yo lo decidiese, no sé... No tiene que ser algo planeado.

Arrate: La teoría la sabemos. Lo que no sabes es cómo va eso, si la otra persona tiene experiencia, cómo empieza, cómo acaba...

Estibaliz: ¡Bueno, vale...! Lo que me preocupa de verdad son las infecciones de transmisión sexual...

Arrate: Si lo haces con precaución...

Estibaliz: ¡No vamos a hacernos las pruebas del sida..! ¡Somos jóvenes!

Ioritz: Normalmente tienes un poco de miedo; y preocupa si lo estás haciendo bien y si la otra persona disfruta. El problema es que se hace sin hablar previamente de ello.

¿Preocupa si se lleva condón?

Ioritz: Siempre, es el método más fiable para evitar enfermedades. Muchos dirán que es un engorro. ¡Bah!

Mikel: Se toman precauciones. Nadie quiere un embarazo.

No dice lo mismo la estadística...

Arrate: Las enfermedades de transmisión sexual están en un segundo plano. No se piensa tanto en ellas. Si preguntas a una mujer lo verás. El marrón lo tenemos nosotras.

Ioritz: Si vas a hacerlo con alguien que no conozcas, es de obligado cumplimiento preguntar y tomar medidas de prevención

Mikel: Si sales una noche de fiesta, lo lógico es que no te preocupen mucho, porque vas a usar preservativo más del 90% de las veces...

¿El alcohol y otras drogas también son compañeros de juegos?

Estibaliz: Bastante...

Arrate: Todo el mundo dice 'Buah, quiero que la primera noche sea superespecial'. Y al final... Estás nerviosa, bebes alcohol y ya está. Tienes menos vergüenza... La situación es distinta.

Pero también menos control para preocuparte de los riesgos...

Arrate: ¡También...!

Mikel: El alcohol desinhibe, facilita la relación...

Ioritz: Muchas veces bebes, conoces a alguien, se te va la pinza y acabas haciendo cosas de las que luego te arrepientes. No digo que me haya pasado, pero eso ocurre. Fiesta y alcohol van de la mano, porque si sales y no bebes, eres un 'rajao'. Así, el riesgo es, lógicamente, mayor.

¿Se tiende a acostarse con una pareja romántica o, como decís ahora, con un 'follamigo'?

Estibaliz: Las hormonas están ahí... y aparecen impulsos. No te encuentras a nadie por la calle y dices 'éste'.

Arrate: Tienes que conocerle de algo.

¿Pero no hacen falta unos lazos mínimos de sentimientos?

Arrate: Si las dos personas quieren... Para nosotras, que no queremos embarazos no deseados, el sexo es diversión.

Jon: Sí, es más diversión.

Ioritz: A mi alrededor hay de todo, pero veo más parejas estables.

Estibaliz: Es que no quita para que haya parejas en las que pesen más los sentimientos...

Éste quizás sea el bloque de preguntas más complicado. Sobre prácticas que los mayores hemos oído que están extendidas entre los más jóvenes. Por ejemplo, la ruleta o muelle. ¿Sabéis qué es?

Jon: He oído que los chicos se ponen en corro, sentados, y las chicas van pasando por ellos durante 30 segundos. El que se corre, pierde.

Mikel: ¡En mi vida he oído algo así!

Arrate: ¡Leyendas urbanas!

(Carcajadas).

Ioritz: Tanto como leyenda, no, pero para nada algo común. Lo he escuchado alguna vez, pero nunca he oído de nadie que conozca a alguien cercano... Quizá ocurra en ambientes muy concretos.

¿Fiestas de sexo y alcohol?

Estibaliz: Noo... Nuestra profesora de Lengua nos habló el año pasado sobre sexualidad. Hasta entonces, no tenía ni idea de que hubiera preservativos para chicas... El único alcohol que bebemos es cerveza...

Vale. Otra cosa: ¿cómo se ha vivido en vuestro entorno el caso de 'La Manada'?

Arrate: Lo hemos hablado mucho, con padres y amigos... Es un sentimiento de rabia, porque el hombre tiene el poder. Nos sentimos inseguras.

Jon: Ha sido una violación, pero la justicia ha decidido que sea abuso.

Estibaliz: Las violaciones hay que pararlas antes de que sucedan. No sé... es que... ¡buah! Este asunto me molesta mucho... (Agacha el rostro y se lleva las manos a la cabeza) ¡No!

¿Qué quieres decir, Estibaliz?

Estibaliz: Es como el bullying (acoso escolar). Hay que pararlo con prevención. Hay que empoderar a las mujeres, que denuncien. Estoy agradecida de que se abra este debate.

Arrate: Nos han educado así. Parece que somos objetos y no podemos decidir por nosotras mismas.

¿Habéis hablado del tema con amigos, los padres, en clase...?

Ioritz: A todas horas. Da la casualidad de que en mi entorno hay mucha gente activa en movimientos feministas. Lo hemos vivido con indignación y también de manera activa, en las movilizaciones.

Estibaliz: Tengo una hermana mayor. Mis 'aitas' siempre nos han dicho que 'cuidado', que no vayamos solas por la calle. Siempre me ha molestado. Les entiendo, pero me fastidia que tengan que decírmelo.

En cifras

49%
de los jóvenes entre 14 y 19 años dice que no ha mantenido relaciones coitales, otro tanto dice que sí. Un 2% no contesta. Los expertos lo atribuyen a que la edad de inicio comienza a los 15.
80%
de los adolescentes se muestran satisfechos con sus relaciones sexuales, según el Observatorio Vasco de la Juventud. Pero uno de cada diez admite que ha mantenido relaciones de riesgo de distinto tipo.

¿Os acompañan a casa amigos?

Arrate: Yo tengo suerte, porque tengo amigas que viven al lado y vamos juntas. Si no, voy con mi hermana, pero nunca sola. Y cuando llego, me conecto con alguien por 'whatsapp'.

Estibaliz: Yo también siempre aviso. Me parece una situación que no debería ser, pero lo hacemos. Tampoco quiero un guardia en cada esquina. ¿Para qué?

Arrate: No, eso tampoco. Es mejor educar, que los hombres entiendan que todos somos iguales.

Ioritz: Algunas de mis amigas están más preocupadas que otras. Han acudido a cursos de autodefensa y no quieren que se les acompañe. Otras, en cambio, me lo han pedido. Y al revés, también te piden que les mandes un mensaje al llegar. Es una lástima, pero hay miedo a posibles agresiones.

¿Habláis de sexo y afectividad con vuestros padres?

Arrate: Es que con mis padres... da un poco de cosa.

Jon: Sí, tengo confianza con ellos.

Estibaliz: No les voy a contar detalles. Supongo que se lo imaginan.

Arrate: Nunca les he comentado 'vamos a hablar de esto'. Alguna vez les he dicho que me gusta alguno; y me dicen 'Arrate, tú ten cuidado, ya sabes lo que tienes que hacer'.

Estibaliz: Nos deberían hablar de todo esto. ¿Sabéis cuál es el problema? Que nuestra educación sexual es como el porno, una copia de la sociedad machista en que vivimos: y nuestras relaciones se ven influenciadas por ello. ¡Menos mal que tuvimos una profesora de Lengua que nos contó un montón de cosas!

(Risas)

Para terminar, ¿alguien quiere contar su primer beso de amor?

Jon: ¡Ja, ja, ja! Fue raro. No sabíamos como hacerlo, pero me gustó. El primero siempre será el más bonito.

Estíbaliz: Me he besado con una persona, pero no... ¡Ja, ja, ja! Si lees esto, no te ofendas, por favor. Es un buen recuerdo. Tu sabes quién es, Arrate.

Arrate: Me gustó... pero sólo recuerdo el sabor del chicle... ¡Ja, ja, ja!

Mikel: ¿Para publicarlo? Nooo.

Ioritz: Mi primer beso... Fue con 13 años, en las piscinas de Gorostiza, en Cruces. Tenía vergüenza. Mis amigos nos dejaron a solas y cuando la besé salieron todos a la vez. Debían estar espiándonos. ¡Ja, ja, ja! Cosas de críos, pero es algo que siempre recordaré con cariño.

De izquierda a derecha: Jon Bellanco, Arrate Gorrotxategi, Estibaliz Zubimendi, Mikel Balzategi y Ioritz Rosa
De izquierda a derecha: Jon Bellanco, Arrate Gorrotxategi, Estibaliz Zubimendi, Mikel Balzategi y Ioritz Rosa / IGNACIO PÉREZ

Estíbaliz Zubimendi (Estudiante 17 años). Vecina de Zaratamo. Cursa 1º de Bachiller «La educación sexual es como el porno, una copia de la sociedad machista»

Ioritz Rosa (Estudiante 18 años). Vecino de Barakaldo. Cursa 2º de Bachiller «Bebes, se te va la pinza y luego te arrepientes de lo que has hecho»

Mikel Balzategi (Estudiante 17 años). Vecino de Galdakao. Cursa 2º de Bachiller «No hay que tener prisa; es una experiencia más en la vida»

Arrate Gorrotxategi (Estudiante 17 años). Vecina de Basauri. Cursa 1º de Bachiller «Nunca vuelves a casa sola y al llegar mandas un mensaje siempre»

Jon Bellanco (Estudiante 17 años). Vecino de Etxebarri. Cursa 1º de Bachiller «Los jueces dirán abuso, pero lo de 'La Manada' fue una violación»

Los expertos

Antonio Cano. Catedrático de Psicología, Univ. Complutense

«Ahora están hipersexualizados y les falta madurez»

La edad de la primera relación coital ha ido bajando paulatinamente. En general, tenemos una sociedad con unos adolescentes hipersexualizados. Desde edades muy tempranas, con 13 ó 14 años acceden libremente a la pornografía a través de sus teléfonos móviles; y eso, junto al desarrollo hormonal, aumenta aún más el deseo. Eso explicaría el incremento de delitos contra la libertad sexual. No me refiero tanto al caso de 'La Manada' en Pamplona, como a violaciones protagonizadas por grupos en que todos sus miembros menos uno suelen ser menores. A los chavales de hoy les falta madurez para tomar decisiones, porque están hiperprotegidos por sus padres. No digo que haya que quitarles los móviles, pero sí vigilar los contenidos a los que acceden. Un niño de 5 años no puede ver todo tipo de películas. La hipersexualización lleva a embarazos no deseados, que tienen consecuencias psicológicas: ansiedad, depresión, culpabilidad... Una persona sin capacidad de decisión, de ganar su propio dinero, no es un adulto; es un inmaduro.

Ana Ramírez de Ocáriz. Sexóloga del centro Emaize (Vitoria)

«El coito es el paso a la edad adulta, como antes era 'la mili'»

Las conductas de los adolescentes son muy diversas; y los adultos deberíamos tenerlo en cuenta. Deberíamos hablarles no de la primera vez, sino de las primeras veces, que han de ser muchas. Tendríamos que enseñarles que antes de llegar al primer coito se han de vivir otras experiencias como liarse, acariciarse, aprender a masturbarse mutuamente, verse desnudos... cómo van a vivir y sentir esa primera relación y las siguientes. La penetración está considerada en la actualidad como el rito que hay que pasar para dejar de ser definitivamente niño y convertirse en una persona mayor. Antes eran 'la mili' o las primeras borracheras y ahora lo son las primeras relaciones sexuales compartidas. Como adultos, debemos hablar con ellos sobre embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual teniendo en cuenta que, para los adolescentes, no existe el futuro. Lo que pase a partir de mañana es otro rollo.

Javier G. Zapiain. Excatedrático Psicología UPV (San Sebastián)

«La educación sigue siendo la asignatura pendiente»

Un estudio que hicimos en la Facultad de Psicología para el Gobierno vasco reveló que el 19% de los adolescentes de 15 años tenía actividad coital. Si a esa cifra se sumaba la de los chicos y chicas que sin llegar a la penetración alcanzaban una relación muy íntima, la cifra superaba el 50%. Cabría aquí la broma esa de que mantener relaciones sexuales en Euskadi no es pecado, sino un milagro, pero casi es cierto. Estas cifras son mucho más altas en otras comunidades como Andalucía o Canarias. El problema que tenemos con nuestra juventud es que la educación sexual sigue siendo la asignatura pendiente del País Vasco. Los fondos dedicados a este fin salen de los propios centros y eso explica que muchas veces, la mayoría, sean escasos. Salen a la calle sin herramientas, porque no las han recibido. Alguien debería enseñarles, por ejemplo, que el amor y el sexo son dos dimensiones distintas. El deseo es una emoción, que tiene una representación cognitiva y una tendencia de acción, que busca la satisfacción sexual. El amor tiene que ver con el apego y la vinculación afectiva.

Lurdes Lavado. Sexóloga del centro Albora Bide (Bilbao)

«Se pierden ternura y cariño por el camino»

No es la misma sexualidad la de los 15 años que la de 19. Con 15 son muy pocos los chicos y chicas que han mantenido relaciones coitales, pero a los 19, la cosa cambia. El porcentaje se dispara. Antes de llegar a esa edad, comienzan a sentir muchísima presión social, porque no quieren quedarse atrás, les aterra la idea de ser los últimos en hacerlo. Como consecuencia, se lanzan al coito de cabeza, a menudo sin pensárselo dos veces. Se lo pierden todo por el camino: el descubrimiento de la sexualidad, el cuerpo propio, el de la pareja y, sobre todo, el placer añadido que aportan a la relación los sentimientos, la ternura, el cariño. El 'aquí te pillo, aquí te mato' favorece los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Lo peor sería contraer una infección por VIH/sida, que es algo en lo que no piensan; pero tampoco son conscientes de que una primera o primeras relaciones sexuales incómodas pueden llegar a condicionar la sexualidad de toda su vida. No les han educado. Los padres delegan en la escuela y en la escuela no hay dinero para educación sexual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos