Osakidetza diseña una aplicación para móvil que ayuda a dejar de fumar

Osakidetza diseña una aplicación para móvil que ayuda a dejar de fumar

El sistema se está probando en cuatro centros de salud de Vitoria y se extenderá al resto de la red previsiblemente a fin de año

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIAVitoria

Osakidetza ha diseñado una aplicación para móvil (APP), bautizada como 'Programa Combinado' para ayudar a los fumadores a abandonar el hábito tabáquico, según ha informado hoy la consejera de Salud, Nekane Murga. El programa permite hacer consultas on line, llevar la cuenta del tiempo que se lleva sin fumar, los días de vida ganados y, entre otras cuestiones, el dinero ahorrado con la decisión tomada.

La herramienta se está probando en la actualidad en cuatro centros de salud de Vitoria, que son Aranbizkarra I y II, Lakuabizkarra; y el del Casco Viejo. Según ha detallado la consejera en rueda de prensa, para utilizar esta aplicación se tiene que estar participando en alguno de las terapias de deshabituación que ofrece Osakidetza en la actualidad.

La aplicación sólo podrá descargarse una vez que los profesionales sanitarios den de alta al fumador en el programa. «Su eficacia para promover cambios en la conducta está clínicamente probada por investigadores del centro Bioaraba, por lo que resulta especialmente adecuada en los casos de tabaquismo. Se trata en todo caso -ha añadido- de una herramienta complementaria, ya que el personal sanitario seguirá estando presente para hacer el seguimiento del tratamiento», que tiene una duración de seis meses.

Un total de 22.500 vascos han participado ya en los programas para el abandono del tabaco que se ofrecen en todos los centros de salud de Osakidetza, con diferentes resultados, que no se han detallado. Sólo durante 2018 participaron 2.383 personas, de las que 1.250 fueron mujeres y 1.133 hombres.

Caída en el consumo

Nekane Murga se ha mostrado, además, muy satisfecha con la última información sobre tabaquismo en el País Vasco. Según la encuesta sobre Adicciones de Euskadi, de 2017, que recoge la tendencia de los últimos años, la tasa de consumo habitual cayó del 30% al 22% de la población en el periodo 2008-2017. Los resultados obtenidos representan la prevalencia más baja registrada en los últimos 25 años. Asimismo, el porcentaje de población que se declara no fumadora continúa su tendencia al alza, al haberse pasado del 61% de 1992 al 75% de 2017.

«Aunque aún queda mucho por hacer en la lucha contra el tabaco -ha destacado la consejera-, los resultados son esperanzadores, porque se ve un claro avance hacia una sociedad vasca libre de humo. Lo conseguido no es suficiente», ha reconocido. «Queremos más. Pero sí puedo decir que (la lucha contra el tabaco) es imparable».