La semana de Pascua: una montaña rusa de días soleados y jornadas de lluvia

Los próximos días habrá que tener el paraguas a /Pedro Urresti
Los próximos días habrá que tener el paraguas a / Pedro Urresti

El tiempo para los próximos días será muy propio de la época: inestable y con los termómetros un poco locos

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

La semana de Pascua, que hoy ha arrancado primaveral en Euskadi -aunque empeorará levemente a la tarde-, va a ser como deshojar la margarita: llueve, no llueve, llueve, no llueve. El tiempo previsto será el típico de estas fechas: un poco caprichoso y con alternancia de precipitaciones y claros. De hecho, mañana mismo tocará sacar el paraguas por la llegada de un frente que traerá chubascos. «Las nubes irán a más desde primeras horas de la mañana y dejarán lluvias, sobre todo en las horas centrales del día y por la tarde», explican desde Euskalmet, que alertan de que esos chubascos podrían ser «ocasionalmente intensos y tormentosos» y de que los termómetros descenderán, con máximas de 17 grados.

Sin embargo, esta situación sufrirá un cambio el miércoles. Será una jornada de intenso viento sur, con rachas muy fuertes en zonas de monte. «Este viento empujará nubosidad de tipo medio y alto, sobre todo, y por la tarde se producirán algunos chubascos ocasionales y dispersos», indican. Las temperaturas no variarán mucho, aunque subirán ligeramente en la vertiente cantábrica, hasta alcanzar los 20 grados.

¿Y el jueves? Continúa la montaña rusa. Habrá brumas matinales e intervalos nubosos que irán a más con el paso de las horas y dejarán precipitaciones débiles, localmente moderadas, más probables por la tarde. Asimismo, pueden registrarse rachas fuertes de viento en zonas altas. Se espera una bajada de los mercurios y una jornada lluviosa en la que se pueden abrir algunos claros que parece que acabarán ganando la 'batalla' a los nubarrones, de modo que los días siguientes se perfilan más estables, con temperaturas al alza y ausencia de precipitaciones.