Osakidetza no consigue frenar la huelga que sacudirá el viernes a 320 ambulatorios vascos

Pacientes hacen cola en la recepción del ambulatorio bilbaíno de Bombero Etxaniz durante una jornada de huelga el pasado abril. /PANKRA NIETO
Pacientes hacen cola en la recepción del ambulatorio bilbaíno de Bombero Etxaniz durante una jornada de huelga el pasado abril. / PANKRA NIETO

Los sindicatos reclaman un aumento importante de la plantilla para atajar la «presión asistencial» que sufren los sanitarios de Atención Primaria

TERRY BASTERRA

Los cerca de 6.000 profesionales sanitarios que trabajan en los 320 centros de Atención Primaria de Euskadi están llamados este viernes a una nueva huelga. La reunión celebrada este martes en Vitoria entre responsables del Departamento de Salud, sindicatos y la plataforma Lehen Arreta Arnasberritzen se saldó sin acuerdo. Las centrales no ven «compromisos firmes» por parte del Departamento de Salud. Les parece «insuficiente» el anuncio para contratar a 86 médicos y enfermeras en dos años al considerar que la medida se quedará corta para atajar la elevada carga asistencial que sufre la que es la sanidad más cercana al ciudadano. Un problema que, en los centros de salud más frecuentados, se traduce en jornadas en las que médicos y enfermeras deben atender a más de medio centenar de personas «a los que no podemos dedicarles el tiempo necesario para una atención sanitaria adecuada».

Las centrales y la plataforma formada por profesionales de los ambulatorios participaron este martes en una mesa sectorial convocada por el Servicio Vasco de Salud para abordar la situación de la Atención Primaria. Los representantes de los trabajadores confiaban en que durante la reunión les trasladasen medidas concretas para mejorar la situación de los consultorios. Osakidetza se había comprometido a estudiar 13 de las 23 demandas planteadas, pero no ha ido más allá. No ha puesto encima de la mesa ninguna acción específica de las que le reclamaban.

Fuentes de Lehen Arreta Arnasberritzen criticaron que el Gobierno vasco hubiese dejado ya fuera de los puntos a estudiar buena parte de las demandas más importantes. «Ni se refieren a aumentar el presupuesto de la Atención Primaria, ni mejorar los ratios de médicos y enfermeras. Osakidetza realiza propuestas pero le falta credibilidad porque llevamos años escuchándolas sin que se lleven a cabo», apuntaban.

Las centrales afean a su vez que no se aborde una redimensión de la plantilla para adaptarla a las necesidades actuales, con una población más envejecida que necesita cada vez una mayor atención sanitaria o la «altísima temporalidad» que afecta a estos profesionales. A juicio de ELA, «la sobrecarga a la que se ha sometido a estos trabajadores en los últimos años ha hecho que empeore la calidad asistencial que se ofrece al ciudadano». Este sindicato estima que son necesarios 2.000 trabajadores más en los centros de salud para paliar la actual situación.

Personal y retribuciones

UGT insta al Gobierno vasco a «apostar por la Atención Primaria porque haciéndolo se logrará una mejora general en todo el Servicio Vasco de Salud». «Si en un ambulatorio tardan 5 días en darte cita porque no hay plantilla suficiente es comprensible que haya gente que acabe yendo a un hospital, sobrecargando las urgencias», evidenciaron. LAB, por su parte, destacó tras la mesa sectorial la falta de compromisos de calado y considera que los «movimientos» de Osakidetza son un intento de «desactivar la segunda jornada de huelga» del viernes.

También CC OO lamentó que el Departamento se «cerrase en banda a negociar cuestiones como la equiparación de retribuciones entre el personal de la Atención Primaria y el de la Especializada, medida que consideran haría más atractivas las plazas de los centros de salud. En cuanto a SATSE, sus portavoces inciden en que «Osakidetza no ha tomado conciencia del problema que existe en los ambulatorios, con una población cada vez más envejecida y que necesita más cuidados». En el caso de las enfermeras, apuntan que hay casos de profesionales que tienen asignados más de 3.000 pacientes ya que asumen las carteras de dos médicos. «Es una sobrecarga inasumible. Se necesitan 200 enfermeras más. Así es imposible prestar una correcta atención».

La de este viernes será la segunda gran jornada de huelga en la Atención Primaria vasca en apenas dos meses. La primera tuvo lugar el pasado 12 de abril. La secundaron cerca de 3.000 sanitarios, entre médicos, pediatras, enfermeros, celadores y auxiliares administrativos. Miles de usuarios que acudieron aquel día a consulta se encontraron con que el facultativo que le tenía que atender no estaba. En una parte notable de los centros de salud solo se prestaron los servicios mínimos; se atendían las urgencias, garantizando así que la población no quedase desatendida. Este viernes la situación será la misma, con una salvedad: la manifestación convocada por sindicatos y plataforma en esta ocasión se celebrará en San Sebastián en lugar de en Bilbao.

«La sobrecarga a la que se somete a estos profesionales ha hecho que empeore la calidad asistencial que se ofrece» Esther Saavedra | ELA

«Si en un ambulatorio tardan 5 días en darte cita porque no hay plantilla, es normal que la gente vaya a urgencias de un hospital» Ana Vázquez | UGT

«La sobrecarga es inasumible, se necesitan 200 enfermeras más. Así es imposible prestar una correcta atención sanitaria» Encarna de la Maza | SATSE

«Osakidetza realiza propuestas, pero le falta credibilidad porque llevamos años escuchándolas sin que luego se lleven a cabo» Lehen Arreta Arnasberritzen

86 nuevas plazas para «reforzar» los centros de salud

46 plazas de médico y enfermero para reforzar los centros de salud con más presión asistencial este mismo año, a las que se quieren sumar otras 40 más a lo largo de 2020. Esta es una de las medidas que ha acordado el Departamento de Salud y que fueron comunicadas ayer por la consejera Nekane Murga tras la reunión del Consejo de Gobierno.

De esta forma el Ejecutivo vasco quiere evidenciar su compromiso para avanzar en la mejora de la Atención Primaria, lo que se suma a la aplicación de otras 35 medidas ya previstas por el departamento, algunas de ellas dirigidas a reducir y agilizar el trabajo burocrático que tienen que realizar los facultativos para que se puedan centrar más en la atención sanitaria.

Para los sindicatos que respaldan la huelga -ELA, LAB, CC OO, UGT, SATSE y ESK- la medida «es insuficiente». Desde el Departamento de Salud lo consideran un gesto de cara a poder avanzar en las negociaciones abiertas para abordar la situación de la Atención Primaria. El director general de Osakidetza, Juan Luis Diego, destacó el «esfuerzo» que están realizando para «reforzar» la que es la sanidad más cercana al ciudadano, así como para abordar el «relevo generacional».

Desde Lehen Arreta Arnasberritzen y las plataformas advierten que la situación actual de elevada presión asistencial es consecuencia de «años en los que desde el Departamento se han centrado en apostar por la red hospitalaria y se ha dejado de lado la Primaria, con unas plantillas cada vez más sobrecargadas»