Violencia y noticias falsas impiden controlar el ébola

Personal sanitario desinfecta un ataúd para evitar la propagación del ébola en Congo./REUTERS
Personal sanitario desinfecta un ataúd para evitar la propagación del ébola en Congo. / REUTERS

En la República Democrática del Congo han fallecido 439 personas por una enfermedad utilizada como arma política

DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

En una zona de difícil acceso del Congo, controlado por dos grupos armados, el ébola se extiende y se cobra 439 muertes, mientras el gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) confirma catorce nuevos casos, el mayor registro en un solo día desde que estalló el nuevo brote de esta enfermedad. El Ministerio de Sanidad congoleño contabiliza 713 infectados, de los que 664 están confirmados y 49 siguen como probables, según su último informe.

La zona más afectada en los últimos meses es Katwa, colindante con la ciudad comercial de Butembo, en el nordeste y cercana al Parque Nacional Virunga, donde han fallecido siete personas en estos días. La alerta sanitaria está activada en dos provincias, la de Kivu Norte y la de Ituri, regiones cuya violencia e inseguridad han dificultado las tareas de control, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al conflicto armado que se desarrolla en esta zona se suma una dificultad extra: las noticias falsas o 'fake news'. La enfermedad se expande por un país inestable políticamente, con unas «controvertidas elecciones presidenciales que son un terreno fértil para las teorías conspirativas y la manipulación política», alerta Laura Spinney en la revista 'Science', sobre el segundo mayor brote de ébola, que ya supera el de Uganda entre 2000 y 2001, con 425 casos.

«Las . Los trabajadores de salud pública han realizado un esfuerzo sin precedentes para contrarrestar los falsos rumores, mediante la radio local, las redes sociales y las reuniones con líderes comunitarios y religiosos». Según Spinney, «docenas de científicos sociales, coordinados por el Fondo de Emergencia Internacional de Niños de las Naciones Unidas y otras agencias combaten la desinformación».

La OMS calcula que el brote, que sólo está por debajo del que terminó hace tres años en África Occidental con 28.000 casos, no podrá ser controlado hasta mediados de 2019. Mientras tanto, el contagio parece una cuestión de suerte en una población que tiene gran movilidad geográfica y que incluye a más de un millón de personas desplazadas. Muchas de ellas se contagian en los propios centros de salud.

Murciélago portador

Científicos del Ministerio de Salud de Liberia y el Instituto Nacional de Salud Pública de Liberia (NPHIL) han detectado el virus del ébola en un murciélago presente en el país, según ha informado el director general del NPHIL, Tolbert Nyenswah. Asimismo, y tal y como recoge la agencia DPA, los investigadores creen que es probable que estos murciélagos estén también presentes en otras partes de África, propagando así la enfermedad, la cual puede infectar a las personas.

No obstante, se va a llevar a cabo una investigación adicional que determinará si la cepa del virus del ébola descubierta en el murciélago ha sido la misma que causó el brote de enfermedad en 2014, durante el cual fallecieron 11.000 personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona.